El Barça tiene hoy mejor equipo que ayer

El Barça tiene hoy mejor equipo que ayer

Joan Mª Batlle

Colaborador de SPORT

Adama - Xavi
| sport

Se acabó el mercado de invierno más intenso y complicado de la historia del Barça. Los condicionantes económicos eran inmensos y la directiva los gestionó con la máxima dignidad posible. Por un lado, el problema Dembélé, un problemón, porque el jugador se cerró en banda y se negó a perder un solo euro.

Al Barça le ha negado el pan y la sal, le ha ahogado hasta el límite de lo ético. Se lo llevará, todo, todo, crudo, millones de euros, y ya solo piensa en el próximo atraco al incauto que le fiche. Un tipo que pasará a la historia como el más desagradecido mercenario que ha vestido la camiseta azulgrana. Se pasará cinco meses más cortando el cupón, como en los cuatro años y medio anteriores, y adiós muy buenas. Le da igual no jugar un minuto más, así que no hay que tener demasiados escrúpulos en las decisiones deportivas a tomar. Veremos si Xavi le utiliza o no, pero si ha venido Adama será porque ya no se contaba con él.

OBJETIVO CUMPLIDO. Olvidémonos de Dembélé y centrémonos en lo importante, en el Barça. Teniendo en cuenta las dificultades a gestionar, lo trascendente es que el Barça tiene hoy mejor equipo que ayer. El tridente que puede jugar ante el Atlético es mejor que el que jugó contra el Alavés. Adama, Aubameyang, Ferran por Abde, Luuk, Ferran. Y económicamente, los dos últimos incorporados no han supuesto un dispendio económico en cuanto a traspasos y no hipotecan el futuro como lo habría hipotecado Morata, por ejemplo.

Adama viene por medio año y si funciona se le puede fichar y si no, pues se vuelve a Inglaterra. El riesgo está muy controlado. Y Aubameyang, ciertamente veterano y con alto contrato a partir de la próxima temporada, es un futbolista que siempre ha marcado goles y puede resolver el problema goleador a corto plazo que ayude a clasificar al Barça para la próxima Champions y a llegar lo más lejos posible en la Europa League, incluso a ganarla, por supuesto, que este es un título que también da la Champions y al que no se puede renunciar porque competitivamente, insisto, el Barça es hoy es mejor que ayer. Era el objetivo. Y en verano, más, entonces sí, muchísimo más.

LA CLAVE. Dembélé al margen, el Barça ha cumplido el reto de reforzar el equipo a corto plazo.

Temas