Esperando a Zidane

Esperando a Zidane

Zinedine Zidane tiene en vilo al madridismo
Zinedine Zidane tiene en vilo al madridismo | EFE

El futuro del entrenador francés depende de una cumbre sin fecha que mantendrá con Florentino Pérez

Nadie sabe si seguirá o se irá, incluso el técnico duda con mensajes en una y otra dirección

La continuidad de Zinedine Zidane preocupa más al madridismo que no haber ganado títulos esta temporada. La ansiedad de saber si sigue o no atenaza al mundillo blanco, que espera con inquietud esa cumbre sin fecha con Florentino Pérez para conocer si sigue o no siendo el entrenador del Real Madrid la próxima temporada. Una vez se resuelva la situación comenzará la necesaria renovación de una plantilla que ha dejado muchas dudas. Un proyecto mal diseñado que ha rendido por encima de lo previsto, y todo bajo la batuta comedida de un técnico que ha sabido mantener viva la esperanza hasta el último minuto de la temporada, pese las enormes dificultades con las que se ha ido encontrando en la temporada del coronavirus. 

El presidente sabe que ha llegado la hora de renovar el equipo y el debate es si hacerlo con o sin Zidane al mando. El francés ve un problema para su continuidad, no haber ganado ningún título. Florentino Pérez ha prescindido de todos sus entrenadores cuando el equipo cerró una temporada de vacío en sus 18 años al frente del club. Las altas exigencias del dirigente son las que marcan el destino de los que han ocupado el banquillo bajo su mandato. Prescindió incluso de José Mourinho, que en su tercera y última temporada ganó la Supercopa de España pero no se hizo con ninguno de los títulos principales: Champions, Liga y Copa como ha ocurrido esta temporada. 

Puras especulaciones

Zidane ha mantenido en vilo al madridismo en los últimos meses. Muchos se han querido adelantar a los acontecimientos asegurando que se quedaba o que se iba, pero han sido brindis al sol porque ni él mismo sabe todavía qué va a pasar. “Tengo contrato”, dijo tras el partido ante el Villarreal, una pista esperanzadora para el madridismo que contrasta con aquella otra frase en la que abría la puerta de salida. “Es momento de cambiar... Los momentos son así. Hay momentos en que tienes que estar y otros en que te tienes que ir por el bien de todos”, subrayó, pero que enlaza con la política de Florentino Pérez de prescindir de los entrenadores que no le dieron trofeos.

Una norma que el francés asume y que le hace dudar sobre su futuro. ¿Cuándo se sabrá su decisión?, le preguntaron tras ganar al Villarreal y respondió obedeciendo a esa norma: “El balance es que no hemos ganado nada, los jugadores quieren ganar, tengo la parte que me corresponde... Vamos a valorar eso”. Pero insistió cuando le preguntaron si pondría su cargo a disposición del club: “El año que hemos tenido lo habéis dicho, no hemos ganado y es así, sabemos que es el Madrid”. Zidane parece dejar la decisión final en manos del presidente, aunque él tendrá su opinión. Otra cosa es que luego acepte o no seguir en el cargo si le da mando en plaza para la renovación de la plantilla y la posibilidad de reforzarla con jugadores que encajen en sus cálculos. 

Crispación

El Real Madrid habría convencido a Zidane de que no anunciara su adiós después del partido, según ‘Onda Cero’, en otro brindis al sol que contrasta con los que piensan que seguirá. “Creo que tiene un 55% de seguir”, aseguraba Pedrerol en ‘El Chiringuito’. Son especulaciones, pálpitos sin base real de lo que pasa por la cabeza del francés, que sólo ha querido ser responsable y escrúpulos con la exigencia que supone entrenar al Real Madrid donde si uno no gana, se va. 

A eso se ha sumado cierta crispación. Es muy posible que el francés considere que se ha desgastado demasiado siendo la voz y la cara del club. Se ha expuesto semana a semana ante los medios que le ha supuesto una sobrexposición que ha puesto a prueba su paciencia siendo el escudo del club

Más éxitos que nadie

Zidane tiene un colchón si su deseo es seguir entrenando al Real Madrid. Un crédito que otros fueron incapaces de conseguir, once títulos en menos de cinco años que le conceden un margen de confianza ante Florentino Pérez. Ente ellos tres Ligas de Campeones seguidas, algo que no ha conseguido nadie hasta la fecha. Es el entrenador que más éxitos le ha dado. El que ha llevado la paz social al madridismo en contraste con Mourinho. Ha sido su mejor escudero y representante, el que sabido sacar máximo provecho de los jugadores para ser ya historia del Real Madrid.

Francia y la Juve le desean

Si Florentino Pérez decide prescindir de Zidane, y éste quiere entrenar la próxima temporada, no tendrá problemas para hacerlo. La Juventus le espera con los brazos abiertos. Lleva detrás del francés desde que dejó el Madrid por sorpresa en el 2018, y el francés no ha descartado volver a Turín donde vivió una etapa feliz como jugador. La otra opción es el banquillo de Francia en caso de que Deschamps dejé la tricolor después de la Eurocopa, una opción que nadie descarta porque es uno de los grandes objetivos del todavía técnico del Real Madrid.