INFORME SPORT

INFORME SPORT

Examen en Europa

Desde el triplete de Luis Enrique, el Barça ha sido incapaz de competir contra los mejores clubes del continente: encadena ocho temporadas de constantes decepciones

En las 16 derrotas europeas sufridas desde el curso 2015/16, el conjunto culé ha celebrado seis goles... y ha encajado la friolera de 52 tantos, más de tres por partido

Los jugadores del FC Barcelona, después de la derrota contra el Inter en la fase de grupos de la Champions

Los jugadores del FC Barcelona, después de la derrota contra el Inter en la fase de grupos de la Champions / Valentí Enrich

Jordi Carné

Jordi Carné

Es incuestionable que el Barça ha recuperado la competitividad en España. El conjunto azulgrana levantó la Supercopa en Riad y es el líder destacado de la Liga. El proyecto de Xavi Hernández progresa adecuadamente, pero aún debe dar un paso más si desea consolidarse en el prestigioso lugar que nunca tendría que haber abandonado: contra el Manchester United, en una eliminatoria digna de la Champions pese a corresponder a un cruce de su ‘hermana pequeña’, la Europa League, los culés comprobarán en qué punto exacto se encuentran de la resurrección continental. Se avecinan curvas en el Spotify Camp Nou, el escenario del primer ‘round’ ante los ‘red devils’.

El Barça no puede recuperar la autoridad perdida de la noche a la mañana. Más de ocho años de constantes decepciones europeas requieren tiempo y, sobre todo, victorias de prestigio. Desde el triplete de Luis Enrique en la temporada 2014/15, el barcelonismo ha padecido abundantes debacles, cada cual más dolorosa. Las dos eliminaciones consecutivas en la fase de grupos de la Champions han ‘empujado’ al club catalán hacia lo más profundo del infierno. La caída ha alcanzado límites insospechados y difícilmente empeorables. Entre el mar de cifras negativas que se pueden encontrar ‘buceando’ entre las estadísticas, hay una que destapa todas las carencias azulgranas.

En las 16 derrotas continentales encajadas desde el curso 2015/16 –15 en Champions y una en Europa League–, el cuadro culé ha celebrado seis goles y ha recibido la friolera de 52 tantos. El balance no podría ser más preocupante, como también lo es el hecho de que, si nos centramos en la Liga de Campeones, las últimas siete victorias del Barça han sido frente al Dinamo de Kiev (4 triunfos), el Ferencváros y el Viktoria Plzen (2). Desde la llegada de Ernesto Valverde al banquillo del Camp Nou, el equipo blaugrana ha sido incapaz de competir contra los clubes más ‘grandes’. Los primeros síntomas de la catástrofe, sin embargo, llegaron cuando el ‘Txingurri’ aún no había relevado en el cargo a ‘Lucho’.

Una remontada histórica que maquilló la realidad

El inolvidable 6-1 contra el PSG, la última noche pletórica del Barça en Europa, anuló el 4-0 de la ida en el Parque de los Príncipes, pero a efectos prácticos no sirvió para nada. Y tampoco pudo esconder el mal papel en la Champions 2016/17, con otras dos derrotas abultadas en las visitas al Manchester City en fase de grupos (3-1) y a la Juventus en cuartos de final (3-0). Las dos siguientes campañas, ya con Valverde como director de orquesta, tuvieron como protagonistas principales las goleadas sufridas en Roma (3-0) y Anfield (4-0).

Cuando parecía que había tocado fondo, el Barça apenas se encontraba en medio de su travesía por el desierto. Un trayecto que descubrió su momento más peliagudo el 14 de agosto de 2020, en Lisboa. El 2-8 contra el Bayern Múnich inició una crisis deportiva, institucional y social que se sumó a los graves problemas económicos derivados de la gestión de Bartomeu y agravados por la pandemia para hacer temblar los cimientos de la entidad culé. Desde entonces, los registros europeos del equipo catalán son paupérrimos: solo ha ganado un compromiso (0-2 en el Juventus Stadium) de los 12 que ha disputado ante campeones de Europa o transatlánticos como el PSG.

Con Ronald Koeman en el banquillo, el Barça sucumbió en el Estadi ante la Juventus (0-3), el propio PSG (1-4) y el Bayern (0-3) y contra el Benfica a domicilio; también el año pasado, Xavi perdió en el Allianz Arena (3-0) en el partido que confirmó el primer ‘descenso’ a la Europa League, competición que sus futbolistas tampoco pudieron levantar por culpa del descalabro en cuartos frente al Eintracht Frankfurt (2-3), a la postre campeón. Esta temporada, los azulgranas solo rascaron un empate en los dobles enfrentamientos con el Bayern y el Inter… y regresaron al segundo máximo torneo del viejo continente.

Un precedente para el optimismo

El FC Barcelona buscará, ante un Manchester United en un gran momento de forma, el comienzo de la definitiva redención. La última vez que el conjunto azulgrana ganó los dos partidos de una eliminatoria europea fue, precisamente, contra los ‘red devils’ en los cuartos de la Champions 2018/19 (0-1 en Old Trafford, 3-0 en el Camp Nou). No todo son malos presagios.