Un Barça con dos caras sucumbe en el Bernabéu y pierde el liderato

Los de Setién fueron superiores en la primera mitad pero no aprovecharon sus ocasiones

En la segunda, el Madrid se creció y arrasó a un Barça desaparecido gracias a los tantos de Vinicius y Mariano

El Real Madrid fue el que salió victorioso del clásico. Los de Zidane se llevaron los tres puntos y el liderato de LaLiga Santander gracias a los tantos de Vinicius y Mariano. El Barcelona fue muy superior en la primera parte pero sucumbió en la segunda y se vio empequeñecido por un Madrid que jugó muy bien sus cartas y anuló a un Messi al que le faltaron aliados en ataque. 

FICHA TÉCNICA

Liga Santander

Real Madrid

2-0

FC Barcelona

Real Madrid

Courtois; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos, Valverde (Lucas 85'), Isco (Modric 78'), Vinicius y Benzema (Mariano 90')

FC Barcelona

Ter Stegen; Semedo, Piqué, Umtiti, Jordi Alba; Busquets, De Jong, Arthur (Rakitic 80'), Arturo Vidal (Braithwaite 69'); Griezmann (Ansu Fati 80') y Messi

Goles

1-0, Vinicius min 71. 2-0 Mariano min 90.

Árbitro

Mateu Lahoz. Amonestó a Vinicius, Jordi Alba, Carvajal, Leo Messi.

Incidencias

Partido correspondiente a la jornada 26 de LaLiga Santander disputado en el Santiago Bernabéu

Clásico impredecible el que se antojaba en el Santiago Bernabéu. Había muchos alicientes. El liderato. El estreno de Setién. El regreso de Messi a su segunda casa. La titularidad de Vinicius. La posible aparición de Braithwaite. Y la de Ansu Fati. Pero, sobre todo, la oportunidad de reinvindicarse y dar un golpe encima de la mesa ante su eterno rival. Con esa intención saltaron ambos equipos al Santiago Bernabéu. Precavidos, eso sí, en el inicio. Setién apostaba por un recuperado Jordi Alba y confiaba, otra vez, en Arturo Vidal. 4-4-2 de manual. De Jong, en la izquierda. Por su parte, Zidane sorprendía con la presencia de Marcelo y daba todo el protagonismo en ataque al joven Vinicius Junior. Modric, al banco.

En la primera parte hubo de todo. Bueno, corregimos, de todo no. Faltó lo más importante. El gol. Y no fue porque no hubiera ocasiones. Los de Quique Setién tuvieron hasta tres oportunidades clarísimas para perforar la red de un acertado Courtois, que detuvo dos uno para uno cuando los azulgranas ya cantaban el gol. Un Arthur muy inspirado tuvo la más clara cuando, sin darse cuenta, se había plantado delante del guardameta belga. Su disparo terminó en saque de esquina. Recital el del brasileño en la primera parte. Quizá sus mejores minutos de azulgrana. Aportó personalidad, pausa y verticalidad al conjunto azulgrana. Master class de jugar al fútbol la que dio. Y claro, si juega bien Arthur, también lo hacen sus compañeros con protagonismo de un Busquets imperial. Merecía el gol el Barça. En el otro lado del campo, Vinicius se convertía en el gran héroe de la parroquia blanca. Capaz de lo mejor y de lo peor. De despertar ilusión a desesperación. El extremo brasileño fue un rodillo por la banda izquierda pero falló en lo más importante, la última toma de decisión. La buena actuación de Vinicius se unía a la de sus defensores, Semedo y Piqué. Muy bien los tres. Por si faltaba algún aliciente al clásico, el árbitro era Mateu Lahoz. Y claro, eso siempre es sinónimo de show. Y no decepcionó. Pronto amonestó a Vinicius, también a Jordi Alba y Carvajal por un rifi-rafe y luego protagonizó un careo con Umtiti. Se desesperaba el Bernabéu con su actuación. El Barça, a lo suyo, creciendo con el paso de los minutos y demostrando tener una idea de juego muy trabajada. Buena carta de presentación de Setién en el Bernabéu. Solo faltó el gol.

En la primera parte no apareció pero Ter Stegen siempre está. Y vaya si está. Sino que se lo pregunten a Isco. El guardameta alemán sacó una mano espectacular tras un lanzamiento del español. Brutal Ter Stegen. A mano cambiada. Hasta el Bernabéu aplaudió. Primer aviso tras el descanso. Pero no fue el único. Otra vez los mismos protagonistas. Remate de Isco, mano de Ter Stegen y Piqué que la sacaba en la línea de gol. Se crecía el Real Madrid, que tenía en Benzema otra ocasión clara. Se desesperaba Piqué, que pedía ayuda a gritos a Setién. Al entrenador azulgrana no le gustaba lo que estaba viendo. El Barça estaba desdibujado, con un Arturo Vidal muy impreciso y perdiendo numerosos balones. Lo detectó el técnico y metió a Braithwaite. Y pronto fue protagonista. En su primera aparición, desbordó por la banda derecha y sacó dos buenos centros. Sin embargo, el danés se vería en la fotografía del que fuera el primer gol del Real Madrid. Vinicius le cogía bien la espalda a Semedo tras una gran asistencia de Kroos, Braithwaite no llegaba a la ayuda y el disparo del brasileño se colaba en la portería de Ter Stegen previo toque de Gerard Piqué. Estallaba el Bernabéu con el gol de su joven estrella. El Barça necesitaba a Messi. Y no lo encontraba. El argentino estaba muy bien tapado por un Casemiro omnipresente. Y a falta de Messi, bueno es Gerard Piqué. El central, que azulgrana no le gana nadie, era de los pocos que creía y se lanzaba al ataque. Pero sin ayudas. Así, imposible. Parecía dos partidos paralelos. Arthur y Semedo que en la primera parte habían sido de los mejores, hacían aguas por todas partes. Ya a la desesperada, Setién metía a Ansu Fati y Rakitic. Con todo a por el empate. Pero ni así. No era el día del Barça, que vio como en el último minuto Mariano, que acababa de entrar, marcaba el segundo. No hubo tiempo para más. El Real Madrid es el nuevo líder de la Liga Santander. 

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil