Garmin HRM-Tri y HRM-Swim: pulsómetros para natación.

Garmin HRM-Tri y HRM-Swim: pulsómetros para natación.

Compartir
Garmin HRM-tri y HRM-Swim pulsómetros de natación

En este post detallaremos las pruebas realizadas a los dos nuevos pulsómetros específicos para natación, HRM-Swim y HRM-Tri, que Garmin lanzó hace unos meses:

  • HRM-Tri: un pulsómetro “específico” para triatletas con el que además de registrar el pulso mientras nadamos, también podemos utilizarlo en otras actividades y proporciona métricas avanzadas de carrera. (101 € en amazon)
  • HRM-Swim: un banda de frecuencia cardíaca pensada especialmente para nadadores, más ancha y fabricada con un material antideslizante y resistente al cloro. (87 € en amazon)

Aunque las dos bandas de frecuencia utilizan la comunicación vía ANT+ y transmiten los datos de pulso a todos los relojes-gps mediante ese tipo de conexión, de momento podremos registrar los datos de pulso mientras nadamos con sólo tres modelos de la marca americana, el reloj tope-gama para triatlón Forerunner 920xt (y el futuro Forerunner 930xt 935) y a sus dos últimos lanzamientos para outdoor, el Fenix 3 y el Epix, dejando de lado al antiguo Fenix 2 y al Forerunner 910xt.

Garmin HRM-swim y HRM-tri pulsometros para natación

Garmin resuelve la imposibilidad de transmisión de datos vía ANT+ bajo el agua de la misma forma que Suunto lo hizo con su Ambit 3, añadiendo una memoria interna al módulo del pulsómetro, y almacenando así los datos de pulso que se registran mientras nadamos, para posteriormente, mostrarlos al reloj cuando ambos están fuera del agua o si situamos el reloj junto al monitor. Es decir, no podremos ver los datos de pulso mientras el reloj esté sumergido. Por el momento, sólo Polar y su transmisión a frecuencia diferente del bluetooth y el ANT+ permite la transmisión de este tipo de datos bajo el agua.

Con estos dos pulsómetros Garmin por fin aporta una solución propia(*) a los deportistas que quieran registrar su pulso mientras entrenan o compiten tanto en actividades de natación en aguas abiertas como en piscina, y que sus rivales directos presentaron al mismo tiempo que lanzaban sus relojes de triatlón, el pulsómetro H7 del Polar V800 y pulsómetro estándar del Ambit 3.

(*) La solución que algunos triatletas utilizaban (y se puede seguir utilizando) es llevar un pulsómetro óptico en la misma muñeca que el reloj de Garmin, posibilitando la comunicación ANT+ bajo el agua al reducir la distancia casi al mínimo entre el emisor y el receptor. Entre los más utilizados, el Mio Link (92 € en amazon) y el Scosche (87 € en amazon).

A continuación os detallamos las principales diferencias  entre ambos pulsómetros y las pruebas realizadas a cada uno de ellos.

Principales diferencias (y puntos en común) entre el HRM-Swim y el HRM-Tri

Ambos comparten diseño en cuanto a la colocación fija del módulo de frecuencia cardíaca. A diferencia de otros pulsómetros de la marca, y de casi todos los que tienen banda pectoral flexible, en estos dos modelos el corazón del pulsómetro está unido a la propia banda de frecuencia. Al principio pensé que el motivo estaba relacionado con temas de estanqueidad, pero el nuevo HRM-Run que viene con el reloj de “running” Forerunner 630 también comparte ese mismo diseño. Por una parte evitamos que se pierda el módulo de FC, pero por otra, impide que cambiemos la cinta cuando ésta se estropee o cedan las partes elásticas.

La batería de ambos es una pila tipo “botón” CR2032 de menos de 2 euros y que podemos cambiar con un simple destornillador. La autonomía que garantiza Garmin según las especificaciones de la web es de 10 meses (entrenando para triatlón 1 hora al día) con el HRM-Swim y 18 meses, nadando 3 horas a la semana, con el HRM-Swim. La memoria interna de ambos modelos puede almacenar hasta 20 horas de datos sin que transfiramos la información al reloj.

bateria-cr2032-garmin-hrm-swim-hrm-tri

Como no podría ser de otra manera, ambos son sumergibles (5 ATM) y registran datos de frecuencia cardíaca avanzados y la variabilidad de ésta, con los que se pueden calcular parámetros de recuperación y estimaciones del VO2max.

Los materiales con los que están fabricados ambos pulsómetros son la principal diferencia entre ambos. El HRM-Tri se asemeja bastante a un pulsómetro tradicional, mientras que el HRM-Swim tiene en su parte interior un nuevo material antideslizante que por el tacto recuerda a la silicona. Además de utilizar un material que de por si presenta bastante agarre, se ha aumentado la adherencia, aún estando mojado, añadiendo pequeñas rugosidades distribuidas uniformemente por todo el interior del cuerpo.

garmin-hrm-swim-material-siliconado

Este material antideslizante está distribuido por toda la cara interna del pulsómetro HRM-Swim, mientras que en el HRM-Tri sólo se utiliza para rodear los electrodos de contacto.

hrm-tri-versus-hrm-swim

El mayor problema que tienen todos los pulsómetros existentes hasta la fecha al nadar en piscina es la falta de sujeción en cada viraje.  En la mayoría de ocasiones sólo podíamos utilizarlos en aguas abiertas o en piscinas si los llevábamos debajo del traje de neopreono o del tri-traje. Con este nuevo material “siliconado”, ya os adelanto que el problema anterior se resuelve perfectamente en el HRM-Swim.

Junto a la diferencia de materiales utilizados, las dimensiones de cada uno de los pulsómetros es otra de sus diferencias, el HRM-Swim es más ancho (38 mm), dando una mayor superficie de sujeción que el HRM-Tri (30 mm). Además de esta diferencia en la anchura, el Garmin HRM-Swim dispone de una menor zona elástica en la parte trasera, mientras que el modelo HRM-Tri se asemeja más a la banda de frecuencia premium de Garmin, con textil elástico en más de dos tercios de su longitud.

Ambos pulsómetros están pensados para un amplio rango de tallas de pecho: HRM-Tri de 60 a 142 cm y el HRM-Swim de 58 a 145 cm. En cuanto al peso, el HRM-Tri (72g) es un poco más pesado que el HRM-Swim (59 g), en parte por ser más ancho, pero nadando no se aprecia esa diferencia.

Según las especificaciones de Garmin, la resistencia al cloro sólo está garantizada en el HRM-Swim, en parte porque la mayoría de su diseño es de material plástico (más resistente al cloro) y las partes elásticas de material textil son independientes, por lo que se podrán sustituir con facilidad. Si hacemos un uso intensivo del HRM-Tri en piscinas, aunque no esté pensado para ello, finalmente tendremos desgaste, como sucede con el resto de material textil que utilizamos para nadar.

En cuanto a datos registrados, la única diferencia son las métricas de carrera, tiempo de contacto con el suelo y oscilación vertical, que proporciona el HRM-Tri frente al HRM-Swim cuando los usamos en actividad de carrera.

Ambos pulsómetros se vinculan a los dispositivos compatibles como cualquier otra banda de frecuencia cardíaca, y una vez vinculados, cada vez que iniciemos una actividad con la banda colocada en el pecho, tanto el Fenix 3, Epix como el Forerunner 920xt detectarán el pulsómetro.

Pulsómetro Garmin HRM-Swim: pruebas, análisis y opiniones.

El HRM-Swim viene con tres bandas textiles extensibles de diferentes tamaños para unir la banda pectoral y ajustarse a los diferentes tallajes.

garmin-hrm-swim-contenido

La reducción de la zona elástica, que en el HRM-Swim es de sólo 11 cm, hace que la banda pectoral tenga mucha menos holgura o juego, lo que una vez puesta impide, junto al material antideslizante, que se nos mueva al nadar o en los virajes. La primera vez que te lo pones puede parecer incómodo justo por el anterior motivo, la cinta se pega al cuerpo y es menos elástica y más ancha de lo normal, pero en el agua la sensación no es incómoda, no es como si no lo llevarás, pero no te molesta para nadar en absoluto. Tras varios días usándolo no he llegado a tener rozaduras ni reacción alérgica alguna a los materiales.

Cómo ya hemos comentado en la introducción de este post, la señal ANT+ no se transmite bajo el agua, salvo que emisor (pulsómetro) y receptor (reloj) estén muy cerca. Cuando nadamos veremos nuestro pulso al descansar tras un intervalo o si acercamos el reloj al pecho aun estando bajo el agua. La recepción de señal una vez sacamos el torso del agua y miramos el reloj es prácticamente inmediata, no teniendo que esperar a que el reloj detecte de nuevo el sensor.

Una vez pulsamos el botón para finalizar la actividad en el reloj, éste iniciará la búsqueda de los datos de FC y si la banda se encuentra cerca (menos de 3 metros), comenzará la transferencia de los datos, almacenados durante toda la actividad en la memoria interna de la banda de frecuencia cardíaca. Un proceso que varía en función de la duración de la actividad, pero que no llega a superar los 5 segundos para actividades de una hora.

En resumen, la banda de frecuencia registra y almacena los datos de frecuencia cardíaca en su memoria interna desde que se inicia la actividad, los transmite al reloj cuando ambos están fuera del agua o muy cerca, para volcarlos por completo al reloj junto con el resto de datos que ha ido registrando de la actividad, una vez ésta ha finalizado.

En las pruebas que he realizado en piscina, exagerando el viraje y la impulsión en parado desde la pared, el HRM-Swim no llega a moverse en absoluto. A diferencia de bandas como la propia HRM-Tri, el modelo de Suunto y, en menor medida, la banda H7 de Polar, los materiales antideslizantes de la banda HRM-Swim cumplen con creces su función.

En esta imagen tenéis el resumen de una actividad donde se ve como el pulso acompaña a los diferentes intervalos realizados.

prueba-hrm-swim-nado-intervalos

En esta otra imagen veréis el resumen de una actividad de nado continuo con 100 metros de calentamiento iniciales.

Prueba-pulsometro-hrm-swim-nado-continuo

En cuanto a la precisión, aunque veáis bajos los datos de pulso, son totalmente exactos, sin que haya encontrado “huecos” o picos extraños en ninguna de las pruebas realizadas hasta la fecha. La banda HRM-Swim funciona perfectamente tanto a nivel de sujeción como por la calidad de datos registrados.

Analizando en detalle los ficheros de cada actividad, se puede comprobar que el registro de datos en la memoria interna se realiza cada segundo, haciendo que la gráfica parezca que tenga mucho ruido, sobre todo si la comparamos con gráficas obtenidas con el mismo pulsómetro y reloj, pero en actividades de carrera, donde el registro de datos se realiza cada 3-6 seg, suavizando así las gráficas resultantes.

registro-datos-HRM-swim-detalle

¿Se puede usar el HRM-Swim como pulsómetro para otras actividades? En teoría y en la práctica, si. Al final, estos dos nuevos pulsómetros no son más que un sensor convencional al que se le ha añadido una memoria interna para almacenar los datos registrados en actividades de natación, la misma idea usada en el pulsómetro de Suunto. En teoría si, en la practica también, pero no es cómodo. Lo he probado corriendo y no es que sea muy incómodo, pero ni mucho menos podría recomendarlo sino es para usos esporádicos. Es demasiado ancho, tiene menos zona elástica y la parte interior siliconada, aunque sujeta bien, tiene los bordes demasiado duros que pueden llegar a molestar y generar rozaduras si estamos corriendo más de una hora.

Pulsómetro Garmin HRM-Tri: pruebas, análisis y opiniones.

El HRM-Tri es una banda de frecuencia diseñada para triatlón, donde no hay tantos problemas con que la banda se mueva al quedar sujeta debajo del mono de triatlón o del neopreno. Por esta razón se ha eliminado la mayoría del material siliconado y rugoso que vemos en el HRM-Swim. El funcionamiento es el mismo que el HRM-Tri, registra y almacena datos debajo del agua y los muestra en el reloj cuando el pulsómetro y el reloj están fuera de ella, para posteriormente transferir toda la información al reloj una vez acabada la actividad.

garmin-hrm-tri-detalles
¿Se puede utilizar el HRM-Tri en piscina? Si, se puede. Pero al igual que sucede con las bandas de polar o Suunto, si el viraje es muy brusco se nos moverá, pudiendo girarse o bajarse de la zona pectoral, lo que hará que deje de registrar datos de pulso. Si evitas los giros bruscos y lo llevas muy apretado puede que te sirva (ocasionalmente). En la imagen siguiente podéis ver una prueba donde la banda no llegó a moverse tanto como para dejar de medir (yo hago los virajes suaves).

prueba-hrm-tri-nado-intervalos

Pero en el momento que hice varias pruebas aumentando el impulso contra la pared, a diferencia del HRM-Swim, el HRM-Tri no aguantó en su posición.

En resumen, el HRM-Tri puede servirnos para aguas abiertas sin problemas (no hay viraje) y para usarlo de forma ocasional en piscina si no nos impulsamos bruscamente o si llevamos el tri-traje o el neopreno. El no poder usarlo en piscina de forma habitual, se compensa (no del todo) con el uso que podemos darle tanto en carrera como en ciclismo, sin ninguna diferencia con respecto a otros pulsómetros, ya que el peso y los materiales son similares  al resto de pulsómetros de “running”.

Al igual que el pulsómetro premium HRM-Run, el HRM-Tri dispone de un acelerómetro interno que nos ofrece, además de la cadencia que proporciona el propio reloj, las métricas de carrera: tiempo de contacto con el suelo y oscilación vertical. En la imágen siguiente veréis el resumen de una de las pruebas realizadas corriendo.

garmin-pulsometro-hrm-tri-metricas-running

Precios y “packs” del HRM-Swim y el HRM-Tri.

Garmin lanzo al mercado el HRM Swim y el HRM-Tri de forma individual, 99 € y 129 € respectivamente, y en forma de pack por 199 €. Así mismo, aprovechó este lanzamiento para sacar a la venta una edición especial del Forerunner 920xt en un nuevo color, negro,  junto a los dos pulsómetros, pero con un precio bastante elevado (619 €). Unos meses después es posible adquirirlos con algún descuento en las siguientes tiendas on-line:

(*) Comprando a través de los enlaces de las diferentes tiendas on-line estarás apoyando a crear contenido como el que estás leyendo. Por cada venta, la tienda nos da una pequeña comisión que permite sufragar los gastos y parte del tiempo dedicado a generar estas reviews.

Las pruebas de este post las he realizado con el Forerunner 920xt-Tri (lee su review aquí), que a partir de ahora veréis a menudo por esta sección para compararlo con los datos obtenidos de otros relojes-gps, ya que ha pasado a ser el sustituto de mi “muy amado” FR220. Finalmente me decanté por este modelo (y no el Fenix 3, aunque esa es otra historia) gracias a una oferta en wiggle que duró un suspiro, y muy a pesar de las quejas de mi mujer que no entiende que compre un reloj-gps tan caro cuando me están cediendo (que no regalando) cada cierto tiempo uno nuevo.

Ventajas, desventajas opiniones y alguna conclusión.

Aunque son dos pulsómetros independientes, al compartir funcionamiento y posibles usuarios, analizamos las ventajas e inconvenientes de forma conjunta:

Ventajas:

  • El HRM-Swim tiene un agarre perfecto, al menos durante el mes que lo he estado usando, el material “siliconado” que hay en el interior no tiene rival frente a otras marcas.
  • Precisión y fiabilidad de datos.
  • Peso reducido.

Desventajas o aspectos a mejorar:

  • Precio alto. Aún con descuento, el HRM-Tri tiene un precio alto en comparación con pulsómetros de otras marcas que también se pueden utilizar para nadar.
  • En ambos modelos, que la cinta pectoral y la “pastilla” del pulsómetro estén unidas no acaba de convencerme. Con el tiempo la parte elástica cede y lo más probable es que las zonas “siliconadas” del HRM-Swim dejen de agarrar, teniendo que sustituir todo el pulsómetro o enviárlo a reparar. Una banda pectoral independiente sería la solución a las posibles quejas por parte de usuarios descontentos en un futuro.
  • De momento, no son compatibles con los modelos Forerunner 910xt ni el Fenix 2, y teniendo en cuenta que en breve veremos el nuevo 930xt FR935, no creo que cambie la situación.

En resumen, el HRM-Swim me parece un muy buen producto, unos materiales que funcionan a la perfección y un precio alto pero no excesivo, teniendo en cuenta que no hay rival en el mercado que funcione tan bien. Sin embargo, el HRM-Tri debería haber incluido una mayor parte de zona siliconada en su cara interna, lo que hubiera supuesto una mejora para su uso en piscina.

El mayor problema creo que surge en la idea de separar el producto en dos. Normalmente los nadadores suelen entrenar tanto en piscina como en aguas abiertas, y el 99,99% de los triatletas entrenan en piscina. Un pack con dos cintas pectorales intercambiables para cada uso (piscina y triatlón) con un sólo “chip” o “pastilla” hubiera tenido mucho más éxito desde el punto de vista de los usuarios que tener que comprar y/o llevar dos pulsómetros distintos.

Dejando el tema de lo que podría ser y no es, y a falta de comprobar la durabilidad de ambas cintas, la duda más habitual será ¿Cuál de las dos comprar? Creo que la mejor opción es el HRM-Swim. Si eres nadador “puro” está claro, y si eres triatleta y quieres competir con pulsómetro, seguramente tendrás ya uno, por lo que en competición puedes utilizar ese para los sectores de ciclismo y carrera. En una competición veo más útil más nadar controlando parciales de tiempo o simplemente por sensaciones que por FC, y  para entrenamientos, el HRM-Swim nos servirá tanto para piscina, como para aguas abiertas, mientras que el HRM-Tri se queda algo cojo en piscina.

Si no tenemos reloj, la otra opción, o por la que yo opté, es comprar el Pack FR920xt Tri cuando tenga alguna oferta suculenta (menos de 500 €) o esperar unos meses a la salida del nuevo Forerunner 935 para que ese pack baje de precio de forma oficial.

Espero que os hayan servido las pruebas realizadas a los dos pulsómetros que Garmin ha lanzado para natación y, como siempre, tenéis el apartado de comentarios para cualquier pregunta o sugerencia y nuestra cuenta de Twitter @GadgetsCorredor para estar informados de todas las noticias relacionadas con el deporte y la tecnología.

PreMarathon.com  @PreMarathon

HRM-Swim
  • 6/10
    Precio - 6/10
  • 8/10
    Diseño, materiales y durabilidad - 8/10
  • 9/10
    Precisión y fiabilidad - 9/10
  • 9/10
    Batería - 9/10
  • 5/10
    Multideporte - 5/10
7/10

Opinión:

El HRM-Swim es el primer pulsómetro para natación que no se moverá cuando nademos en piscina. Sus materiales anti-deslizantes funcionan perfectamente y el precio es no es muy elevado. Su mayor problema es el diseño como una pieza única, donde la banda pectoral va unida a la “pastilla” del sensor de frecuencia cardíaca.

Te puede interesar...

14 Comentarios

    • Hola Emilia,
      Cuando estés en el modo natación y lleves el pulsómetro puesto, lo detectará y te aparecerá directamente las dos pantallas de datos que corresponden a la frecuencia cardíaca. Si no te salen, prueba a añadir el sensor manualmente desde la configuración del reloj.
      Saludos.

  1. Hola,

    Una pregunta que me surge. Tengo una banda HRM-Run y he pedido una HRM-SWIM. Puedo tener emparejadas las dos a la vez a mi Garmin, de forma que según use una u otra (no a la vez, claro, sino una para correr y la otra para nadar) las enlace automáticamente, o cada vez que cambie de banda hay que enlazarla de nuevo y se olvida de la anterior? Gracias!

  2. Gracias por la aclaración. Y ya puestos, me podrías resolver otra duda si sabes, por favor? En relación a la banda HRM-SWIM que he pedido, una vez la vincule y ponga en marcha una sesión de natación en el fenix 3, la transmisión de datos de frecuencia cardiaca al terminar el entrenamiento se hace independientemente de que haya pulsado el botón START/STOP al finalizar, simplemente por comunicación transparente entre el reloj y la banda, o he de esperar a pulsar STOP tras parar de nadar hasta que todos los datos se transmitan?

    • Hola Martín,
      En los perfiles de Natación, aunque transmite los datos como si fuera un pulsómetro normal, para que la actividad final se guarde con los datos de pulso, debes iniciar la actividad, finalizarla y marcar la opción de “guardar la sesión con datos de frecuencia cardíaca”. Mientras que en otros perfiles funciona de forma normal (aunque no es cómoda para correr), es decir, transmite directa y el reloj lo almacena al instante, en natación los transmite, pero el “guardado” lo realiza al final. De todas formas, el reloj te indica que tienes que guardarlos.
      Saludos

  3. Buenos días.
    Tengo un FENIX 3-HR.
    La HRM-Swim, me daría los mismos datos corriendo que la HRM-Tri, me refiero, a si proporciona métricas avanzadas de carrera. Lo dijo por una cuestión de precio, entre una y otra la diferencia es de unos treinta euros.
    Entiendo que la SWIM es un poco mas incomoda en la carretera.
    Muchas gracias por tu gestion.

  4. Hola muy buenas:

    Tengo la banda pectoral SUUNTO SMART SENSOR que me ha funcionado perfectamente al nadar con el SUUNTO SPARTAN SPORT.
    Ahora he adquirido el GARMIN 935 y la he vinculado sin ningún problema, funcionado de igual modo en entrenos que he hecho tanto corriendo como en bici…
    ¿Sabes si nadando funcionaría también??

    Saludos y gracias por adelantado

    • Hola, aunque te medirá mientras nadas como en el spartan, creo que a la hora de guardar la actividad no reconocerá el almacenamiento, pero no lo he probado, tendrás que probarlo, aunque sea en seco con iniciando el perfil en casa.
      Saludos

  5. Hola,

    Gracias por la descripción. Como es casi regular en mi, compre compulsivamente y luego revise….

    Tengo un Fenix 3HR.

    Para el nado, el Fenix entrega per se datos especificos de la rutina, espero que con el HRM-Swim calcule mejor las calorias (ya que asume que las PPM estuvieron fijas, y el dato es el último medido)… ejemplo 1.250 metros, FC 60, calorias alrededor de 100…no hay por donde…jajaja

    En relación al HRM-Tri…creo que es mejor uno específico para cada deporte, les explico mi opinión:

    Si bien no hago triatlon, corro, ando en bicicleta y nado. La bicicleta es mas Enduro y DH, corro para tener estado fisico para poder subir cerros en bicicleta y nado cuando no tengo el tiempo de andar en bici o si estoy lesionado por correr (me sucede mas seguido de lo que me gustaría).

    Para correr tengo un HRM-Run, que junto con el Fenix me entregan datos interesantes para el analisis y para “entretenerse”, es mas me doy cuenta por que me lesiono…

    La bicicleta uso el reloj junto con un Edge 520, sensor de cadencia y velocidad y el HRM que traia el Edge.

    Cada deporte lo hago por separado, tengo cada cosa separada y “armar” mi bolso o mochila para hacer el deporte me resulta mas facil y rapido, no olvido cosas y tengo todo junto, pero ejemplo el HRM-Swim quedara guardado en la misma bolsita con los ojos para el agua, tapones para oidos, traje de baño y toalla

    Un año despues del ultimo comentario, pero puede que le sirva a alguien

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad