DeRozan dirige el triunfo de los Bulls en su partido 1.000 en la NBA

DeRozan dirige el triunfo de los Bulls en su partido 1.000 en la NBA

DeRozan, en un partido con los Chicago Bulls
DeRozan, en un partido con los Chicago Bulls | AFP

Chicago se impuso 111-100 ante los Atlanta Hawks

26 puntos, 6 asistencias y 3 robos para el jugador franquicia de los de Illinois

DeMar DeRozan dirigió este lunes el triunfo por 111-100 de los Chicago Bulls contra los Atlanta Hawks, el tercero seguido de su equipo, en una noche en la que disputó su partido 1.000 en la NBA. En el regreso de los Bulls al United Center tras el partido ganado contra los Detroit Pistons en París, DeRozan anotó 26 puntos con 6 asistencias y 3 robos para prolongar el momento positivo del equipo de Billy Donovan. El número 11 de los Bulls recibió una sentida ovación de su público en el segundo cuarto, cuando un portavoz de la franquicia anunció que el de esta noche era su partido 1.000 en la liga estadounidense. El californiano, de 33 años y ganador del oro olímpico con Estados Unidos en Río 2016, vistió las camisetas de los Toronto Raptors (2009-2018) y de los San Antonio Spurs (2018-2021) antes de recalar hace dos temporadas en Chicago.

Los Bulls son décimos en la Conferencia Este (22-24), en puestos de 'play-in' y triunfaron ante un rival directo en su lucha por una plaza en la postemporada. Los Hawks, octavos (24-24), sufrieron su segunda derrota consecutiva, tras desperdiciar 19 puntos de ventaja el sábado contra los Charlotte Hornets. Les costó aguantar al ritmo de los Bulls y pagaron el desgaste de energías tras disputar este lunes su tercer partido en cuatro días. DeRozan contó con el apoyo de Zach LaVine, con 20 puntos, y con una tremenda aportación en la pintura de Nikolka Vucevic, con un doble doble de 14 puntos y 17 rebotes, con 7 asistencias. Además, Patrick Williams aportó 18 puntos, 10 rebotes y 2 asistencias para Chicago. Los Hawks sufrieron ante la intensidad de los Bulls y su mejor anotador fue Trae Young con 21 puntos y 13 asistencias, pero 0 de 5 en triples, mientras que Dejounte Murray aportó 20.

Fue un partido de parciales en el United Center, en el que, tras un primer cuarto con bajos porcentajes por ambas franquicias, los Bulls dominaron el segundo y el cuarto, y los Hawks crecieron en el tercero. Un 8-2 en el último minuto y medio del segundo período, con espectacular mate de LaVine incluido, dio nueve puntos de ventaja a los Bulls al descanso, pero la reacción de Atlanta, guiada por 12 puntos de Young, permitió a los Hawks colocarse por delante 76-75 en el tercer período y llegar con empate a 78 al último segmento.

Fue en ese momento cuando los Bulls, con más energías y lucidez, dieron el golpe al partido apoyándose en la clase de DeRozan, quien anotó 9 puntos y un gran triple que subió el 99-88 al luminoso con poco más de cinco minutos por jugar. Young intentó tirar de los Hawks, pero DeRozan, desde la distancia media, su especialidad (103-94) sostuvo a unos Bulls que sentenciaron el choque con un triple de Williams para el 108-95 con 1.46 por jugar.

Los Bulls blindaron su tercera victoria consecutiva para arrancar con confianza una serie de tres partidos fuera de casa, con visitas a los Indian Pacers, Charlotte Hornets y Orlando Magic. Será una oportunidad para dar continuidad a su buen momento, algo que hasta este momento no han podido hacer en esta temporada, al alternar grandes actuaciones a noches deslucidas. Los Hawks viajarán ahora a Oklahoma City para medirse con los Thunder, antes de regresar a Atlanta para enfrentarse el 28 de enero a Los Ángeles Clippers.