¿Bicicleta de aluminio o de carbono? Guía de compra

¿Bicicleta de aluminio o de carbono? Guía de compra

7484
0
Compartir
bicicleta de aluminio o de carbono? te ayudamos en la elección de compra

Una de las decisiones más importantes que deberás tomar antes de comprar una bicicleta es la de escoger entre una bicicleta de carbono o una bicicleta de aluminio. Tanto si prácticas bicicleta de montaña como de carretera deberás escoger qué material prefieres para el cuadro de tu bicicleta.

Elegir bien entre un cuadro de aluminio o un cuadro de carbono es fundamental para acertar en tu decisión de compra y sacar el máximo partido a tu nueva adquisición.

Comprar una bicicleta de carbono o una de aluminio. ¿Qué es mejor?

Para ayudarte en tu decisión de compra te dejamos con algunos consejos básicos acompañados de las principales ventajas e inconvenientes de las bicicletas de aluminio y las bicicletas de carbono.

Aluminio o Carbono para MTB

A partir de aquí es interesante diferenciar entre modalidades. Si tu disciplina es la bicicleta de montaña debes tener presente que la exigencia a la que vas a someter a tu bicicleta es bastante mayor a la de una bicicleta de carretera. Los baches, el cambio de terreno, las piedras son algunos obstáculos que tu bicicleta tendrá que absorber a lo largo del recorrido.

Precisamente por esto las bicicletas de montaña son más pesadas que las bicicletas de carretera ya que deben presentar unas estructuras más sólidas y resistentes a las vibraciones. Por este motivo una bicicleta de montaña de carbono te va a ofrecer una sensación increíble de ligereza respecto a una de aluminio especialmente en los tramos de subida dónde el peso más se nota.

Al mismo tiempo una bicicleta de montaña (MTB) fabricada en aluminio va a tener algo más de maniobrabilidad y probablemente de resistencia a los impactos. Si escoges una bicicleta de montaña de aluminio seguramente te toque lidiar con unos kilos de más pero también es probable que la duración y fiabilidad del cuadro sea algo mayor. Precisamente por estos dos motivos la mayoría de corredores de XC (Cross country) optan por bicicletas ligeras de carbono, mientras que los ciclistas de otras modalidades de free ride como el descenso o el enduro elegirán bicicletas más rígidas y resistentes fabricadas en aluminio.

En el mundo del MTB la elección vendrá condicionada en parte por la  sub- modalidad

Aluminio o Carbono para carretera

En cuanto a la bicicleta de carretera la cosa va por caminos parecidos pero con algunos matices. Las bicicletas de carbono son más ligeras que las de aluminio, pero también son bastante más caras y a nivel de precio-rendimiento el aluminio puede que ocupe una posición algo superior.

Por un precio bastante menor puedes tener una bicicleta con mejores componentes que presente, como mucho, un par de kilos de más. En carretera las diferencias de peso no son tan destacadas y puedes encontrar bicicletas de aluminio claramente por debajo de los 10 kilos.

Analizando otros aspectos debemos decir que a favor del carbono está la mejor absorción de vibraciones en igualdad de condiciones y una bicicleta de aluminio puede que sea algo menos cómoda especialmente para aquellos que rueden por carreteras algo más secundarias y en peor estado de conservación.

La rigidez del carbono viene dada por el entrelazado de fibras que tiene en su estructura de forma que un carbono barato puede tener unas prestaciones claramente inferiores a un aluminio más trabajado.

Las mejores marcas de bicicletas apuestan por ambos materiales y aunque las bicicletas de alta gama siempre van asociadas al carbono cada vez se notan más mejoras también en el ámbito del aluminio ya que permite a los fabricantes ofrecer bicicletas a un precio más bajo y con una relación calidad-precio difícil de igualar por el carbono.

En carretera parece que los cuadros de carbono siguen ganando terreno a los de aluminio al menos en el ámbito de la competición

Diferencia de peso entre cuadro de aluminio y carbono

El principal temor de la mayoría de usuarios antes de tomar una decisión es entorno al peso de la bicicleta. Concretamente acerca del peso del cuadro.

En este sentido se tiene muy instaurada la idea clara y contundente de que “las bicicletas de carbono son ligeras y las de aluminio pesadas”. Una teoría que aunque tiene algo de cierto bien vale la pena de poner en contexto y matizar algunos aspectos de la misma.

Es verdad que en términos comparativos el carbono es más ligero que el aluminio. Pero existen una serie de factores a tener en cuenta que cada vez igualan más los dos pesos.

El carbono apareció hace algunos años con mucha fuerza en el sector y todo hacía pensar que relevaría el aluminio a un segundo o tercer plano prácticamente marginal, pero tras algunos años de pugna la cosa no ha terminado por ser ni mucho menos la esperada. Actualmente cada material conserva su público y su parte del merado. Los fabricantes apuestan en prácticamente todos los casos por ambos materiales y las mejoras son evidentes en ambos materiales.

Como decíamos el carbono es algo más ligero pero la mayoría de bicicletas de carbono, especialmente en el caso del MTB, requieren de ciertos refuerzos y capas de unión que hacen elevar bastante el peso total del cuadro, mientras que en el aluminio los acabados de los diferentes puntos de unión no requieren de tantos refuerzos al tratarse de un material algo más rígido por defecto.

La diferencia de peso entre aluminio y carbono es importante pero no debemos olvidar que el peso final de la bicicleta viene determinado por algo más que el cuadro. Si tienes un gran presupuesto y quieres una bicicleta ligera lo más normal es que elijas una bicicleta de carbono con componentes de gama alta y unas buenas ruedas, pero si quieres una bicicleta ligera por un precio medio quizá deberías barajar la posibilidad de comprar una bicicleta de aluminio con unos buenos componentes, antes que elegir una bicicleta de carbono con unos componentes más básicos y por lo tanto más pesados.

La fibra de carbono sigue evolucionando y cada año se encuentran aleaciones más ligeras.  El aluminio no se queda para nada atrás y nada tiene que ver en peso, el aluminio de hace 10 años con el de ahora. La mayoría de fabricantes ofrecen bicicletas con montajes similares en las dos versiones. Aluminio y carbono, y lo cierto es que aunque las mejores bicicletas del mercado siguen siendo de fibra de carbono existen modelos de aluminio que superan con creces algunos de carbono. La diferencia de peso entre un buen aluminio y un carbono de gama media puede ser realmente pequeña con lo cual no estaría de más que antes de dejarte llevar por las opiniones más generalizadas valoraras el montaje de la bicicleta en todo su conjunto. A nivel de peso las diferencias entre ambos materiales son cada vez menores y en una bicicleta de carretera difícilmente te vayan más de 2 kilos de diferencia.

Opinión

Tal y como habrás podido comprobar no existe ningún argumento con suficiente peso como para afirmar que las bicicletas de aluminio son mejores que las de carbono. Cada bicicleta es un mundo y cada material puede encajar en un determinado público. Así pues recuerda que aunque llevar una bicicleta de aluminio suponga en muchos casos tener que lastrar con unos gramos de más puede que te compense sobradamente su excelente fiabilidad o su precio más ajustado.

Antes de decidirte por uno u otro material tomate un respiro y valora con calma que uso le vas a dar a tu bicicleta y sobre todo qué prioridades tienes. A modo de ejemplo:

Si eres un ciclista ocasional que simplemente busca divertirse y hacer deporte encima de una bicicleta no tengas ninguna duda de que tu elección debe ser el aluminio, mientras que si eres un ciclista competitivo y algo más aficionado puede que el carbono sea tu material.

El ejemplo anterior puede parecer muy básico y es cierto que la mayoría de vosotros os encontrareis en una situación intermedia con lo que vuestra elección debe llegar tras una valoración general de diferentes aspectos independientes del peso. Entre los que probablemente estén el precio, la rigidez, la absorción o la garantía.

Precisamente es el precio otro factor de gran importancia para la mayoría de personas. Los cuadros de carbono son más caros que los de aluminio, con lo cual en gran parte de los casos será cuestión de valorar si prefieres un montaje con un cuadro ligero de carbono y unos componentes más básicos o bien si te decantas por un cuadro más económico de aluminio y unos componentes más buenos. Encontrar el punto de equilibrio entre ambos extremos es lo que te va a permitir tomar una decisión con garantías.

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario