La hora de Dani Alves

La hora de Dani Alves

Dani Alves entrenando con la Seleçao en Qatar
Dani Alves entrenando con la Seleçao en Qatar | Lucas Figueiredo/CBF

La baja de Danilo por un esguince de tobillo abre las puertas de la titularidad al ex del Barça ante Suiza

Todo apunta que Tite apostará por Alves en lugar de Éder Militao, que sería la opción más defensiva

Corre un meme estas últimas horas en Brasil en el que se ve a Dani Alves riéndose y apuntando con el dedo con la frase “creíste que no sería titular, ¿eh? ja, ja, ja”. Lo cierto es que casi nadie en su país apostaba en que el ex del Barça, a sus 39 años, estaría en un once inicial de Tite en Qatar, pero es lo que ocurrirá este lunes en el Brasil-Suiza.

Danilo, titular absoluto e incontestable en el lateral derecho de la Seleçao, se perderá los dos últimos encuentros de la fase de grupos, como ocurre también con Neymar Jr., por culpa de un esguince en el tobillo izquierdo. No preocupa su presencia en el resto del torneo. Y la principal opción que baraja el seleccionador brasileño es darle la alternativa a Dani Alves, porque la otra posibilidad, la de poner a Éder Militao en la banda como ya hizo en algún amistoso, no tendría mucha lógica ante un adversario, como son los helvéticos, que saldrán a cerrarse.

La convocatoria de Dani Alves fue muy contestada por la ‘torcida’ y la prensa brasileña, que consideran que el exblaugrana ya no tendría las condiciones físicas adecuadas para afrontar un torneo de la exigencia de una Copa del

Mundo. Tite, sin embargo, defendió su decisión apuntando cuestiones tácticas, como el hecho que, en esta Seleçao, los laterales no tienen que hacer de carrileros, sino que les pide que ayuden en la construcción en la zona ancha, y, en este apartado, no hay otro mejor que el bahiano.

Hay otro aspecto importante que la comisión técnica brasileña valora mucho en Alves, que es un liderazgo extracampo y ante los más jóvenes. Y, claro, la ascendencia que tiene el lateral sobre Neymar Jr., un especialista en meterse en líos en el peor momento posible.

A Dani poco le importa todo el lío mediático que creó su convocatoria, porque es un especialista en transformar en combustible motivador todas las críticas. El bahiano siempre tuvo claro que su sueño era retirarse disputando su tercer Mundial, después de perderse el de Rusia (donde sería titular) por lesión. Y lo ha logrado. 

Por eso, se mantuvo en activo, volvió al Barça en enero, después se fue a México y cuando terminó la temporada con los Pumas hizo su propio stage entrenándose con el Barça Atlètic que dirige que su excolega Rafa Márquez.