Entrenamiento para ciclistas: ¿solo o acompañado?

Entrenamiento para ciclistas: ¿solo o acompañado?

Compartir
entrenar solo o acompañado ciclismo

¿Qué es mejor entrenar solo o acompañado? Muchísimos ciclistas se preguntan esto cuándo a estas alturas de la pretemporada a algún compañero de grupeta le da por pegarse un buen sofocón.

En los tiempos que corren donde los pequeños detalles son los que marcan la diferencia prácticamente todo el mundo decide ponerse en manos de un entrenador para ciclismo. Por este motivo es probable que en una grupeta de entrenamiento cada ciclista tenga una rutina de trabajo distinta al resto y por lo tanto una obligación diferente a la de los otros compañeros. Ante esta coyuntura surgen preguntas habituales. ¿Puedo salir con Carlos? ¿Mi entrenador me pone 3 horas por terreno llano, si realizo un par de subidas me estaré cargando el entreno?

Lo primero que debes hacer es relativizar todo lo que suceda. Un entreno en el contexto global de la temporada no significa nada. Es decir que, por subir un puerto de montaña a ritmo alto en pleno mes de diciembre, tranquilo que no vas a echar al traste la cicloturista del mes de junio que tienes en mente como gran objetivo.

Las relaciones sociales son muy importantes y más en un deporte tan solitario y exigente como el ciclismo. Por desgracia a lo largo del año tendrás que pasar muchas horas en soledad así que si puedes salir a entrenar acompañado mejor que mejor. A continuación, voy a analizar las ventajas y los inconvenientes de salir a entrenar solo y acompañado. No te pierdas la conclusión final en la que te dejo algunos consejos prácticos para hacer más fácil tu día a día con el resto de los compañeros. Entrenar acompañado puede llegar a ser muy positivo si le sabes sacar provecho.

Entrenar solo

El entrenamiento en solitario forma parte del adn del ciclista y es que todos los amantes de este deporte tenemos rasgos típicos del lobo solitario.

En este punto diferenciaría entre dos aspectos. Por un lado, el entrenamiento que realizamos entre semana y por el otro lo que hacemos los fines de semana. Como es lógico entre semana los quehaceres y las obligaciones nos comen terreno y prácticamente hay que montar un puzzle para poder cumplir y salir a entrenar. En esta línea lo más probable es que de lunes a viernes te toque salir solo y que por lo tanto te ahorres los problemas de compatibilidad.

entrenamiento solitario ciclismo
El entrenamiento en solitario es duro y exigente pero muy efectivo

Otra historia bien distinta llega los fines de semana cuando los clubes y las grupetas de entrenamiento se juntan para hacer fondo y compartir con amigos la pasión por este deporte.

Los fines de semana es cuando llega el gran peligro. Hacer 4-5 horas de entrenamiento en solitario entiendo que resulte poco apetecible, pero si te toca hacer trabajo aeróbico de base tampoco hace falta que te juntes con la gente que anda a cuchillo preparando el ciclocross.

No es cuestión de entrenar solo y de ir obsesionado con los datos de potencia o de pulso, simplemente es cuestión de encontrar un grupo de entrenamiento que tenga más o menos la misma intención. Durante el periodo invernal esto es mucho más fácil pero la cosa se acostumbra a complicar a partir de primavera cuando la gente empieza a entrenar más en serio y acorde a los objetivos venideros.

Entrenando solo es evidente que siempre vas a poder hacer un trabajo más preciso, pero no olvides que “solo llegarás más rápido, pero acompañado seguramente llegarás más lejos”.

El entrenamiento en solitario requiere de una alta concentración y la exigencia mental será incluso mayor que la física. Aguantar 1 semana es fácil, pero aguantar toda la temporada te aseguro que es sumamente complicado. No serías el primero que a media temporada cuelga la bicicleta cansado y desmotivado.

Entrenar en grupo

La principal diferencia entre salir solo o en compañía llega de la mano de la intensidad. Si entrenamos a nuestro rollo seremos nosotros mismos los que determinemos la intensidad, mientras que si salimos en grupo será la velocidad del pelotón la que determine la exigencia de la ruta.

Por mucho que se pacte aquello de “ir a ritmo” los colectivos siempre son impredecibles y sería muy extraño que la salida se desarrollara toda con tranquilidad y armonía. Los ciclistas nos calentamos fácil y lo que se prevé como una salida regenerativa para soltar patas puede terminar con una escabechina de las que marcan historia.

A nadie le gusta quedar descolgado y por una cuestión de orgullo personal frente al resto de compañeros es probable que termines apretando más de la cuenta.

entrenamiento acompañado ciclimo
Mucho cuidado con los entrenamientos y calentones en “grupeta” .

Sin embargo las salidas en grupo también tienen cosas muy positivas y es que además de disfrutar del ciclismo entre amigos, las horas pasaran más rápido y en caso de buscar un entrenamiento exigente siempre darás un plus frente al resto. Entrenando solo es complicado llegar a los niveles más altos de sufrimiento. Las salidas en grupo pueden servir para medir fuerzas y hacer en determinados momentos una buena simulación del ritmo de competición. Al fin y al cabo la mayoría de grupetas de entrenamiento se integran por cicloturistas que buscan terminar o mejorar su tiempo en alguna marcha cicloturista.

Entrenamiento para preparar una marcha cicloturista. Consejos y advertencias

Encuentra un término medio

Como hemos visto todas las modalidades tienen ventajas e inconvenientes y por este motivo no existe una respuesta única que determine si es mejor entrenar solo o acompañado. En definitiva, no se trata solo de entrenar con gente o de hacerlo en solitario, sino que lo más importante es aprender a entrenar con cabeza.

Con esto me refiero a dejar de lado las obsesiones y aprovechar la compañía de los amigos y conocidos. Todos debemos poner de nuestra parte y amoldarnos un poco a la masa social. Coge sentido común y olvídate de hacer subir a toda la grupeta 4 veces la misma cuesta simplemente porque tu entrenador te ha puesto series de fuerza.

Muéstrate dinámico y abierto y abandona ese pensamiento un tanto obsesivo que tenemos todos los ciclistas.

Esto no significa que te tomes a la torera los entrenamientos del fin de semana, simplemente te recomiendo que trates de adaptarlos en la medida de lo posible. Si te tocan 3 horas puedes salir con los amigos y darte la vuelta cuando llegues a la mitad de tu entrenamiento. Y si por casualidades remotas de la vida a alguien le da por pegar un buen “palo”, cosa que dudo (ironía), tómatelo con calma y déjalo marchar. Recuerda que estás entrenando y no compitiendo. Los errores en el entrenamiento del ciclista se pagan muy caros y no conviene pasarse de listo especialmente si estás a más de 4 meses de tu objetivo.

Resumiendo, aprovecha los entrenamientos de lunes a viernes para hacer el trabajo más específico y disfruta de los fines de semana entre amigos tratando de respetar al máximo el planning de tu entrenador. 

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad