La nariz de Lewandowski y la salvajada de Nacho

La doble vara de medir de la RFEF con las sanciones a Lewandowski y Nacho provocan indignación en el Barça

Al polaco le cayeron tres partidos por un gesto inocuo; al madridista le caen dos por una entrada violenta

Nacho: "No soy ni un asesino, ni un criminal"

Perform

Ivan San Antonio

Ivan San Antonio

El fútbol, sobre todo el español, es curioso: Robert Lewandowski podría perderse el Barça-Real Madrid del próximo 28 de octubre por una entrada salvaje que sufrió en el Oporto-Barça de Champions realizada por David Carmo. El colegiado, el inglés Anthony Taylor, ni siquiera señaló la falta. En cambio, sí podrá jugar el Clásico Nacho Fernández, que, a su vez, protagonizó una entrada muy similar, salvaje también, sobre Portu, del Girona. Le cayeron tres partidos de sanción, pero Apelación le ha retirado uno. Si tenemos en cuenta que a Robert ya le cayeron tres en Pamplona la pasada temporada por tocarse la nariz, el círculo acaba cerrándose de forma vergonzosa. Un escándalo se mire por donde se mire. Uno más.

La Cadena Cope avanzó a primera hora de la tarde de este lunes que el Comité de Apelación de la Federación Española de Fútbol había rebajado de tres a dos partidos la sanción a Nacho Fernández, capitán del Real Madrid, por su durísima entrada a Portu en la victoria del conjunto blanco ante el Girona que tuvo lugar el pasado 30 de septiembre en Montilivi. El defensa merengue, por consiguiente, podrá jugar el clásico del próximo 28 de octubre. Portu tuvo que abandonar el terreno de juego y, tras ser explorado por los servicios médicos, el parte anunció que Nacho le había provocado un "edema óseo y rotura de la aponeurosis glútea izquierda". Finalmente, la lesión no fue tan grave como se esperaba.

Xavi, con Lewandowski en Oporto

Xavi debe pasar sin Lewandowski los próximos partidos / Valentí Enrich

Pese a ello, se trata de una decisión que supone un agravio comparativo con precedentes como el de Lewandowski la pasada temporada en El Sadar ante Osasuna. El polaco, que había visto amarilla por una acción previa, vio la segunda por otro lance. Resultados, una roja que el jugador asumió y, cuando salía del terreno de juego, se tocó la nariz en señal de altivez por parte del colegiado. Aquello le costó un partido de sanción por la roja y dos más por las supuestas protestas airadas. El Barça recurrió, no solo a Apelación, sino también al TAD, pero no pasó nada. Se mantuvo la sanción. Nadie le dio la razón. Son varas de medir absolutamente opuestas: tocarse la nariz, tres partidos; agredir a un rival, dos partidos.

Nacho fue expulsado con roja directa por clavarle los tacos en el gemelo al futbolista del Girona con el partido languideciendo y resuelto para los blancos. El jugador tuvo que disculparse por su acción. Competición le sancionó con tres partidos, pero el Real Madrid consideró que no había para tanto y que debía acudir a Apelación. Estaba en su derecho. Lo sorprendente es que Apelación le ha dado la razón y rebaja la sanción a dos partidos.

Alegaciones absurdas

El club, en sus alegaciones, aseguraba que no fue para tanto, que Portu estuvo disponible a los pocos días, a lo que la RFEF añade que "el Real Madrid interpreta que no habiéndose producido lesión alguna al jugador que le impidiera ser convocado para el siguiente partido, sólo siete días después, la expulsión de Nacho debe conllevar una sanción de un partido”, reconoce la RFEF, que considera parcialmente la demanda y, en lugar de dejarlo en tres partidos, lo hace en dos, uno más de los que pedía el Real Madrid. En definitiva, le quitan un partido porque Portu no tuvo que perderse varios encuentros lesionado. Es de suponer que Gil Manzano tuvo problemas serios para dormir tras tocarse Lewandowski la nariz.