El Manchester United conquista la Europa League

Derrotó al Ajax en una final en la que puso de manifiesto su mayor experiencia

El equipo holandés dominó el juego... Pero la mala fortuna e inocencia le condenó

El Manchester United ganó la Europa League... Y jugará la próxima Champions
El Manchester United ganó la Europa League... Y jugará la próxima Champions | afp

Jordi Blanco

El Manchester United no dio lugar a la sorpresa. Los diablos rojos sucedieron al Sevilla como campeones de la Europa League tras imponerse por 0-2 a un Ajax muy cándido, sorprendido de entrada por la presión del rival y al que le costó horrores hacerse ver en el césped. Tanto que acabó pagando la novatada.

FICHA TÉCNICA

Europa League

AJA

0-2

MUT

Ajax

Onana, Veltman, Davinson Sánchez, De Ligt, Riedewald (De Joong 82'), Schoene (Van de Beek 70'), Ziyech, Klaassen, Younes, Traore y Dolberg (David Neres 62').

Manchester United

Romero, Antonio Valencia, Smalling, Blind, Darmian, Herrera, Fellaini, Pogba, Mata (Rooney 90'), Mkhitaryan (Lingard 74') y Rashford (Martial 84').

Goles

0-1 M. 18 Pogba. 0-2 M. 48 Mkhitaryan.

Árbitro

Damir Skomina (Eslovenia). Amonestó a Mkhitaryan, Fellaini, Veltman, Younes, Riedewald y Mata.

Campo

Friends Arena.

Le masacró el United con lo mínimo. Una salida monumental en la primera mitad ahogando al rival hasta que le dio el primer golpe, afortunado, a los 18 minutos y una puntilla apenas comenzar la segunda mitad, al aprovechar la inocencia de la defensa Mkhitaryan. El fútbol lo puso el Ajax, los golpes y el título fueron para el Manchester United.

Mourinho sorprendió de entrada, planteando una presión asfixiante a la salida de balón del Ajax que se le atragantó Bosz puso de los nervios a su joven equipo, al que le costó hasta cinco minutos descubrir, al menos verle, a Romero en la meta del ManU.

Ansioso como si se acabase el mundo, el equipo inglés enloqueció a los jovenzuelos de Amstedam, incapaces de encontrar a Klaassen fallones en la salida de balón, que pretendían llevar a cabo bajo su credo futbolístico para estrellarse ante un búfalo. Así... Hasta que llegó el gol.

Traore, al cuarto de hora, había avisado que ahí estaban, a pesar de todo, para recibir un bofetón a los 18 minutos, en una pérdida junto a su área por la presión rival que acabó con Fellaini asistiendo a Pogba en la frontal del área  para que el francés disparase a puerta... Y el pie de Davinson Sánchez desviase fatalmente la pelota despistando a Onana y provocando el 0-1.

Pogba anotó el 0-1 en un remate rebotado y que despistó a Onana

El gol dolió en el alma al Ajax. El plan le había resultado magnífico a Mou, que ordenó a los suyos restrasar las líneas, mantener la presión pero diez metros más atrás y dejando que el equipo holandés diese rienda suelta a su afición por el ataque.

Debió imaginar el entrenador portugués que a la contra, a toda velocidadsentenciaría la final ante cualquier despiste o error rivalOnana evitó el 0-2 rechazando el obús con que Antonio Valencia cerró una carrera supersónica pero para entonces el triste Ajax ya se había rebelado contra su desgracia.

Quiso el equipo holandés imponerse y así, renacidollegó al descansoincrédulo de lo que le esperaba poco después. Apenas comenzar la segunda mitad Smalling tocó con la cabeza un balón colgado desde el corner y esperando a rechazarlo Riedewald apareció Mkhitaryan para rematar de forma acrobática y sorprendente.

Castigo excesivo por lo visto en el terreno de juego, el Manchester United hizo buena la máxima de Mourinho respecto a los merecimientos y las realidades. Las finales no se juegan, se ganan y el Ajax, un equipo cuya media de edad es insultantemente joven, probablemente no aprendió esa regla todavía.

Siguió a la suya el equipo de Bosz, sin darse por aludido por la utopía que ya le suponía remontar ese marcador y más aún ante la seriedad de un rival que le daba algunos sustos a la contra pero se mantenía con una defensa firme y más poblada a cada minuto que pasaba.

El Ajax nunca bajó la cabeza pero apenas puso en problemas a Romero

Ni desfalleció ni se hundió en la depresión el Ajax. Probablemente dio la impresión de ser un equipo demasiado inexperto para aspirar a tan altas cotas pero, también, demostró que está en buen camino, a no ser que el talonario de los poderosos rompa su crecimiento colectivo, para codearse entre los grandes... Aunque sea un peldaño por debajo.

Hace 25 años, bajo la batuta de Van Gaal, el Ajax conquistó contra la lógica la Copa de la UEFA frente al millonario, entonces, Torino. Al cabo de poco tiempo ese equipo reinó y enamoró en Europa en lo que fue su última era dorada.

Ahora el fútbol es demasiado distinto. Tanto que, ya se entiende, el músculo financiero, muchas veces marca la diferencia. Por pequeña o injusta que se contemple.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil