La celebración del FC Barcelona tras meterse en la final de la Champions femenina

Burbujas

OPINIÓN

Carme Barceló

@CarmeBarcelo

Hasta hace muy poco, las únicas burbujas famosas eran las de Freixenet. Por culpa de la pandemia, aquellas señoritas enfundadas en un traje dorado han dado paso a un concepto radicalmente distinto que nos aleja, entre otras cosas, de las celebraciones. El barcelonismo, que lleva meses acumulando desgracias, vio cómo el pasado domingo podía descorchar la botella de cava para reconocer a sus jugadoras del primer equipo femenino. Nadie como ellas, el cuerpo técnico y Markel Zubizarreta saben lo que ha costado plantarse en una nueva final de la Champions. Si normalmente nadie regala nada, a ellas mucho menos.

Casi tres años de trabajo duro, de pocos reconocimientos públicos y privados y de cargar con el estigma de ser un gasto, algo que se ha demostrado que es absolutamente incierto, al final obtienen una nueva recompensa y estarán en Göteborg el próximo 16 de mayo. La LFP -que vive en su particular burbuja masculina- ha tenido a bien que la jornada que coincide con un partido internacional tan importante los encuentros de Liga locales se disputen tres horas y media antes. Parece que la posibilidad de jugarse en sábado ni siquiera se planteó. “Con tres horitas ya basta. Y gracias”, han debido pensar en aquella santa casa. En esa y en otras tantas con responsabilidad informativa. Esta burbuja sigue teniendo una gruesa capa y aunque todo un Barça Femenino se plante en una final continental, siempre pasará por delante cualquier insulso partido de la Liga nacional masculina. Así es y así se lo hemos -o no- contado.

Aperitivo en Valencia

Mientras ellas se jugaban el ser o no ser en la UWCL, el presidente Joan Laporta y sus directivos presenciaban el encuentro haciendo el aperitivo en Valencia. Otra burbuja de la que no quisieron salir para entrar en la de Messi y compañía. Dejaron escapar una oportunidad de oro para demostrar al mundo el compromiso del club con el primer equipo femenino. Otra más. A nivel de imagen, hubiera sido un golpe de efecto mundial ver en el palco del estadio Johan Cruyff a toda la junta directiva del Barcelona en pleno. Tendrán la suerte de poder hacerlo en más ocasiones. Y será gracias a ellas. 

Ciao Mourinho

Dicen los que conocen bien al madridismo que la popularidad de ‘The Special One’ ha ido menguando en los últimos tiempos, aunque mantiene un buen grupo de fieles. Como la continuidad de Zidane no está asegurada, muchos apuntaban -y promulgaban- el regreso de Mou. El técnico, tras tres fracasos consecutivos en clubs de la Premier, ha firmado por la Roma y regresa a Italia donde le fue bastante mejor.

Marcelo se salva en el último minuto

No por esperado fue menos noticia. El jugador del Real Madrid finalmente no ejerció de vocal en la mesa electoral gracias a una señora, segunda suplente, que se ofreció a sustituirlo. Marcelo acabó salvado por la campana. Eso sí, se quedó sin los 65 euros que iba a cobrar en efectivo por esa jornada laboral. Una experiencia inolvidable, sin duda. 

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil