El candidato de Messi ha ganado la elección

OPINIÓN

EL PODER DEL NÚMERO UNO. Finalmente ha ganado el candidato de Messi. El tapado se lleva la elección. La apuesta por Luis Enrique fue superada en el sprint final por el argentino 'Tata' Martino, el primer entrenador que ficha el Barça por videoconferencia. El presidente Rosell se ha dejado convencer de que era mejor tener contento al número uno del mundo, no en vano, el nuevo técnico es de Rosario como Leo y tiene una estrecha amistad con la familia Messi. Treinta años después de que Menotti se sentara en el banquillo del Camp Nou, vuelve un técnico argentino al Barça con el aval y beneplácito de Messi. Una cosa está clara, si Messi no estuviera en el Barça, el Barça no hubiese pensado nunca en Martino. Pero esto no quiere decir que sea un entrenador a la medida, es un entrenador de prestigio después de que hiciera campeón a Newell's con un fútbol de toque elogiado por los que valoran el buen juego, desde Menotti a Maradona. Es de la escuela de Bielsa, amante del buen trato del balón, estudioso del fútbol, del trabajo planificado, de la relación fluida con los jugadores. Fue un centrocampista de primer nivel durante dieciséis años en Newell's, colgó las botas en 1996 y desde entonces ha seguido una trayectoria ascendente como técnico. Conoce a Leo desde niño, vendrá acompañado por ayudante y preparador físico y en principio firmará por tres temporadas, lo que sorprende bastante si tenemos en cuenta que ahora estaba sin equipo.

DECISIÓN CON RIESGO. Es una elección valiente y arriesgada, según la lectura que se quiera hacer, con todos los pros y contras que conlleva la contratación de un entrenador a prisa y corriendo, sobre la marcha. El peso de Messi ha sido decisivo pero hay que destacar que Martino tiene currículum y personalidad para afrontar con éxito la gran oportunidad de su vida. En contrapartida no se puede ignorar que aterrizará en paracaídas en el Camp Nou, sin tiempo para hacer pretemporada, sin conocer la cantera y con una planificación de la plantilla de la que no puede hacerse responsable. El presidente Rosell se la juega con todas las consecuencias. Cuando eran muchos los que pensaban que por su cabeza pasaba la idea de traer al seleccionador brasileño Scolari después del Mundial 2014, se decide por Martino dejando a Luis Enrique en el Celta aunque fuera inicialmente el favorito como entrenador-puente. Sin necesidad de hacer ningún pulso ni abrir la boca, Messi ha demostrado una vez mas el poder que tiene en el Barça, ni más ni menos que el que merecidamente se ha ganado en el campo.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil