Sport

Sport.es Menú

Otros jugadores que sufrieron un bajón como André Gomes

No es común que los futbolistas exterioricen sus inseguridades y problemas personales

Una crisis psicológica puede llegar a ser más grave que una lesión física si no recibe una atención adecuada

Ernesto Valverde defendió a André Gomes en la rueda de prensa previa al partido de Champions. El técnico azulgrana reconoció que todos han vivido un momento de inseguridad a lo largo de su carrera | EFE

Las recientes confesiones de André Gomes sobre su crisis deportiva, sobre todo a nivel mental y personal, han evidenciado una situación problemática que sufren muchos futbolistas y en muchas ocasiones no recibe la misma consideración que las lesiones u otros problemas directamente relacionados con el juego. El factor mental puede llegar a ser mucho más influyente de lo que creemos a veces, limitando el potencial y cualidades técnicas de los jugadores, convirtiéndose incluso en esclavos de su propia exigencia y responsabilidad.

Roger Mitats

Los deportistas suelen ser muy poco propensos a exteriorizar ese problema. André Gomés es el caso más reciente, pero ya ha habido otros futbolistas que han mostrado públicamente sus inseguridades y problemas a nivel psicológico, sea de forma voluntaria o involuntaria.

Kiko Femenía

El defensa Kiko Femenía sufrió en pleno partido un ataque de ansiedad tras errar en tres acciones en su debut con el Hércules y recibir tanto la presión del entrenador como del público. Su compañero Rufete le pudo tranquilizar, pero es un claro signo de que los jugadores de fútbol pueden salir al campo previamente condicionados por muchos más factores que el físico o estrictamente futbolístico. 

Bojan Krkic

Poco antes de disputar un partido con la selección, Bojan Krkic confesó que hasta llegó a marearse y se quedó completamente bloqueado en el vestuario

"La presión se me vino encima. Uno cree que lo tiene todo controlado, pero no es así. Jugábamos en Málaga ante Francia. El día del partido, cuando llegamos al estadio y todo parecía que iba bien, salimos a ver el campo y cuando entré en el vestuario me senté y me subió el mareo cada vez más. A mi lado tenía a Iniesta. 'Andrés, tío, que me estoy mareando, me estoy mareando'. Recuerdo que estábamos en una esquina del vestuario y para llegar a la zona de camillas tenía que pasar por delante de todos. No me atrevía ni a levantarme".

Incluso tuvo que renunciar a la Eurocopa de 2008 por el miedo a que le volviera a suceder un episodio parecido delante de sus compañeros:

"Tengo miedo de ir a la selección y que en el viaje o en algún momento con mucha gente me pase algo. No me veo con fuerzas para afrontar esta situación", le explicó al seleccionador Luis Aragonés. "Estaba muy mal, al límite. No sabes lo que es estar mareado 24 horas día tras día durante cinco meses. No me levantaba un día que estuviera bien".

Víctor Valdés

El exportero barcelonista, Víctor Valdés, ha hablado en más de una ocasión sobre el lado más personal e interior del mundo del fútbol. En su caso incluso llegó a apartarse del fútbol por la presión de la exigencia tanto propia como externa, y aseguró que si volviese a nacer no sería de nuevo futbolista:

"La gente seguramente esperaba mucho más de alguien como yo. Me aparté y me fui. La gente te deja solo y el fútbol te puede llegar a hacer sentir que eres un lisiado".

Andrés Iniesta

El Manchego tambien sufrió un episodio complicado, aunque no por motivos estrictamente propios. Llegó a padecer depresión por la muerte de su gran amigo Dani Jarque. El blaugrana confesó en su libro autobiográfico que no sabía que le pasaba ni qué hacer, agraviando aún más su crisis:

"Nada produce mayor congoja que no saber las cosas que te pasan. La bola se va haciendo cada vez más grande. De repente, uno empieza a encontrarse mal. No sabe por qué, pero un día está mal. Y al siguientetambién. Y así, día tras día, no mejoras. El problema es que no sabes lo que realmente está pasándote. Me hacen un montón de pruebas. Todas salen perfectas. Pero mi cuerpo y mi mente se desencuentran, se alejan".

Jesús Navas

El centrocampista andaluz llegó a padecer una crisis de ansiedad que le obligó a abandonar una concentración de la selección sub 21 en el Mundual de 2005. También sufrió otra durante una pretemporada en el Sevilla. El futbolista confesó que su timidez, tener las personas queridas lejos y el agobio de ser conocido le llevaron a no sentirse cómodo en el campo. 

Incluso sufrió tiempo después, no sólo por estos episodios, sino por el recuerdo amargo que le quedó: "Lo que le pasa a Jesús es que tiene miedo a una nueva recaída", explicó su hermano, Marcos Navas.

Fabio Coentrao

El portugués ha contado hace pocos días en Marca que durante su etapa en el Real Madrid se sentía como el patito feo: “Muchas veces me preguntaba que qué pasaba conmigo, si se me había olvidado jugar. Cuando regresaba a la selección era el momento para mí en el que me decía: mira, todavía soy buen futbolista”.

Jonathan Woodgate

El futbolista inglés confesó que no jugar ningún partido en su primera temporada en el Real Madrid "le mataba". Se preguntaba cada día cuando tendría su oportunidad, ya que consideraba que trabajaba muy duro:

"Todo venía de la espalda, porque tenía un segmento inestable (señala una holgura con sus dos puños). La espalda, en realidad, no me dolía nada. No notaba nada. Era más como un dolor en el nervio de la pierna y luego… ¡Boom!", explicó en una entrevista concedida al diario AS.

Petr Mertesacker

El defensa del Arsenal ha confesado recientemente a Der Spiegel que en muchas ocasiones ha sufrido vomitos o diarrea antes de los partidos, seguramente provocados por el peso de las expectativas que tiene la gente sobre él: "Una vez tragué tan fuerte la bilis que los ojos me lloraban".

"Somos unos privilegiados, pero hay un punto en el que todo se convierte en una carga. Ahora mismo es demasiada presión, prefiero estar en el banquillo e incluso en la grada", ha confesado el alemán, que se retirará cuando finalice esta temporada. Debido a esto, incluso llegó a alegrarse cuando Alemania fue eliminada del Mundial de 2006

La realidad es que muchos más futbolistas padecen este tipo de problemas, pero no es común que los exterioricen. Además, en muchas ocasiones no reciben la atención profesional necesaria ni el propio jugador puede dar el paso para pedirla. Es por eso que es importante la comprensión del entorno social en situaciones como la que sufre actualmente André Gomes. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil