Sport.es Menú

Se avecina 'pelea de gallos' en el Barça

El buen partido de Dembélé y la suplencia de Griezmann en un choque de máxima exigencia abren el debate

A priori, el 'Principito' llegaba como titular en un tridente de ensueño, pero Ousmane no piensa rendirse

¡Picotazo mortal de necesidad!. Así narraron las radios el 3-0 de Dembélé | @RadioEstadio

Cualquiera que se haya sentido futbolista (en mayor o menor grado de profesionalidad y dedicación) conoce esa sensación que te queda cuando las cosas no terminan de carburar, el entrenador decide sentarte en el banquillo, tu equipo gana con brillantez y tu teórico suplente se sale. Todos los que han sido, hemos sido o somos jugadores de cualquier deporte sentimos esa sensación que se acerca sin duda al egoísmo. Casi diríamos que desde dentro estamos (un poco solo) deseando que las cosas vayan mal. Sí, como pueden intuir nos estamos refiriendo a la situación de Antoine Griezmann ayer en el Camp Nou.

Por primera vez el galo no fue titular en toda la temporada. Tras una serie de partidos sin terminar de encontrar su sitio y en los que el Barça se había mostrado algo atascado, Valverde decidió sentarle y dar entrada al díscolo e imprevisible Dembélé. El resultado no pudo ser más satisfactorio para el Barça (4-0 frente a un rival de entidad, más allá de merecimientos o no) y perjudicial para Antoine, cuyo estatus como titular en el tridente de lujo empieza a desmoronarse. Vaya por delante que un único partido no puede servir como pretexto para ningún cambio sustancial. O sí, ya saben cómo funciona esto de las rachas y de los ‘venazos’ en este deporte. “Aquí se toca fondo un lunes y el miércoles estás en el infierno”. Ya lo decía el ‘Txingurri’ el otro día en rueda de prensa.

DEMBÉLÉ DEJÓ CLARO QUE NO SE VA A RENDIR

Pocos se acordaron de Griezmann en el Camp Nou más allá de la sorpresa inicial de no verle en el once de salida. Que Ousmane no se iba a rendir ni mucho menos a la primera de cambios lo sabíamos. Que el extremo de Vernon tiene ganas de triunfar en el Barça, también. Y presiones para abandonar el club este verano no le han faltado. Ni ofertas astronómicas del PSG. Convencería o gustaría más o menos el ‘cabezonamiento’ del ex del Dortmund, pero lo cierto es que poca gente tiene más fe y personalidad que él.

¿Qué si hay mimbres para comenzar a dudar de la MSG? Sí, los hay. Que ni el equipo ni Valverde han logrado todavía sacar el jugo a Griezmann es una evidencia. Nada alarmante cuando no llevamos ni ¿ parte de la temporada, pero el problema es que en el Barça si no ofreces rendimiento casi inmediato rápidamente entras en la fase de ‘discusión’. Ya sin en invierno no has conseguido llegar a convencer pasas al terreno del ‘ensañamiento’. Un punto al que, por ejemplo, llegó Coutinho.

EL ENTENDIMIENTO CON SUÁREZ Y MESSI

Dembélé jugó un gran partido. Perdió balones (como siempre), pero no dejó de intentarlo y poco a poco se fue entonando hasta alcanzar esos extremos de lucidez a los que solo unos pocos pueden llegar. Parece que Suárez y Messi lo aceptan como es y confían bastante ciegamente en él a tener del peso que se le deja tener en las acciones ofensivas. Y eso, amigos, en el Barça es determinante. El recorte en el tercer gol no deja de ser algo anecdótico, pero es delicioso. Ha iniciado una ‘pelea de gallos’ entre dos amigos, dos futbolistas que tenían una gran relación y que compartiendo vestuario aún la han fortalecido. Pero esto ya es un tema laboral. Una pugna entre dos franceses. Dos gallos en un corral con espacio solo para uno.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil