El enfrentamiento Bordalás-Ten Hag provoca un 'sismo' en el fútbol

Los técnicos de Getafe y Ajax se enzarzaron en la vuelta de la eliminatoria de dieciseisavos de final de la Europa League

Han saltado chispas en un duelo que se ha convertido en un choque de estilos y sus adeptos

 Bordalás habló en rueda de prensa tras eliminar al Ajax de la Europa League | PERFORM

Cuando el sorteo fue tan caprichoso que enfrentó entre tantísimas posibilidades a los dos polos seguramente más opuestos del mundo del fútbol como son el Getafe y el Ajax, muchos se frotaron las manos. La expresión ‘choque de estilos’ fue con diferencia la más utilizada para definir una eliminatoria en la que nadie dudaba de que iban a saltar chispas. Los pronósticos iniciales no eran muy halagüeños para los azulones. El cuadro ‘ajacied’, vigente semifinalista de Champions, venía de quedarse fuera de la máxima competición continental casi de rebote frente al Valencia y apuntaba a uno de los grandes favoritos para hacerse con la Europa League. Las credenciales del ‘Geta’ eran su gran campaña en la Liga, pero su inexperiencia en estas lindes y el ‘semidesconocimiento’ de sus futbolistas por parte del aficionado europeo en general no lo situaban en muy buena posición.

UN EJÉRCITO QUE EJECUTA AL MILÍMETRO

Pero si alguien no entiende ni de pronósticos ni de ‘ruido externo’ ese es José Bordalás. El alicantino ha construido un ‘ejército’ que ejecuta al milímetro sus consignas y órdenes. El cuadro madrileño es una máquina que apenas comete errores (eliminemos ese 0-3 ante el Sevilla del otro día), que defiende y ataca en un bloque que parece que nunca vaya a desmembrarse. Y tenía por delante un reto mayúsculo y motivador ante un histórico, un Ajax que encarna el fútbol de toque, la apuesta por la estética, los valores de Cruyff. Se venía algo grande, sin duda. Y lo ha sido.

Ya en la ida los de Ten Hag se toparon con una auténtica roca, un equipo que les desquició hasta el extremo y que simplemente les anuló. El ‘Geta’ tuvo las mejores ocasiones, llevó el peso del juego y maniató a un conjunto holandés que pagó cara su juventud. Los talentos tulipanes simplemente cayeron en la tela de araña de Bordalás. Tras varios ‘rifirrafes’ y enganchones, la vuelta iba a ser calentita. Y lo fue.

Ten Hag y Bordalás se enfrentan durante el Ajax-Getafe en el Johan Cruyff Arena | AFP

ELIMINATORIA SIEMPRE CONTROLADA

Los madrileños lograron lo que iban a buscar más pronto de lo esperado. Gol de Jaime Mata antes de los primeros 10 minutos y eliminatoria muy encarrilada. A pesar del empate ‘ajacied’ las ocasiones era para los visitantes, que jamás tuvieron la sensación de que pudiera sufrir el pase. Y esa serenidad, las interrupciones, el juego tosco y parado, sencillamente sacó de sus casillas no solo a los jugadores del Ajax, sino a su líder Erik Ten Hag. El técnico holandés llegó a perder los papeles y a encararse con Bordalás. De hecho, casi se tocan la cara entre ambos. Saltaron chispas en un duelo que, como comentábamos, iba más allá de lo que sucedía en el césped. Se convirtió en una ‘cruzada’ entre resultadistas y puristas, entre los que defienden el cómo por encima del qué. Y así se vio reflejado en las redes sociales. Disparidad de opiniones, todas respetables mientras no se entre en descalificaciones (algo muy usual, sobre todo en Twitter).

Al final ganó (con suficiencia) la apuesta de Bordalás. Nunca sufrió y siempre tuvo el pase controlado. Marcó los tempos y sacó del partido a los principales talentos del Ajax. Y ojo, porque no teme a nadie. Y puede ganar a cualquiera.     

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil