Griezmann no va al Atlético y el Barça busca salida en la Premier

El intercambio de Antoine Griezmann por Saúl Ñíguez u otro jugador colchonero queda sin acuerdo y parece que no volverá a reactivarse

El club blaugrana necesita ahora que el delantero se rebaje la ficha y ya se le busca equipo en la Premier

Antoine Griezmann abrió la lata ante el Athletic en la final y lo celebró por todo lo alto con un bailecito marca de la casa | RFEF

El regreso de Antoinne Griezmann al Atlético de Madrid parece que quedará en nada. El Barça y el club colchonero han decidido romper las negociaciones para realizar un intercambio entre el delantero blaugrana y Saúl Ñíguez u otros jugadores de la primera plantilla rojiblanca ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo deportivo y económico. No cuadraban las cifras por ningún lado y el Barça le dejó claro al Atlético que no pensaba ceder como ya pasó el año pasado con la salida de Luis Suárez.

El Barça exigía otro jugador por Griezmann -se pidió a Joao Félix- o que el Atlético pagase 20 millones de euros, además de poner encima de la mesa al centrocampista. El entente era imposible y las dos partes han decidido no alargar más esta opción y el Bará seguirá trabajando para intentar colocar al francés, un futbolista que tiene mucho mercado.

El intercambio era una operación factible, pero el Atlético debía poner mucho dinero y no lo tiene. Primero, se negó a pagar los 20 millones que exigía el Barça y, segundo, no podía pagarle la ficha a Griezmann ni asumiendo una rebaja del salario del francés, que sí estaba dispuesto a hacerlo. Además, Saúl Ñíguez, con ofertas de la Premier, se negaba a cobrar un salario bajo en el club blaugrana. Los problemas se fueron hablando durante el fin de semana y las dos partes llegaron a la conclusión que lo mejor sería dejarlo estar porque el mercado va avanzando y se deben encontrar soluciones, sobre todo en el caso del Barça.

Griezmann ya había dejado claro que solo estaba dispuesto a plantearse su marcha del Barça si era para regresar al Atlético de Madrid. El jugador francés ya había hablado con Simeone y parecía que iba a ser una buena solución para los dos clubs y para los dos futbolistas. El director de fútbol del Barça, Mateu Alemany, ha negociado duro, pero los primeros contactos con Saúl fueron claves para echarse atrás. El Barça no iba a asumir otra ficha alta porque, precisamente, tiene un grave problema de límite salarial. Además, el perfil de centrocampista del colchonero no acaba de cuadrar con lo que se está buscando en el mercado.

A partir de ahora, Griezmann se convierte en un problema. El jugador se presenta hoy a la pretemporada del equipo sabiendo que su continuidad no está asegurada al cien por cien. Es cierto que el francés asume que su contrato sigue en vigor y no tiene ninguna intención de irse a ningún otro club y es posible que así lo haga pendiente de que se abra una última posibilidad con el Atlético a finales de mercado. En el Barça, pese a todo, se sigue trabajando con la mente puesta en la Premier. Hay opciones de que el Chelsea pueda acabar firmándole y el United también estaría interesado si las condiciones de la operación son buenas. La Juventus también está pendiente de su futuro. El club mantiene todas estas opciones vivas y habrá que ver si Griezmann aceptaría enrolarse a un proyecto de este estilo. Por ahora, parece que no, pero el Barça necesita sí o só ahorrarse su ficha. Es un auténtico problema a resolver.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil