¿Cómo perder el miedo a las bajadas en bicicleta?

¿Cómo perder el miedo a las bajadas en bicicleta?

Compartir
perder miedo bajadas bicicleta ciclismo

Si estás cansado de subir como un tiro y de perder toda la ventaja en los descensos, debo decirte que estás en el sitio indicado para que por fin pierdas el miedo a las bajadas en bicicleta.

Para empezar debes saber que no estás solo en todo esto y que no eres ni el primero ni el último ciclista que sufre una situación de bloqueo y de agobio cuando tiene que afrontar rápidas bajadas con su bicicleta.

Es muy probable que todos tus miedos sean anticipatorios y que por lo tanto el “problema” se deba más a una situación mental y de desconfianza que no a una cuestión puramente técnica.

Ante todo es importante que tengas claros algunos consejos y algunas recomendaciones básicas que te permitan ganar en seguridad y confianza. Te puedo asegurar de primera mano que no hay nada más frustrante para un ciclista que ver cómo sin poder hacer nada se te escapa el grupo que tanto te ha costado aguantar en la última subida.

Es evidente que no te vas a convertir en un gran bajador de la noche a la mañana pero si este artículo no te sirve para ganar tiempo que al menos sirva para no perderlo.

Perder el miedo a las bajadas en bicicleta.


Mentalízate:

Afronta la bajada con confianza. Nada de lamentarse antes de tiempo ni de quejarse por sistema. Muchos ciclistas que tienen miedo a la bajada se sienten derrotados incluso antes de que empiecen las primeras curvas del descenso. En este sentido el factor mental es clave. Si tu cerebro no deja de repetirte que te vas a caer o que serás incapaz de seguir el ritmo casi con total seguridad será lo que terminará sucediendo. No anticipes acontecimientos. No seas como el resto de pésimos bajadores que cometen el error de ver problemas antes de que estos aparezcan. Para ello te recomiendo que empieces a pensar en la bajada únicamente cuando falten unos pocos metros para la cima. Entonces será el momento de mentalizarse y de concentrarse al 100% en la trazada de cada curva.

miedo bajadas bicicleta
El miedo a las bajadas se traduce muchas veces en una cuestión de bloqueo mental

Cuida el material y revisa tus cubiertas.

La bicicleta es tu herramienta de trabajo y no estamos exagerando si decimos que encima de ella te juegas la vida. Las bajadas no son ninguna tontería así que es muy importante que lleves la bicicleta cuidada y en perfecto estado. Esto significa que todos los componentes estén perfectamente sujetos (potencia,manillar…) y que tanto las pastillas de freno como las cubiertas estén preparadas para recorrer los kilómetros necesarios.

Si eres una persona que tiene miedo a las bajadas y a la caídas te aconsejo que no apures los neumáticos en exceso y que no escatimes presupuesto en su compra. Decántate por unas cubiertas con buen agarre y con algo de dibujo para que la cosa no se complique en exceso en caso de lluvia. Si buscas ofertas en cubiertas para bicicleta de carretera no te pierdas nuestro especial “ofertas en cubiertas de carretera”


Vista al frente

Las vistas son preciosas pero sintiéndolo mucho tu  mirada debe centrarse en la carretera. Como más concentrado estés tu capacidad de reacción se incrementara frente a posibles sorpresas. Tu mirada debe centrarse en una línea recta pero también es importante que cuando se acerquen las curvas trates de visualizar la trazada. Para entendernos deberías de trazar una línea imaginaria que indique por dónde pasarás. La trayectoria buena siempre debe ser de fuera hacia adentro y al revés.

Relájate y acomoda tu cuerpo

Mucho cuidado en este punto, no vaya a ser que más de uno se “flipe” demasiado acomodando su cuerpo. Ver el Tour de Francia y a los mejores ciclistas del mundo trazar las curvas a gran velocidad esta muy bien pero no olvides que tu eres un aficionado, que no cobras un euro por ello y que estás rodando con tráfico abierto.

Las posturas aerodinámicas son muy bonitas y vienen muy bien para tomar alguna foto de “postureo” pero son extremadamente peligrosas por lo que es mejor que te olvides de hacer inventos.

Lo ideal es que empieces la bajada relajado mentalmente y físicamente. La tensión no es buena compañera de viaje. Relaja los brazos y las cervicales y limitate a “acompañar” la bicicleta en su trazada. No consigues nada agarrando el manillar con más fuerza. En cuanto a los pies es recomendable que coloques el pedal del lado al que vayas a trazar la curva lo más bajo posible. Es decir, si cojes una curva a izquierda deberás entrar con el pedal derecho lo más bajo posible.

Controla tus miedos:

No solo es importante mentalizarse sino también aprender a gestionar las emociones y los pensamientos. Si tienes miedo a la bajada debes ser consciente de ello así que nada de obviar la situación. Siempre termina siendo peor.

Lo más importante de todo es tratar de conseguir que el miedo se transforme en respeto y que por lo tanto en ningún momento llegue a bloquearte ni a generarte una estrés o una tensión agobiante.

Controlar la mente es clave para mejorar en los descensos. Los pensamientos negativos son el gran enemigo de aquellos ciclistas que han sufrido una caída en los últimos meses. Si este es tu caso debes tratar de revertir la situación cuanto antes y recuperar la confianza lo más rápido posible.

Ármate de paciencia

Esto es una mejora a medio-largo plazo. Si las primeras curvas no te salen bien o sientes que estás perdiendo el tiempo, tranquilo. No entres en pánico. Todo esto es absolutamente normal y entra dentro de los planes de mejora. Roma no se hizo en dos días así que paciencia y tranquilidad. Si vas con prisas terminarás por desquiciarte y echar al traste todo lo conseguido.

Mejora con un compañero

Tener un amigo que baja bien te puede ser de gran ayuda. Si es una amigo de verdad y se comporta como tal tendría que hacer algo más que sacarte de rueda en la salida de cada curva. Si os lo tomáis con calma y te respeta podeis tratar de entrenar conjuntamente los descensos.  Un buen entreno puede ser el de tratar de seguir su estela y de realizar exactamente la misma trazada que él. Para ello es necesario que vayáis a baja velocidad y que aumentéis la velocidad progresivamente conforme ganes en confianza y seguridad.

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad