Un Manchester City de juguete regala la final al Real Madrid

El Real Madrid hizo bueno el 0-0 del partido de ida y se clasificó para la final de la Champions League gracias a un solitario gol de Bale que le coloca ante la posibilidad de conquistar la ansiada 'undécima'. El equipo de Zinedine Zidane lo ha tenido todo a favor para plantarse en la final del próximo día 28 en Milán, ya que ha afrontado un auténtico camino de rosas en las tres eliminatorias previas. Pocas veces lo tendrá todo tan de cara después de haberse medido de forma consecutivas a potencias continentales como la Roma, el Wolfsburgo o el Manchester City, que volvió a decepcionar y confirmó que era el único chollo en el bombo de las semifinales.

FRANCESC J. GIMENO

El equipo madridista no necesitó apretar el acelerador para dar el paso que necesitaba hacia la final. Delante tenía un Manchester City que salió sin el espíritu necesario para afrontar un partido de este nivel. El conjunto de Manuel Pellegrini decepcionó completamente y apenas presentó batalla en el Santiago Bernabéu. Se mostró impotente e incapaz de trenzar alguna jugada de ataque interesante que diera emoción a la eliminatoria. Dio la sensación de que se conformaba con haber llegado a las semifinales y no se creía capaz de apartar al Madrid de la final.

El City volvió a confirmar que es un equipo blando y sin hambre, creado a golpe de talonario a base de jugadores mediocres fichados a precio de oro. Pellegrini tampoco resulta la mejor elección para aspirar a lo máximo, porque una vez más quedó claro que los equipos que dirige se vienen abajo en los partidos decisivos.

Tras unos primeros minutos de tanteo, el Madrid comprobó enseguida que el City no estaba dispuesto a presentar demasiada batalla. Sólo necesitó esperar al primer despiste de la zaga rival para conseguir el gol que necesitaba. Carvajal se encontró una autopista en el minuto 20 por la banda de Clichy y sólo tuvo que enviar el balón en profundidad para que Bale sorprendiera a Hart con un disparo colocado que se envenenó todavía más al rozar en el pie de Fernando. Lo más difícil ya estaba hecho.

Esta temporada el Madrid se ha acostumbrado a encontrárselo todo a su favor. Una vez más, a las primeras de cambio vio como Pellegrini se veía obligado a dar entrada a Mangala para sustituir al lesionado Kompany. La lesión del belga fue la señal que los blancos estaban esperando para ir a por el partido. Cristiano Ronaldo había dado una primera señal de aviso al cabecear muy alto un centro de Carvajal, y pocos minutos después llegó el tanto de Bale.

Un city impotente

El 1-0 retrató todavía más al Manchester City, que se mostró impotente para acercarse y crear situaciones de peligro frente a la portería de Keylor Navas. Su primera y única oportunidad en el primer tiempo llegó a falta de dos minutos para el descanso, cuando una acción aislada acabó con un disparo de Fernandinho que se estrelló en la base del poste para regocijo de la hinchada local.

El Manchester City dio un paso al frente tras el descanso, pero sólo de cara a la galería. Su mejor actitud con el balón siguió sin traducirse en ocasiones. El Real Madrid, en cambio, dispuso de terreno libre por delante para sentenciar al contragolpe. Modric dispuso de un mano a mano ante Hart (52'), pero no lo aprovechó de forma increíble, y Cristiano puso a prueba en dos ocasiones seguidas a Hart (55' y 59') antes de que Bale estrellase un nuevo córner al larguero para desesperación de la afición blanca.

Keylor Navas siguió siendo un espectador privilegiado, porque ningún jugador del Manchester City le exigió. Decepcionante resultó en este apartado ver la falta de protagonismo del Kun Agüero. Su único disparo con cierta intención llegó en el minuto 89 y se marchó por encima del larguero. También hicieron aguas jugadores de los que se esperaba mucho más como el belga De Bruyne, que pasó de puntillas por la eliminatoria. Menudo trabajo le espera a Pep Guardiola.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil