Inicio Brooks Brooks Cascadia 16

Brooks Cascadia 16

brooks cascadia

Ya tenemos el análisis completo de Brooks Cascadia 16, una zapatilla de trail running que ha ido evolucionando a lo largo de los años pero que en esta última entrega da un salto importante para mantenerse entre las mejores zapatillas de trail del mercado.

La propia Brooks ha dado un salto cualitativo y… ¡cuantitativo! En otras reviews de zapas de esta marca americana nos hemos congratulado del cambio a mejor que ha experimentado la franquicia de Seattle (EEUU) en las últimas temporadas. Pero no es eso lo que quiero destacar ahora, sino la parte “cuantitativa”. Porque Brooks maneja ahora hasta cuatro modelos de gama técnica para el trail. Esta misma Cascadia 16, tanto en acabado normal como en Gore-Tex (éste último está aún por llegar), pero también Divide (como opción más económica), Caldera (la que me gusta describir como “la tapada” de Brooks) o la bestia parda para las carreras más intensas que es Catamount.

Brooks Cascadia 16 review

Pero esta es la fiesta de Cascadia 16. Y a su juerga van a poder entrar corredores y corredoras a los que les gusta perderse por los caminos, sin importarles si el terreno es cambiante. Porque Cascadia va preparada para adaptarse y que quienes la vistan se sientan cómodos y también estables, dentro de que es una zapatilla pensada para pisada neutra o plantillera. De hecho, esto de perderse por los caminos parece que en Brooks lo tienen claro ya que vemos que en el talón de la propia zapa han insertado la frase “EXPLORE ANY TRAIL”. Más claro, el agua.

Bueno, ¿Y qué trae de nuevo Cascadia 16 para que digamos que da un salto evolutivo importante? Otra vez los materiales son protagonistas aquí: el uso de un nuevo compuesto en la mediasuela como es DNA LOFT v2 le permite ganar en ligereza y en suavidad de uso (y, por tanto, de comodidad). La ligereza es fácil de explicar: su peso es ahora de 298gr en el acabado de hombre y de 269gr en el de mujer.

El uso del nuevo DNA LOFT ha cambiado también el diseño de la mediasuela, con elementos que se han ido, y otros que han llegado, como veremos ahora. Y también otros que se modifican, que evolucionan buscando aportar más a quien las utilice. Eso en la mediasuela, pero es que tanto la suela como el upper también han cambiado para, entre todos, dar un perfil mucho más polivalente a esta zapa.

Aunque más que de polivalencia, quizás sería más correcto hablar de adaptabilidad. Porque lo que hace Brooks Cascadia 16 es ofrecer un nuevo diseño que le va a permitir moverse con facilidad entre terrenos cambiantes, sobre prácticamente cualquier superficie, incluso las técnicas, ya que elementos de protección tampoco le van a faltar. Lo vemos todo.

Análisis técnico Brooks Cascadia 16

MEDIASUELA


La mediasuela de Brooks Cascadia 16 llega completamente cambiada. De entrada, el material ahora es DNA LOFT v2. Este nombre críptico hace referencia, por una parte, a DNA, es decir, un compuesto propio de Brooks, con propiedades no-newtonianas, y a LOFT, un acabado específico donde el material tiene un tacto más suave. La v2 hace referencia a que es una revisión de ese compuesto, en concreto la versión 2, para diferenciarla del DNA LOFT original.

DNA es un material amortiguado para la mediasuela (en concreto, un polímero) que es no-newtoniano. ¿Qué significa esto? Que ese material amortiguado DNA es capaz de proporcionar una amortiguación más suave si se va más lento, y más firme si se va más rápido. O lo que es lo mismo, y esto es lo importante: va a responder adaptándose según sea la marcha de cada uno/a. DNA permite que una misma zapatilla sea capaz de comportarse de diferente manera ya no sólo si la visten diferentes corredores o corredoras, sino incluso una misma persona, dependiendo de si en un momento dado va más lento (amortiguación más suave) o más rápido (amortiguación más firme).

LOFT es el tipo de acabado que se le da al DNA (porque hay otros, como DNA AMP o DNA FLASH). En este caso, LOFT lo que busca es darle una comodidad de uso mayor. La tecnología LOFT consiste en adicionar goma y aire al DNA durante el proceso de producción para lograr un acabado final donde se potencia que el material sea blando y suave en el uso. Pero claro, como eso en sí mismo es fácil de conseguir, la gracia del acabado LOFT es que mantiene elevados niveles de respuesta y de durabilidad. La versión v2 de LOFT significa que Brooks le implementa un material aún más suave y ligero que el LOFT original.

Esto nos lleva a que el material utilizado DNA LOFT v2 haya permitido que pueda haber cambios estructurales importantes en Cascadia 16 respecto a sus predecesoras. ¿Por qué? Porque a pesar de ser un compuesto que gana un 10% en suavidad de uso, también gana en ligereza: es una espuma un 20% más ligera que la utilizada antes. Por tanto, esto permite a los ingenieros cierto margen de maniobra y a la marca apostar por la comodidad aumentando la cantidad de material sin que penalice en el peso, al contrario. Es por eso que la nueva Cascadia 16 aumenta el grosor de la mediasuela en 2mm, obteniendo más cantidad de lo que ya le aportaba ese compuesto: amortiguación, suavidad…

Y al final, con tanto cambio siempre hay quien se cae del barco: Desaparece la tecnología PIVOT que ha acompañado al modelo Cascadia estos últimos años. Pero a rey muerto… rey puesto, ya que otro elemento nuevo en Brooks Cascadia 16 es la inserción de unas ranuras a las que Brooks denomina “de liberación” para que la zapatilla se adapte mejor a terrenos accidentados. Este recurso es nuevo en Cascadia, pero no lo es en zapatillas de running, aunque es muy, muy discreto de ver, hay que saber dónde poner los ojos y además se ha usado en muy pocas zapas de asfalto. Y es que allí, en el alquitrán, donde los impactos son peores que en el trail, este recurso “ablanda” la zona exterior del talón, la que sufre el primer y más fuerte impacto al correr, ayudando a suavizarlo y que el efecto negativo de ese golpeteo sobre quien corre sea menor.

En la nueva Brooks Cascadia 16, la aplicación que le vemos a ese recurso (y que, como decía, Brooks denomina “ranuras de liberación”), es que va le a permitir a la mediasuela adaptarse mejor a las irregularidades y aristas del terreno. Esas ranuras van posibilitar que el material se deforme de manera controlada según sea presionado por el terreno.

Yendo al lado extremo, si corriéramos con zapatillas rígidas, por poner un ejemplo: zapatillas de madera, sólo pellizcar una arista con uno de los bordes de la madera, haría que la zapa se nos inclinara y nos desestabilizara, incluso hasta hacernos caer o incluso torcernos el tobillo. Con las zapatillas, con goma en la suela y material blando en la mediasuela esto es más difícil que pase, y con esta solución técnica aplicada en Cascadia 16, aún menos.

La altura de la mediasuela es de 29mm en la zona del talón. En cambio, en el antepie, lo es de 21mm. Esta diferencia de alturas provoca en Brooks Cascadia 16 una caída, o drop, de 8mm.

Ahora hay que decir que, aunque sigamos en la mediasuela, la suela ya empieza a asomar las orejas. Esto es porque nos movemos en un terreno en que Cascadia 16 se lo ha currado: Ballistic Rock Shield y unas ranuras longitudinales extras, apreciables desde abajo.

SUELA


En Brooks Cascadia 16 la función de Ballistic Rock Shield es clara: proteger al pie de las aristas del terreno, sea en forma de piedras, puntas de rocas, raíces, tallos gruesos rotos y, en definitiva, cualquier tipo de trampa que nos reserve el camino. Se sitúa justo bajo los metatarsos, donde más presión se realiza cuando nos impulsamos. Es fácil de ver si giramos la zapatilla y la observamos desde la suela. En las fotos tiene un color anaranjado e incluso Brooks serigrafía el nombre del recurso, por la importancia que le da. Peeeeero…, si seguimos la vista hasta la zona del talón, pasando por el mediopie, vemos otras cinco franjas longitudinales, de un tono más oscuro, coincidente con el color de la mediasuela. Bien, de coincidencia nada: es la mediasuela, que se ve desde aquí: Tanto las franjas longitudinales coincidentes con Ballistic Rock Shield, como las otras tienen una función: proporcionar adaptabilidad lateral.

Es algo relacionado con el tosco ejemplo que ponía antes de la madera: si durante la pisada topamos con elementos que nos van a desestabilizar, la zapatilla se va a adaptar como nunca lo ha hecho a esas irregularidades ayudando a que nosotr@s, que estamos encima de todo esto montaje, pasemos por esas irregularidades de la manera más fluida y natural que sea posible, y nos concentremos en el esfuerzo… que ya será bastante trabajo.

Y es que la suela de Cascadia 16 también llega cargada de cambios para mejorar el rendimiento. Ya hemos visto cómo incorpora unas ranuras para colaborar con la mediasuela en gestionar la pisada… Pero hay más. Mucho más. El propio diseño de los tacos muestra una cantidad no muy numerosa, pero sí vemos gran tamaño y contundencia. Hay grosor y profundidad aquí.

En el antepie contamos sólo 29 tacos, pero el diseño en flecha (buscando ser incisivos); y que tengan unos 2cm de ancho, por 1cm de largob (cosa que les da cierta superficie de contacto); hace que la tracción sea buena en todo tipo de terrenos. Este tipo de cosas son las que nos van confirmando que la zapatilla es válida para terrenos cambiantes. Unos tacos tan grandes, pero en poca cantidad y con gran separación entre sí dicen que van a traccionar bien en terrenos blandos y embarrados, porque el taco va a penetrar sin problema en barro o en hierba con terreno mojado. Pero que midan ese anchoXlargo también dice que, si el terreno es duro, Cascadia 16 va a tener la suficiente superficie de contacto como para traccionar bien, y, además, resistirse mejor al desgaste.

Si nos vamos a la zona del talón, encontramos lo mismo… pero al revés. Es decir, pocos tacos (14), pero más o menos del mismo tamaño (ahora matizo esto) y en contragrip. Contragrip significa que están orientados al revés y el motivo es que su trabajo principal va a ser proporcionar agarre especialmente en las bajadas, evitando derrapes y caídas.

El matíz: Los tacos, tanto del antepie, como sobre todo los del talón, son un pelín más grandes por el borde exterior de la suela que los del interior. Los de en medio traccionan más (y también son lo que atacan las grandes rocas, con formas redondeadas. En cambio, los del exterior están más expuestos, tanto al desgaste, como a las agresiones del terreno, sobre todo en los tramos técnicos.

Tanta separación en el diseño de la suela, y a pesar de la rigidez de Ballistic Rock Shield, hace que tenga cierta flexibilidad, lo que va en la línea de la adaptabilidad que sobrevuela a esta Brooks Cascadia 16 en todo momento.

¿Y el material? Porque hasta ahora todo es diseño. Pues se trata de TrailTack, un tipo de caucho que proporciona buena tracción tanto en terrenos secos, como en mojados. Además, su resistencia al desgaste es bastante alta, por lo que Cascadia 16 sigue contando con el mejor caucho en contacto con el suelo de la marca americana.

UPPER


El upper de Brooks Cascadia 16 es bastante llamativo. No porque el acabado analizado sea de color amarillo (que también), sino porque también esta parte de la zapatilla se ha cambiado casi por completo.

Un aspecto que mantiene es la alta transpirabilidad, aunque ahora la obtenga con diferente diseño. El uso de una malla construida de una sola pieza, muy abierta, permite que la zapatilla ventile bien. Esto por arriba, porque lo que sería la puntera y buena parte de ambos laterales, llevan refuerzos de protección que, obviamente, no van a dejar transpirar.

Bueno, sí. A la altura de la base de los metatarsos, donde la zapatilla va a estar flexionando durante su uso, los refuerzos exteriores e interiores, tienen hasta cuatro aberturas por lado que van a ir muy bien para ventilar, a la vez que dan cierto margen de flexibilidad al upper donde se dobla la zapatilla al final de la transición de la pisada. Otro extra de este recurso es que, si le entra agua a esta Cascadia 16, por aquí va a ser fácil que la evacue.

Los cordones son planos y está pasados por seis ojales. Aunque en realidad hay ocho. Quedan dos libres a la altura del tobillo para buscar un ajuste más personalizado. Además, en la lengüeta Brooks a provisto de una tira elástica en la parte superior para que, quien quiera, pase por aquí el sobrante de la lazada por si le gusta llevarlo completamente recogido (muy útil también si se corre entre vegetación baja).

El upper de Cascadia 16 está muy enfocado al confort. A lo explicado de la malla hay que decir que la propia lengüeta (unida en ambos laterales al cuerpo de la zapa, por lo que no se va a desplazar) es muy gruesa, mullida y con su lado interior de tacto suave. Lo mismo pasa con la cazoleta: tiene una espuma con forro suave que se va a adaptar al contorno del tobillo para sujetarlo mientras lo abraza. El resto de la malla, del mediopie a la puntera, ya no lleva forro interior, de ahí que sea muy transpirable.

La plantilla, como no podía ser de otra forma viendo todo lo que estamos viendo es muy gruesa y esponjosa, por lo que también trabaja buscando confort extra. Y como de simple no tiene nada, está fabricada con material BioMoGo, con una particularidad técnica importante: es un material que guarda sus propiedades como cualquier otro, pero si acaba en un vertedero (y sólo en ese caso), se descompondría 50 veces más rápido que cualquier otro. Más cosas de la plantilla: tiene cerca de medio centenar de pequeñas perforaciones para transpirar mejor y para drenar el agua, llegado el caso.

El contundente talón, aparte de sujetar al tobillo cuando impacta el pie contra el suelo, también incorpora una muy disimulada tira de velcro, justo bajo un tirador que ayuda a calzarse, para ayudar a sujetar una polaina (tan disimulada esta tira, que quizás algunos usuarios/as de Cascadia 16 nunca sepan que la llevan). Ya sólo faltaría destacar el material reflectante, aquí en el mismo talón y también en la puntera, en el borde interior, justo coincidiendo con el dedo gordo.

ACABADO EN GORE-TEX

Brooks Cascadia 16

También existe una Brooks Cascadia 16 GTX, es decir, con acabado en Gore-Tex. Utiliza la nueva membrana Gore-Tex Invisible Fit para proporcionar protección frente a los elementos. Esta nueva protección es más flexible y tiene como función principal proteger del agua.

La utilización de más material de protección lleva implícita un aumento del peso. Así, si la versión masculina “normal” pesa 298gr, su equivalente en Gore-Tex pesa 326gr. De igual manera, en la femenina pasa de 269gr a 289gr. En cualquier caso, no está nada mal.

El único problema de Cascadia 16 GTX es que todavía no está disponible. Le queda nada: el primero de octubre sale a la venta, así que quienes necesiten una protección extra para los fenómenos meteorológicos o las bajas temperaturas, tranquilos que en nada está disponible. Eso sí, ya advierto que tendrán que pagar 20€ más, aproximadamente, por ese acabado.

TEST/SENSACIONES


Esta Brooks Cascadia 16 responde a las expectativas que tenía antes de probarlas. Pensaba que tenía que ser ligera de uso, y lo es. También que no podía ser apretada, pero tampoco que el pie bailara dentro, y es exactamente así. Bueno, recién puesta puede parecer que se ajusta en la zona de los cordones y la parte de los dedos queda suelta (que sí, pero como ha de ser, pero no de más) y es así. Aunque, claro está, que a medida que la usas, vas retocando el tema del ajuste por los cordones, pero que se adapta a la forma del pie como anillo al dedo.

Muy cómoda de usar. Y tanto en el tacto, como en el uso por el terreno. O, mejor dicho, por los terrenos. Se defiende bien en cualquier tipo de zona por la que pasas, aunque es cierto que no he tocado lluvia, ni zonas mojadas y embarradas de verdad. La época del año no ayuda. A ver si llegan las lluvias y nos tiramos por lodazales a ver si realmente se adapta al 100% a cualquier tipo de terreno. Prometo que en cuanto lo haga actualizaré esta parte para añadir cómo se ha desenvuelto por barro (también si se pega y se despega), por torrenteras mojadas y resbaladizas. Y bueno, en definitiva, todas esas situaciones importantes con agua/humedad de por medio.

En seco ya puedo decir que sí. Lo que la he utilizado, sea por tierra, sea por terrenos pedregosos y algunos rocosos pasa con finura. Vas todo lo cómodo que te deja el esfuerzo, pero no tienes la sensación de que te falte/vaya a faltar zapatilla. Se defiende bien cuando el terreno es abrupto y lo notas en que el tobillo no va loco corrigiendo la pisada: la amortiguación y estabilidad es buena en ese sentido. La protección bajo los metatarsos es bastante sutil: las puntas de roca no molestan, pero tampoco tienes la sensación de estar pisando una tabla a modo de escudo.

Otra cosa que no he probado es el sistema de drenaje. La transpirabilidad sí y es muy buena: la malla es extraordinariamente fina del mediopie hacia adelante y lleva al pie bastante fresco. Habrá que ver en invierno, si es al revés y se nota demasiado el fresquete de fuera. Pero bueno, si la zapa da la talla, para las zonas de condiciones malas ya sé que está por salir la versión en Gore-Tex.

Conclusión y Precio


Brooks Cascadia 16 es una zapatilla de trail running con muchas y variadas características que la hacen una gran opción como zapatilla polivalente muy válida para todo tipo de terrenos o terrenos cambiantes.

Si alguien quisiera definir a esta zapatilla en dos palabras diría que es una versión más suave y ligera que cualquier otra Cascadia. Y tendría razón, pero eso sería quedarse muy corto porque para llegar a eso han hecho falta cambios y además se le han añadido características.

Uno de los aspectos más interesantes de la nueva Brooks Cascadia 16 es que, sin ser una zapatilla para un perfil concreto de terreno, se va a mover bien en cualquiera de ellos. Es decir, que si se va por un terreno blando y se entra a otro escarpado, para pasar después a otro más técnico, y saltar a uno más pistero…, va a adaptarse y pasar por ellos con cierta regularidad, lo que le va a dar ese valor añadido.

Para ello se vale de una mediasuela fabricada con material DNA LOFT v2, que es amortiguado y adaptable al ritmo (siendo más firme si se corre rápido y más suave si se va más lento). Lo de la suavidad es acentuada gracias al acabado LOFT v2. Las hendiduras laterales de la mediasuela y la placa Ballistic Rock Shield son elementos que ayudan en la protección, especialmente la placa antirocas. El drop será de 8mm gracias a unas alturas de 29mm/21mm.

Por abajo, en la suela, Cascadia 16 utiliza un diseño contundente que va a ir muy bien para traccionar en cualquier tipo de superficie. Y por arriba se sirve de una completa malla, transpirable y cargada de refuerzos y otras soluciones técnicas (como la tira para sujetar polainas del talón), que ayudan al uso por parte de cualquier corredor o corredora.

Que sea ligera (298gr en el acabado de hombre y 269gr en el de mujer) la va a hacer una gran opción para corredores y corredoras de todo tipo en trails cortos y medios donde quieran ir rápidos. Pero es que para trails de larga distancia no deja de ser una buena opción, más si cabe si en la larga distancia se va pasando por diferentes territorios.

El precio oficial de Brooks Cascadia 16 es de 140€, mientras que el acabado en Gore-Tex (Cascadia 16 GTX), es de 160€.


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad