El gol de la Masia

La alegría por el gol reflejada en los jugadores del cadete A del Barça
La alegría por el gol reflejada en los jugadores del cadete A del Barça | fcbarcelona.cat

En la Masía, los números del dorsal de la camiseta marcan la posición y el rol en el campo. De la misma manera que el 1 es el portero, el 2 el lateral derecho y el 5 el lateral izquierdo, el delantero centro lleva el 9 a la espalda. En el fútbol base, los últimos años lo han llevado Dongou, Rafinha y Munir. También otros que dejaron el club como Mauro Icardi o Tony Sanabria. Más allá del dorsal de la camiseta, en la Ciutat Esportiva encontramos muchos delanteros y de perfil muy variado.

Sita Aguilera

Si algo ha acusado el Juvenil A esta temporada es, sobre todo, la falta de gol y la ausencia de un 9 puro. El principal responsable de cumplir con las funciones de delantero es Isaac Padilla, aunque el ex de la Damm es más extremo que punta y se mueve mucho mejor en la banda. El máximo goleador del equipo es Aitor Cantalapiedra, con 10 dianas, que aunque es extremo también puede actuar como mediapunta si el partido lo exige, con un rol parecido al de Munir cuando jugaba en el juvenil. Sus principales virtudes son la velocidad en carrera y en el gesto y un golpeo excelente con la zurda.

En el Juvenil B, el 9 titular y el pichichi del equipo (12 goles en 15 partidos como titular) es Marc Río, que volvió al club el pasado verano tras pasar una temporada cedido en el Cornellà. Es un delantero técnico y muy trabajador. También tiene altura, aunque el remate de cabeza no es su especialidad. Destaca por su inteligencia en colocación, lo que le permite encontrar fácilmente ocasiones de gol.

En el Cadete A tenemos a Abel Ruiz, aunque prácticamente ya ha dado el salto al Juvenil B. Más allá de sus cifras goleadoras (con 15 dianas es el pichichi del equipo y de la categoría) es muy inteligente tácticamente y se mueve bien tanto de cara como de espaldas a la portería. Además, combina rápido con sus compañeros y nunca juega a más de un toque. En él encontramos a uno de los 9 más prometedores del fútbol base y seguramente al delantero que mejor entiende el juego en su conjunto.

Aunque no es delantero centro, también es destacable el papel de Riqui Puig como posible falso 9. Aunque la altura no le acompañe, el estar físicamente por debajo del resto añade un plus a su velocidad de ejecución en los espacios reducidos. Más asistente que goleador.

En el Cadete B es especialmente reseñable la aparición de Dzhoshkun Temenuzhkov o simplemente “Kun”, como le llaman sus compañeros. Es un 9 búlgaro fichado este verano del Bordeta Lleida y al que no le ha costado demasiado adaptarse al Barça. Pese a que aún debe ganar protagonismo en el juego asociativo y mejorar posicionalmente, es muy ambicioso y ha sabido hacerse un hueco. Algo que explica que sea el máximo goleador de la categoría a pesar de haber estado lesionado (sus cifras son de casi 0,9 goles por partido). Destaca su potencia en carrera y ejecución y su excelente remate con ambas piernas.

Con él se ha repartido minutos Albert Portas, que aunque es un perfil menos finalizador, ha marcado 8 goles esta temporada. Los extremos Sergio Gómez y Pau Martínez (quien también se maneja bien como delantero centro) son los otros dos goleadores con 13 y 11 tantos respectivamente.

En el Infantil A, el más especial es Ansumane Fati, aunque se ha pasado buena parte de la temporada fuera de los terrenos de juego por prohibición de la RFEF. Aún así ha marcado 9 goles en los 8 partidos que ha podido disputar. Ansu no es un 9 puro, sino que se maneja mejor como falso 9, alejándose de la portería y sacando a los centrales de sus posiciones para abrir huecos a sus espaldas. Aunque es un jugador muy completo, entre sus virtudes sobresalen la facilidad para el control, los desmarques inesperados y una zancada amplísima.

Otro de los delanteros que se ha perdido partidos esta temporada (por lesión, en este caso) es Nils Mortimer. El andaluz volvió en enero a los terrenos de juego y ha demostrado estar a un altísimo nivel, aportando al equipo más profundidad de la que tenía.  Nils es un 9 impecable en la definición, que además se sacrifica defensivamente y cae bien a banda. En el último partido jugaron tanto él como Ansu, que ocupó la posición de media punta.

Cuando Ansu y Nils eran baja, también ocupó la posición Miguelete (otro de los delanteros del equipo y posiblemente el que mejor se desenvuelve sin balón), aunque la titularidad en la mayor parte de los partidos fue para Pablo Moreno, que vive a caballo entre el Infantil A y el B. Con los mayores ha marcado 14 goles en 13 partidos disputados y con su generación 13 en 10, siendo pichichi en ambos grupos. Pablo es uno de los 9 con más proyección de toda la cantera. Es muy potente y resolutivo, y cuenta con un disparo impecable y con un gran catálogo de gestos técnicos.

En el Infantil B también está Gerard Fernández, más conocido como “Peque”. Uno de los fichajes más acertados de este verano, que destaca por ser un delantero muy móvil y combinativo, al cual le gusta mucho bajar a recibir. Tiene también una gran arrancada, al igual que Antoniu Roca, otro de los delanteros de la generación, que es rapidísimo tanto con balón como sin él.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil