El Rayo Vallecano, indignado con el arbitraje en Granada

El Rayo Vallecano, indignado con el arbitraje en Granada

Los jugadores del Rayo Vallecano celebran el primer gol ante el Granada
Los jugadores del Rayo Vallecano celebran el primer gol ante el Granada | EFE
EFE

El equipo madrileño critica la actuación del árbitro Alejandro Hernández Hernández, al que acusa de perjudicarles

Un penalti en el tiempo añadido por mano dentro del área de Mario Suárez tras consultar el VAR privó de la victoria al conjunto de Vallecas

El Rayo Vallecano empató (2-2) en Los Cármenes frente al Granada un partido que se resolvió con un penalti a favor del conjunto nazarí en el tiempo de descuento que ha indignado al club madrileño, que critica la actuación del árbitro Alejandro Hernández Hernández, al que acusa de perjudicarles.

El equipo madrileño se fue al descanso ganando 0-2, pero en la segunda parte el Granada remontó ese marcador para sumar un punto con un tanto de Jorge Molina a los 67 minutos y otro de Luis Milla, de penalti, en el tiempo añadido, después de que Hernández Hernández decretase penalti por mano dentro del área de Mario Suárez tras consultar el VAR, en el que estaba Iglesias Villanueva.

En el Rayo creen que antes de tocar con la mano su jugador despejó de cabeza y no había motivo para pitar penalti.

"Añade dos minutos en la primera parte, luego nueve en la segunda y más dos más a esos nueve. Al final lo que te mosquea es la diferencia de criterio. Cuando parecía que nos podíamos llevar el partido llega la acción del penalti. Nos vendieron que el VAR solo iba a entrar en jugadas clarísimas. No puedo decir lo que pienso", dijo el técnico del Rayo, Andoni Iraola, al término del partido.

Precisamente Iraola fue expulsado mediada la segunda parte por, según desveló en conferencia de prensa, pedir a su jugador Álvaro García que "perdiese tiempo".

"Sientes que has hecho un trabajo de la leche, que nos merecemos el premio, y que te lo han quitado", confesó el técnico rayista.

En la misma línea crítica se mostró al término del choque el central Alejandro Catena.

"El árbitro dice que la toca con la mano. Yo creo que la despeja con la cabeza porque el balón sale hacia adelante y creo que, el penalti, cuanto menos es dudoso. Por todo esto, tras ponernos 0-2 y acabar empatando, el resultado sabe mal", dijo Catena.

El principal protagonista de esa jugada, Mario Suárez, recurrió a las redes sociales para mostrar el vídeo de la jugada, al que acompañó con un emoticono y una cremallera en la boca.

Esa polémica jugada indignó al Rayo hasta el punto que la reacción de su director deportivo, David Cobeño, la reseñó en el acta el colegiado.

"Otras incidencias: Al finalizar el encuentro, encontrándose el cuarteto arbitral en el terreno de juego, pudimos identificar a David Cobeño Iglesias, director deportivo del club visitante, realizando gesto de protesta de manera ostensible y dirigiéndose al equipo arbitral con aspavientos, repetidos de manera constante, encontrándose dicha persona en el interior del terreno de juego. A continuación, cuando el equipo arbitral se dirigía a vestuarios, dicha persona se encontraba en el túnel de vestuarios, continuando con las protestas de manera repetida, airada y ostensible", escribió Hernández Hernández en el acta.

Con el empate en Granada el Rayo encadena once partidos sin ganar y se queda en la clasificación con 33 puntos, siete por encima del descenso.

Temas