¿Debe renovar el Barça su modelo?

Las palabras (matizadas por el periodista portugués que realizó la entrevista) de Deco acerca de dar una vuelta al famoso 'ADN Barça' abren un melón para el futuro

¿Cómo debe ser el próximo entrenador del Barça?

"Laporta ha rechazado a Conceiçao porque rompe con el ADN del Barça"

EL CHIRINGUITO

Sergi Capdevila

Sergi Capdevila

Sismo por unas palabras de Deco en Portugal acerca del modelo y del famoso 'ADN Barça'. Unas declaraciones que el propio periodista del periódico 'Nascer do Sol' ha matizado (imaginamos presionado por todo el revuelo que ha generado). Sea como fuere, dijera o no Anderson da Souza textualmente que el modelo está agotado o se refiriese a Xavi Hernández, es un melón que está abierto desde hace un tiempo. El rendimiento de las últimas temporadas y los 'batacazos' continuos han puesto en tela de juicio si el camino es el correcto.

Recientemente, en SPORT hemos charlado con Jordi Roura, exdirector de La Masia y segundo entrenador de Tito Vilanova, y Lluís Carreras, exjugador durante la época de Johan Cruyff, sobre cómo debe ser el retrato robot del próximo técnico. ¿Conocimiento de club y modelo por encima de liderazgo, carisma y un toque más vertical/directo/agresivo?

DECISIÓN TRASCENDENTAL

"Marcará el devenir del club en el futuro de forma muy importante. Siempre que se llega a una situación como está, en el contexto de una situación delicada, siempre te planteas hacia dónde tirar”, nos decía Roura, quien añadía que "el famoso ADN Barça no se tendría que perder. Más allá de sistemas y decisiones. La idea es lo que nos ha hecho un club reconocido. Es la primera clave para mí.

Lamine Yamal celebra su gol ante el Granada

Lamine Yamal celebra su gol ante el Granada / Javi Ferrándiz

"Pero si se plantea un nombre que no sea tan cercano al club, creo que es importante que sus ideas futbolísticas coincidan con las que nos han hecho reconocibles. Tiene que estar bien rodeado y se le tiene que explicar muy bien lo que significa La Masia", añadía el que lideró durante muchos años la pedrera barcelonista junto a Aureli Altimira.

Ahí está uno de los 'quids' de la cuestión. Es evidente que el Barça lleva demasiado tiempo sin estar en la cúspide de Europa. Ni mucho menos mantenerse. La última Champions cayó en 2015. La presente edición se vislumbra como un 'milagro' ganarla. El fútbol ha evolucionado hacia una mayor intensidad. Los jugadores son más atletas, tienen mayor masa muscular.

LA FIGURA DE LEO MESSI

¿Eso significa que el Barça con las armas que loi hicieron único en el mundo ya no puede competir? Está claro que la era 'postMessi' está siendo complicada. La figura del argentino era un porcentaje altísimo de todo aquel esplendor. No saldrá uno igual. Es algo que hay que asumir. A partir de ahí, con los buenos ingredientes que van saliendo de La Masia (y que no dejarán de salir si se mantiene ese buen hacer) hay que confeccionar un 'puzle' que sea lo más competitivo posible.

Cristiano Ronaldo y Messi, en un clásico

Cristiano Ronaldo y Messi, en un clásico / VALENTI ENRICH

La enorme diferencia en cuanto músculo económico respecto a los TOP del viejo continente también influye. Y en ese equilibrio está la clave. Gastando poco y seleccionando bien y cuidando y haciendo evolucionar a los canteranos. Junto a un líder que sepa conjuntarlo y que quizás dé una vuelta de tuerca al modelo.

ADAPTAR MODELOS DE ENTRENAMIENTOS

No es una empresa nada sencilla la que tienen por delante Laporta y Deco. Y será trascendental, como comenta Jordi Roura. “Lo que debes tener claro antes de elegir a un entrenador es qué quieres hacer. Hay tres aspectos fundamentales: conocimientos del modelo de juego del Barça (es impepinable, no nos podemos desviar), la gestión del vestuario y del entorno (tiene que ser permeable y tener una personalidad muy marcada) y tercero, tener capacidad de liderazgo. Entre otras cosas para actualizar métodos de entrenamiento, modernos”, nos comenta Carreras.

Adaptar y renovar métodos de entrenamientos. Retocar aspectos concretos sin renunciar a la esencia. Por ahí podrían ir los tiros. Es innegable que a nivel físico, de revoluciones, de transiciones, repliegues. Ahí el Bará sufre mucho. Habrá algunos que apostarán por un cambio radical y una apuesta por un perfil más vertical, más directo. Un Klopp, por ejemplo, que no renuncia a un fútbol vistoso, pero para el que no es innegociable el salir desde atrás y no salir nunca en largo.

TEMAS