Todas las 'guerras' de Valentino Rossi en MotoGP

Todas las 'guerras' de Valentino Rossi en MotoGP

Stoner aplaude con ironía y rabia a Rossi en Jerez
Stoner aplaude con ironía y rabia a Rossi en Jerez | motogp

Márquez, Lorenzo, Stoner, Sete, Biaggi... el 'doctor' se ha labrado importantes enemigos en sus 26 temporadas en el Mundial

"Tu ambición es más grande que tu talento” le espetó Casey Stoner en Jerez, cuando Rossi atravesaba una crisis en Ducati

En sus 26 temporadas en el Mundial de MotoGP, Valentino Rossi ha cultivado grandes rivalidades. Pero solo dos de sus 'enemigos' declarados, Marc Márquez y Jorge Lorenzo, han conseguido ganarle la partida. Autoproclamado como el ‘rey de la guerra psicológica’, Rossi acabó cayendo en su propia trampa y a raíz de su enfrentamiento con Márquez en Malasia 2015, acabó enturbiando una magnífica temporada en la que estaba a punto de ponerle un broche de oro a su carrera. Aquella décima corona se escapó. Cayó en manos de Lorenzo por la sanción a Valentino en el GP de la Comunitat Valenciana que cerraba aquel curso. Después "ya nada fue igual", reconoce ahora Valentino, incapaz de "perdonar" lo que él considera una la peor "traición" que ha sufrido en su carrera deportiva.

Para muchos, Rossi recibió su propia medicina. La que él mismo se encargó de 'repartir' a lo largo de los años. Aquí repasaremos sus antiguas y más destacadas rivalidades antes del episodio de Sepang.

Max Biaggi, Suzuka, 2001

Cuando corría en 125cc, un Rossi adolescente y burlón se rió públicamente de la relación sentimental que mantenía su compatriota Max Biaggi, entonces campeón de 250cc, con la ‘top model’ Naomi Campbell. Tiempo después se encontraron en la categoría reina y saltaron chispas. La temporada del primer título de 500cc de Il Dottore, 2001, empezó con éste regalando una peineta a su adversario en pleno asfalto, continuó con los dos liándose a bofetadas antes de subir al podio en Montmeló y acabó con el más veterano de los dos hundido hasta su adiós del campeonato en 2005.

Sete Gibernau, Jerez, 2005

"Nuestra relación se fue torciendo, perdimos nuestra amistad y yo fui olvidando la ilusión por las carreras", recuerda Sete Gibernau. Rossi invitó a su rival a sus fiestas en Ibiza, le tendió la mano con extrema falsedad para que el barcelonés bajara la guardia y cuando consiguió llevarle a su terreno, le asestó el golpe letal. “Nuestra relación se deterioró a partir del GP de Catar del 2004. Creo que ahí Valentino usó el juego sucio. Tuve que salir desde la última posición de la parrilla. Me caí y perdí muchos puntos. A partir de ese momento la cosa se complicó”, cuenta Sete.

Sepang, precisamente, fue el escenario de la siguiente carrera. En la rueda de prensa del jueves -mismo escenario de la vivida años después con Márquez -, el italiano descargó su ira. Allí surgió la historia del juramento de Rossi a Sete. “No vas a volver a ganar”. Y aquello se cumplió. En la primera carrera de la temporada 2005, que le otorgaría a Valentino su quinto título consecutivo, Rossi impactó con Gibernau en la última curva de Jerez enviándole a la grava. No hubo sanción. Pero Sete no era Márquez, no gozaba de tantas simpatías y aquella acción, por insólito que parezca, le hizo ganar más seguidores al ‘doctor’.

Casey Stoner, Jerez, 2011

El punto de partida de la enemistad entre Casey Stoner y Valentino Rossi fue la carrera de Laguna Seca del 2008. El australiano había sido el claro dominador en entrenamientos y se perfilaba como el gran favorito para la carrera del domingo. El famoso adelantamiento del ‘doctor’ por la tierra en el Sacacorchos, -hay quien opina que es la mejor maniobra de la historia de MotoGP- consiguió desquiciar a Stoner, que no solo se fue al suelo en esa carrera sino en la siguiente, en Brno. El título fue para Valentino, pero Stoner siempre criticó los modos del campeón. Lo peor estaba por llegar.

Valentino atravesaba el momento más bajo de su carrera deportiva tras fichar por Ducati y Stoner triunfaba en Honda. El australiano no dejaba de regodearse de la situación siempre que podía y Valentino se la tenía jurada. En Jerez, una polémica acción del italiano, embistiendo a Stoner por detrás, provocó el único cero de una temporada triunfal de Casey. Con un enfado monumental, Stoner esperó a pie de pista a que Rossi volviera a pasar por ese punto y le aplaudió con rabia. Cuando el italiano fue a disculparse al box del australiano, seguido por las cámaras, éste le espetó la célebre frase: “Tu ambición es más grande que tu talento”.