Saras mostró todo su respeto por el Madrid a pesar de la racha de triunfos del Barça

El Barça se aleja de la estela del Madrid

OPINIÓN

Nacho Solozabal

El Barça dio toda una lección de carácter y ambición en Madrid. Las ganas de volver a endosar un correctivo al eterno rival se reflejaban en el rostro de todos los blaugranas. Una noche épica en la que el Barça da un paso más en el objetivo de desbancar a los blancos de su privilegiada posición. Sin olvidar que además los sitúan en una posición arriesgada en la clasificación cara a entrar entre los ocho primeros. Pero, entre todos los jugadores blaugranas, cabe destacar a la pareja Oriola-Mirotic. Para ellos era mucho más que un partido. Por un lado, y cómo él mismo reconoce, el de Tàrrega es un culé empedernido para el que jugar y ganar al Madrid es el sumun. Pero también para Mirotic el duelo fue especial. Muchas cuentas pendientes y la necesidad de demostrar a sus ex que era el momento de pasar cuentas por todos los agravios que ha tenido que aguantar. Ambos fueron la cara visible de lo que debe ser un Barça-Madrid. Una “guerra” sin concesiones y que va más allá de lo meramente deportivo.

UN BARÇA MÁS COMPACTO Y PREPARADO

El técnico blaugrana preparó a conciencia el choque. Buscó minimizar el efecto Tavares obligándole a defender lejos del aro. En este escenario fue importante que Oriola estuviera acertado en los triples y Smith también obligara al pívot del Madrid a moverse por espacios nada cómodos. No obstante, cabe reconocer que Tavares volvió a demostrar que se encuentra en un espléndido omento de forma. Tuvo problemas el Barça para controlar los rebotes pero, por el contrario, estuvo muy sólido en el balance recuperadas y perdidas. En general, los blaugranas llevaron la iniciativa del partido, aunque la igualdad fue máxima, y vimos un encuentro sin concesiones. Estoy seguro de que Laso estará muy contento de las actuaciones de los jóvenes Abalde y Alocén, y de un Deck que también sabe lo que representa un derbi de este nivel. Pero el Barça contó con más argumentos que su rival. Puede que no con actuaciones estelares, pero sí apareciendo cuando se les necesitó. Me refiero al acierto de Kuric, el trabajo de Hanga, la dirección de Calathes o la lucha incesante de Davies. Una victoria que apuntala la actual superioridad del Barça.

MIROTIC SE VISTIÓ DE GALA

Les tenía ganas. El mate que hizo con la izquierda ante Tavares y Deck fue el fiel reflejo de lo que representaba el partido para él. Lideró a sus compañeros y fue una pesadilla para un Madrid que no supo frenarle.

UN PASO ATRÁS DEL MADRID

No jugaron un mal partido los de Laso. Pero necesitaban ganar para romper con la racha de derrotas que están sufriendo este año contra el Barça. Pero volvió a salirles cruz. Y cada vez les será más difícil revertir esta dinámica perdedora.

 

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil