La cifra que sitúa a Abde entre los mejores regateadores de la Liga

La cifra que sitúa a Abde entre los mejores regateadores de la Liga

El extremo marroquí ha completado 12 'dríblings' en solo 131 minutos

La joven promesa fue uno de los jugadores más destacados de la victoria del Barça en el Estadio de la Cerámica

Una victoria siempre viene acompañada de buenas noticias. El Barça asaltó el Estadio de la Cerámica con mucho sufrimiento en un partido en el que Ez Abde fue uno de los futbolistas más destacados. Xavi Hernández concedió la primera titularidad al extremo marroquí y la joven promesa respondió a las mil maravillas. Fue, sin lugar a dudas, uno de los futbolistas que mejor entendió el mensaje del técnico egarense, que quería más atrevimiento en su equipo y lo encontró, en buena medida, gracias a su figura.

Los primeros 15 minutos de Abde fueron muy buenos. Dio una lección de personalidad, desequilibrio, uno contra uno, recursos ofensivos y descaro. Alfonso Pedraza sufrió de lo lindo en su intento de frenarlo. Tanto en juego posicional –en estático– como en las transiciones ofensivas, el marroquí se sintió cómodo en una posición de extremo que, tal como apuntó Xavi en rueda de prensa, es muy psicológica. Los futbolistas de esa demarcación tienen que ser capaces de seguir intentando desequilibrar aunque no le salgan las cosas.

Cuando el Barça ‘perdió’ el balón, Abde tuvo que sacrificarse en tareas defensivas y sus apariciones portentosas en campo contrario disminuyeron ostensiblemente. El Villarreal encontró la fórmula para detenerlo dando un paso hacia delante. El exjugador del Hércules fue sustituido por Ousmane Dembélé en el minuto 66 y finalizó el encuentro con 37 intervenciones, 16 pases con un 50% de acierto, siete duelos ganados y 16 pérdidas, todas ellas intentando generar ocasiones de peligro. Y con tres regates exitosos.

De hecho, Abde es actualmente el jugador con mejor registro de dríblings de la Liga Santander. Intenta un regate cada siete minutos: ha realizado 12 en 131 minutos disputados. Samu Chukwueze, que puso contra las cuerdas al Barça, es precisamente el segundo futbolista de la competición doméstica con mejor porcentaje de quiebros (uno cada ocho minutos). 

Temas