El Espanyol esboza la hoja de ruta del mercado

El club pretender apuntalar cada una de las líneas del once titular

Se mantendrá el bloque del ascenso y no se descarta alguna salida sonada

Rufete, director deportivo del Espanyol
Rufete, director deportivo del Espanyol | EFE

Digerida ya la euforia del ascenso. Con el título liguero en las vitrinas y la consecución de los trofeos Zamora y Pichichi, el Espanyol tiene por delante un verano, aparentemente, sosegado. La confección de la plantilla que paseará el centenario escudo perico por los campos de Primera es ahora el principal quebradero de cabeza de Rufete y sus allegados. El director deportivo trabaja codo con codo con Vicente Moreno para apuntalar un grupo que necesita algunos retoques en determinadas posiciones para ser competitivo en la élite. 

En el club quedaron escaldados con la planificación estival de 2019. Las malas decisiones obligaron a una inversión potente en invierno -Cabrera, De Tomás y Embarba-, aunque insuficiente para evitar el descenso a Segunda. El proyecto, sin embargo, se edifica ahora en cimientos sólidos, y tiene un futuro a medio plazo esperanzador capitaneado por Moreno. El técnico ha demostrado carácter y tablas en una de las campañas más complicadas de la historia del espanyolismo. 

El objetivo tanto de Rufete como del entrenador valenciano es firmar talento y experiencia al mejor precio posible, sin cerrar las puertas al orgullo de la afición: la cantera blanquiazul. La hoja de ruta, hasta ahora un esbozo, empieza a definir sus líneas maestras. Las incorporaciones llegarán en cada una de las líneas y así dotar de una mayor profundidad al equipo para afrontar la exigente Primera. Un central con perfil izquierdo, un centrocampista y un delantero con pólvora. Esos serían, a grandes rasgos, los puestos a apuntalar. 

Los primeros nombres ya han saltado a la palestra, pese a que todavía no hay nada cerrado. Andrea Ranocchia -zaguero-, Manu Morlanes -mediocampista- y Federico Bonazzoli - atacante- han sido vinculados en los últimos días con la disciplina perica. El primero acaba contrato con el Inter, los dos últimos llegarían en calidad de cedidos desde Villarreal y Sampdoria, respectivamente. Tres refuerzos a coste cero. 

¿Salidas?

La remodelación de la plantilla estará supeditada a las hipotéticas ventas. La intención de la dirección deportiva es mantener la columna vertebral del ascenso, aunque no se cierra en banda a escuchar proposiciones por algunos futbolistas. La revalorización del plantel y, especialmente, de algunos jugadores podría aliviar la situación económica del club. A Javi Puado y Adrián Embarba no les faltarán novias. Al internacional sub-21 le resta una temporada de contrato y todavía no ha pactado su renovación. De no alcanzar un acuerdo, podría buscarse un traspaso. En el caso del madrileño, muchos son los secretarios técnicos de la Premier League que lo tienen en su agenda. West Ham, Wolverhampton, Norwich y Watford no lo pierden de vista. 

La inyección financiera sería importante, pero la marcha de dos piezas tan importantes complicaría el trabajo de la dirección deportiva para buscar sustitutos. El bazar veraniego calienta ya motores.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil