Las claves del mal momento del Girona de Míchel Sánchez

Los catalanes sufrieron la tercera derrota consecutiva al caer ante el Málaga por 2-0 en La Rosaleda

El conjunto de Míchel apenas ha logrado un punto de los últimos 12, y ninguno de los últimos 9

EFE

El Girona sufrió este domingo la tercera derrota consecutiva al caer ante el Málaga por un merecido y doloroso 2-0 en La Rosaleda, alimentando las dudas y los nervios alrededor de un proyecto que, según el propio Míchel Sánchez, tiene como objetivo el ascenso.

1) En descenso por primera vez desde 2014

El equipo inició la temporada con un ilusionante triunfo contra el Amorebieta (2-0), pero ha entrado en una dinámica regresiva de resultados y apenas ha logrado un punto de los últimos 12, y ninguno de los últimos 9.

Ante la Ponferradina (2-1) y el Sporting (1-2) el cuadro catalán hizo méritos para puntuar, pero en Málaga dio un paso atrás al firmar su peor encuentro del curso y encadenó tres derrotas por primera vez desde el curso 18-19, el del regreso a Segunda, con Eusebio Sacristán en el banquillo.

El Girona, el peor equipo de la liga en el global de las últimas cuatro jornadas, es ahora 18o, a la espera de lo que haga el Lugo contra el Huesca, y se encuentra a ocho puntos del segundo, la Ponferradina, y a cuatro de la promoción de ascenso. El Girona no pisaba plazas de descenso desde finales de la temporada 13-14.

2) Demasiado débil en defensa

Una de las grandes losas del equipo en este inicio liguero está siendo su debilidad en defensa. Empezó con dos porterías a cero, pero en los últimos tres encuentros ha encajado hasta seis goles, dos por partido. Solo el Mirandés supera los goles encajados por el Girona en los últimos tres duelos, con siete.

El regreso del ya recuperado Santi Bueno debe subir el nivel y la competencia de la zaga del Girona, al que le cuesta mucho hacer gol y muy poco recibirlos.

3) Sin contundencia en ataque

La falta de contundencia también es un problema en el área rival, ya que al Girona está sufriendo mucho para tener tener ocasiones y más para materializarlas. El equipo se encalla en la mediapunta, a la espera de acabar de entender los conceptos asociativos de Míchel y descubrir si se siente más cómodo con el 4-3-3 o con el 4-2-3-1.

El Girona solo ha celebrado dos goles en los últimos cuatro minutos, y no encuentra el camino hacia sus delanteros. En La Rosaleda, además, tuvo la baja de Cristhian Stuani, aunque el atacante uruguayo también se está mostrando lejos de su nivel.

4) Demasiados jugadores demasiado lejos de su máximo nivel

Para recuperar el pulso y empezar a carburar, Míchel, que en La Rosaleda fue expulsado por protestar, deberá trabajar para que jugadores como Juanpe, Bernardo Espinosa, Jairo Izquierdo, Samu Sáiz o el propio Stuani recuperen su máximo nivel y para que los jugadores como Pol Lozano, Aleix García, Álex Baena o Borja García se adapten a su sistema.

Pese a que la plantilla parece corta y faltada de algunos perfiles clave, el técnico se muestra satisfecho con su equipo y convencido de que acabará peleando por "grandes cosas". Para conseguirlo, el equipo deberá regresar cuanto antes a la senda del triunfo. El siguiente rival será un Valladolid que también necesita ganar, tras perder sus dos últimos partidos.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil