El Mallorca, marcado por la irregularidad

El Mallorca, marcado por la irregularidad

Pichi Alonso
Luis García, técnico del RCD Mallorca
Luis García, técnico del RCD Mallorca | EFE

Su vuelta a la élite del fútbol español viene marcada por una clara irregularidad en su rendimiento: capaz de ganar en el Wanda Metropolitano o casi hacerlo en Mestalla y de encajar goleadas frente al Real Madrid (6-1) o en Granada (4-1).

Precisamente estas dos goleadas -10 goles encajados en solo dos partidos- colocan al equipo de Luis García Plaza como el cuarto conjunto más goleado de la competición. 

Una engañosa situación, pues ha demostrado tener solvencia defensiva y como buen ejemplo es el hecho de ser el cuarto mejor equipo en defensa como local, al haber encajado solamente siete goles en sus nueve partidos disputados en su estadio, aunque también es cierto que como local solamente ha ganado dos encuentros, cifra muy pobre después de completar la primera vuelta (a falta del partido contra el FC Barcelona).

Hablaremos del posible equipo titular de Luis García Plaza frente al de Xavi Hernández, pero conscientes de que hasta horas antes del partido pueden haber contagios que dejen fuera a algunos jugadores. 

Llega el Barça con numerosas bajas entre lesiones, sanciones y contagios por covid-19, que unido a la regla que obliga a jugar con un número mínimo de jugadores profesionales de la plantilla, hace que el técnico barcelonista tenga que hacer maravillas para presentar un once que pueda plantar cara.

Fuerza atrás y talento en tres cuartos

Experiencia en la portería con Reina, aunque generando dudas en algunos momentos. Maffeo es fijo en el lateral derecho, con mucha regularidad en su rendimiento, incorporándose más por fuerza, convicción y coraje que no por calidad técnica; mientras en la izquierda se ha hecho con la titularidad Jaume Costa, pues su experiencia se ha impuesto al gran arranque de campeonato de Brian Oliván. Ante la baja de Raillo, Valjent se ha mantenido firme en el eje de la zaga mallorquinista, con Russo primero y con Sedlar después. 

Baba podría estar desde el inicio del partido, pues marchará a la Copa de África tras el encuentro, y es una pieza muy importante para Luis García Plaza dado que es su centrocampista más completo y clave en el engranaje defensivo del equipo. Es un gran recuperador, emplea mucha fuerza en cada una de sus disputas y cierto criterio también a la hora de salir jugando. 

Galarreta le acompaña con un trabajo sordo, pero también muy eficaz, para ubicar en la media punta a sus jugadores más determinantes en ataque: Kubo, Kang-In y Dani Rodríguez, personalmente el más determinante. Calidad en el japonés Kubo, ex del Barça y cedido por el Real Madrid, por su desborde.

De Kang-In destaca especialmente la visión de juego y las asistencias, con el problema que ninguno de los dos son jugadores que aporten excesiva ayuda en las labores defensivas de su equipo, pero en cambio en acciones individuales pueden decidir un encuentro. 

Como referencia en ataque, Ángel, experimentado, pero sigue con la chispa y suele ser el listo de la clase por su intuición y saber estar en la zona de remate. Un jugador al que, como siempre, hay que tener muy vigilado porque es de los que suele sacar petróleo en acciones aparentemente sin peligro.

Temas