El Flamengo salva el match-ball del Inter y se pone líder del Brasileirao

El rubronegro entra en la última jornada siendo líder por primera vez y si gana al Sao Paulo será campeón

El Inter perdió la posibilidad de mantener el liderato cuando se quedó con 10 por una expulsión muy rigurosa

Gabigol celebra el gol que sitúa al Flamengo como líder
Gabigol celebra el gol que sitúa al Flamengo como líder | EFE

Era una final entre los dos primeros. Ganó el Flamengo (2-1), que le arrebató al Internacional el liderato, y ahora lo tiene todo a su favor para retener el titulo del Brasileirao. Para ello, tiene que ganar al Sao Paulo (o hacer el mismo resultado que el Colorado ante el Corinthians), en la última jornada que se disputará la madrugada del jueves al viernes.

FLA

2-1

INT

Flamengo

Hugo Souza; Isla (Pedro, 52’), Rodrigo Caio (Natan, 57’), Gustavo Henrique, Filipe Luis; Diego (Joao Gomes, 57'), Gerson, Arrascaeta, Everton Ribeiro; Bruno Henrique y Gabigol (Joao Lucas, 65')

Internacional

Marcelo Lomba, Rodinei, Lucas Ribeiro, Zé Gabriel, Moisés; Rodrigo Dourado (Johnny, 81’), Edenilson, Patrick (Mauricio, 81'), Praxedes (Heitor, 52'); Caio Vidal (Thiago Galhardo, 67') y Yuri Alberto (Peglow, 81')

Goles

0-1, Edenilson (p) (11'); 1-1, Arrascaeta (28'); 2-1, Gabigol (62')

Árbitro

Raphael Klaus (Sao Paulo). T.A. Diego (50'), Joao Gomes (73') , Natan (89'). T.R. Rodinei (49')

Incidencias

Partido jugado a puerta cerrada en el estadio de Maracaná (Río de Janeiro) por las consecuencias sanitarias del Covid-19. Antes del encuentro hubo aglomeración en las inmediaciones del estadio de aficionados flamenguistas que fueron dispersados por la Policía Militar.

El rubronegro, que no había sido líder en toda la competición, alcanza la cumbre en el momento más decisivo. Ahora es, indiscutiblemente, el gran favorito. Tiene 71 puntos por 69 del Inter.

Mientras, el equipo de Abel Braga sale derrotado de Maracaná con la sensación que sufrió un atraco arbitral, que le puede separar de un título que no consigue hace 41 años.

La expulsión de Rodinei, en el minuto 49, por un pisotón con el balón en juego decantó definitivamente la balanza. Con 10, jugando en el verano austral con una temperatura de 30 grados, los gauchos no pudieron frenar a un equipo hecho para atacar.

Un gran partido con 11 contra 11

Flamengo e Internacional salieron con el respeto que se merece un partido decisivo con esta trascendencia. El tanteo inicial se acabó de golpe, cuando Gustavo Henrique, mal posicionado, agarró a Yuri Alberto para evitar que llegase a un centro del lateral Moisés. Un penalti bobo y de libro. Edenilson lo ejecutó con maestría. El Inter era campeón matemático antes del cuarto de hora.

El partido estaba para los intereses colorados, bien paramentados atrás y explotando la velocidad en las transiciones de Caio Vidal y Yuri Alberto. Al Flamengo no le quedaba otra que seguir atacando si no quería despedirse del campeonato en una situación táctica que exponía una vulnerabilidad atrás bien conocida.

Sin embargo, en la insistencia, el rubronegro encontró el premio del empate. El excolchonero Filipe Luis, que estaba sufriendo muchísimo para frenar a Yuri Alberto, interceptó arriba un balón que sirvió a Bruno Henrique, uno de los futbolistas del Brasileirao con mejor desequilibrio. Se merendó a su antiguo compañero Rodinei, llegó a la línea de fondo y centró atrás para que Arrascaeta rematase, de primera, con un lanzamiento cruzado imparable que tocó primero el palo antes de entrar.

El equipo de Abel Braga entró en cortocircuito y quedó a merced de los ataques locales. Supo gestionar la agonía y se sacó la presión en la recta final de la primera mitad, cuando volvió a dar un susto tremendo. Rodinei se incorporó al ataque y finalizó con un derechazo que tocó a Gustavo Henrique y explotó en el palo de la portería de Hugo.

El mensaje era diáfano, por mucho que el Flamengo ganase en posesión, el Inter se sentía fuerte física y mentalmente para lanzarse al ataque y crear peligro real. Fue muy buen primer tiempo.

Una expulsión polémica

En un choque de tensión pero de nobleza, la primera amonestación fue una roja directa. La que vio Rodinei, por un pisotón a Filipe Luis (min 49), que podría haber sido amarilla y ya está. El Inter se quedaba con diez para intentar aguantar casi toda la segunda mitad. La decisión arbitral es muy discutible.

Rogerio Ceni olió la sangre sacó al lateral Isla para meter al goleador Pedro. Por su parte, Abel Braga tuvo que sacrificar al talentoso Praxedes para recomponer una zaga en cuadro, con dos centrales que nunca jugaron juntos en el Brasileirao. Nacía otro partido.

El Flamengo se lanzó a por el triunfo y supo explotar una acción en que la defensa colorada iba a contrapié. Arrascaeta infiltró un balón en profundidad y Gabigol aprovechó la falta de compenetración de los centrales para ganarles la posición y marcar el 2-1. Acto seguido el delantero se resintió de sus problemas musculares y abandono el terreno de juego habiendo colocado a su equipo líder.  

El partido entró en un manojo de nervios. El Flamengo supo administrar la situación desde la superioridad ante la desesperación colorada que veía como se le escapaba el Brasileirao. Costará mucho de digerir en el Inter que la única tarjeta que vieron sus jugadores en 90 minutos fue una roja.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil