Un experimento en defensa que hizo aguas

Yerry Mina no está todavía compenetrado y preocupa de cara al futuro

Vermaelen es de cristal y le persiguen las lesiones

Yerry Mina, retratado en los cinco goles recibidos | LALIGA

Encajar cinco goles en noventa minutos cuando solo se habían recibido 24 en 36 partidos anteriores lo dice todo del experimento defensivo de ayer. No habría que achacarle la culpa a Ernesto Valverde, que al fin y al cabo alineó un eje defensivo inédito en Liga una vez se ha alzado el título. Era la noche para que coincidieran Yerry Mina y Thomas Vermaelen, pero lo cierto es que fue un despropósito. Preocupante.

Entre Morales, Bardhi y Boateng, tres futbolistas que hace apenas unas semanas estaban sudando la tinta gorda para escapar del descenso, desarbolaron a una defensa azulgrana que desde el primer minuto sufrió lo que no está escrito.  

yerry mina, señalado

Si alguien quedó ayer señalado fue Yerry Mina. El colombiano mostró una lentitud exasperante fruto de una mala ubicación. Siempre llegó tarde, ya desde el 1-0, cuando Morales le ganó en la carrera. En su tercera titularidad, evidenció que le falta ritmo de juego y dejó abiertas muchas incógnitas de cara al futuro, pues necesita minutos y en el once titular del Barça, y más con actuaciones así, no las va a tener a corto plazo.

el 'enésimo' ko de vermaelen

Mina formó en el eje con Thomas Vermaelen, un futbolista más experimentado y sobrio, pero que es de cristal. Poco se le puede recriminar en el desastre defensivo, bastante tuvo con tapar los agujeros que dejaron sus compañeros, pues la culpa ayer no fue solo de los zagueros, sino del sistema defensivo en general.

Pero con el belga no hay manera. Y es una lástima, pues ya evidenció cuando se lesionó Umtiti en la primera vuelta que con continuidad es un futbolista muy interesante. A los 27 minutos, notó un pinchazo y rápido miró al banquillo. Sufrió en primer diagnóstico una lesión muscular en el bíceps femoral de la pierna derecha y el Mundial está en juego.

Mina, Vermaelen... tampoco fue el partido de Semedo. Le faltó ímpetu, cerrar su banda. Incluso Alba lo pasó mal y Piqué falló cuando entró. Para olvidar.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil