El Dream Team si que disfruta recordando Wembley-92

El Dream Team si que disfruta recordando Wembley-92

Las mejores imágenes del acto 30 años de Wembley
| David Ramírez

Els 'Amics del Johan' se vuelven a reencontrar para conmemorar los 30 años de la consecución de la primera Copa de Europa

En el acto han coincidido Joan Laporta y Ronald Koeman, que se han saludado fríamente

Els 'Amics del Johan' lo volvieron a hacer. Consiguieron volver a emocionar a todos los incondicionales de Johan Cruyff y rendirle el mejor de los homenajes cuando sólo faltan cuatro días para que se cumplan 30 años de la consecución de la primera Copa de Europa en Wembley. Consiguieron reunir presencialmente y por videoconferencia a casi todos los jugadores que hicieron historia, ese 'Dream Team' que el barcelonismo jamás olvidará. Rememorando la frase de Johan Cruyff, que no fue literal, según contó 'Chapi' Ferrer, salieron al escenario a disfrutar contando batallitas de esa inolvidable final y acumularon recuerdos de una de las mejores épocas del Barça. Y todo entre risas.

El acto también provocó el reencuentro entre Joan Laporta y Ronald Koeman. Se saludaron fríamente, con un apretón de manos protocolario y educado porque no era el día ni el momento para malos rollos. Abrió la charla, 'Chapi' Ferrer para recordar que Cruyff le dijo antes de la final que su cometido sería marcar a Mancini. "Si va al lavabo, lo sigues. Jugaremos diez contra diez. Y lo hice", dijo. Ferrer recordó que no disfrutó el partido, por el exceso de responsabilidad por lo que significaba ese partido para el club. Sentimiento que compartió Pep Guardiola desde Manchester. "Lo pasé mal", admitieron.

Amor, que se perdió la final por sanción, que la consideró justa, "fui impulsivo", destacó de Cruyff su "valentía" por apostar por los jóvenes y por "dar confianza" a la gente. Precisamente eso es en lo que coincidieron todos, que Cruyff logró formar un gran equipo pero cambiar la mentalidad entera de un club. "Cambió lo que pensábamos de nosotros. Su mentalidad era decir que éramos los mejores", explicó Guardiola. Txiki Begiristain insistió en la idea. "Era un equipo ganador y dominador. Y esa inercia la dejó en el Barça".

Julio Salinas, amo y señor con el micrófono, contó que Cruyff lo escogió para jugar la final de titular porque era "un ganador" y que si hubiera metido esa gol en aquella recordada jugada "hubiera renovado con mejores condiciones". "Si mete ese gol, todavía estaría en el Barça", apuntilló Nadal. Juan Carlos recordó el puñetazo que recibió de Nando en la celebración, otra de las míticas imágenes de esa final. "Estuve con el ojo morado algún tiempo".

Koeman, el héroe de la final, no tuvo reparos en reconocer que ese equipo no hubiera sido el mismo sin el liderazgo de Cruyff. "Era la persona ideal para cambiar el Barça. Era una plantilla donde todos los jugadores tenían carácter. Cruyff era muy exigente pero muy humano". Stoichkov pidió aplausos para Johan, Nuñez y para todo el equipo y le pidió a Alexanco que volviese a levantar la Copa delante de un público entregado. Desde la distancia, Laudrup se sumó a la fiesta y dejó una frase que resume perfectamente qué significa este equipo en la historia del FC Barcelona. "No será el mejor equipo del Barça, pero si el más especial. Fuimos los primeros".

Y 30 años después, siguen demostrando que son especiales y que cuando se reúnen son puro espectáculo. "Hizo un clan con nosotros". El clan de Cruyff.

Temas