Oportunidad de oro para Íñigo Martínez

El central de Ondarroa tan solo ha jugado un encuentro de inicio, el que el Barça empató en Mallorca (2-2)

Koundé está lesionado y tiene para un mes y Ronald Araujo se está pegando un tute tremendo con Uruguay y no se le espera hasta el próximo viernes

Iñigo Martínez habló con SPORT sobre su llegada al FC Barcelona

Blanca Sánchez

Sergi Capdevila

Sergi Capdevila

A Íñigo Martínez le está costando. Era consciente del central vasco de que la competencia sería feroz y que los minutos serían carísimos. Lo sabía desde el primer minuto en el que firmó. El de Ondarroa está trabajando a destajo para ganarse oportunidades y una muy buena le puede llegar tras el parón de selecciones.

El contexto en la retaguardia le es favorable. Cabe recalcar que Jules Koundé tiene un esguince de rodilla y se perderá las próximas 4-5 semanas. De esta forma, tan solo quedan 'sanos' el vasco, Araujo y Christensen. El charrúa y el danés serán la pareja de centrales titular en los próximos compromisos importantes si no hay otro contratiempo.

Eso sí, tanto Andreas como Ronald se encuentran con sus selecciones en esta ventana y regresarán a la disciplina azulgrana con una carga muy importante de partiudos. Y, en el caso del uruguayo, también de horas de vuelo y 'jet lag'.

DOS PARTIDOS COMPLETOS

Uruguay, que el otro día empató ante Colombia con un partidazo del de Rivera, vuelve a jugar la madrugada del miércoles. Partido de alto voltaje y máxima exigencia contra Brasil en Montevideo. Con Ronald, más que probablemente, repitiendo el partido entero.

Eso significa que al zaguero no se le esperaría para unirse a los entrenamientos con Xavi probablemente hasta el viernes. Podría llegar el jueves, aunque se antoja un poco justo. El Barça tiene partido el domingo en Montjuïc ante el Athletic.

Íñigo Martínez, con Abdón Prats en el Mallorca - Barça

Íñigo Martínez, con Abdón Prats en el Mallorca - Barça / Javi Ferrándiz

Ahí parece que Íñigo podría tener una oportunidad de salir de inicio por segunda vez desde que fichó por el Barça (la primera fue en Mallorca). Junto a un Christensen que, si no hay ningún contratiempo con Dinamarca, será un fijo de inicio.