La indigna estadística que condena al Espanyol

La dolorosa derrota contra el Racing en el Sardinero ha encendido todas las alarmas de un equipo que sigue sin levantar cabeza

El Espanyol está acusando su falta de acierto a domicilio, donde acumula unos números indignos de querer luchar por el ascenso

La APMAE pide explicaciones a los responsables del Espanyol

La indigna estadística que condena al Espanyol

La indigna estadística que condena al Espanyol / Valentí Enrich

El RCD Espanyol volvió a sucumbir nuevamente en su camino hacia el ascenso. La dolorosa derrota contra el Racing en El Sardinaro deja al equipo sin excusas posibles y agrava una indigna estadística que debe solucionar cuanto antes si se quiere conseguir el objetivo prioritario esta temporada.

El encuentro contra el Racing estaba marcado en rojo en el calendario como la oportunidad perfecta para romper la maldición de los blanquiazules fuera de casa. El equipo espanyolista, que no conoce la victoria lejos del Stage Front desde el pasado 5 de octubre contra el Cartagena (0-2), agravó su interminable travesía en el desierto a domicilio tras sucumbir en El Sardinero este sábado.

La victoria agónica contra el Levante sobre la bocina no sirvió para espolear a un equipo que se volvió a mostrar sin alma durante todo el encuentro. Las sensaciones son preocupantes, aunque de momento parece que la dirección del club perico sigue apostando por Luis Miguel Ramis a los mandos del proyecto. Sin opciones en la recámara, parece que el técnico tarraconense seguirá a los mandos a no ser que la situación se torne insostenible.

El balance como visitante del Espanyol es desolador. El equipo acumula 3 victorias, 4 empates y 6 derrotas en los trece partidos que ha disputado a domicilio esta temporada. Con Ramis en los banquillos, los pericos aún no conocen el sabor de una victoria fuera de casa, una estadística indigna para un equipo cuyo objetivo prioritario es conseguir el ascenso directo a primera división.

Este próximo sábado tendrá una oportunidad de redimirse contre el Mirandés delante de un Stage Front que estará más impaciente que nunca. El equipo debe reaccionar cuanto antes, mejor.

1700