Nuevo lío entre RFEF y los clubes femeninos por la televisión

La RFEF ha enviado en el día de ayer una carta a los clubes donde les comunica que necesitan de su autorización para retransmitir partidos.

Establece unos criterios de transparencia a la empresa audiovisual que lo retransmita que repercute en el acuerdo firmado por los clubes con MEDIAPRO para los próximos tres años

Imágenes de un Espanyol-Atlético de Madrid de la temporada 2018-19
Imágenes de un Espanyol-Atlético de Madrid de la temporada 2018-19 | sport

Ramón Fuentes

El pasado 30 de julio la Asociación de Clubes Femeninos hacía oficial que sería MEDIAPRO la empresa encargada de retransmitir la liga femenina los próximos tres años. Noticia que oficializaba después de que un día antes se celebrará en el Juzgado de lo Mercantil Nº.1 de Madrid la vista sobre la solicitud de medidas cautelares como consecuencia de la demanda interpuesta por la Asociación de Clubes contra la RFEF en relación a los derechos audiovisuales y comerciales del fútbol femenino. Vista donde la RFEF reconoció ante al juez su compromiso de que no iba a obligar a los clubes a la cesión de estos derechos para participar en sus competiciones, reconociendo la titularidad de los mismos a los clubes y la libre comercialización de los mismos. 

Pues bien la RFEF envió este jueves una carta a todos los clubes, escrito al que ha tenido acceso SPORT, y que no hace sino dar pie a un nuevo posible conflicto entre ambas partes. En la misiva la Federación comunica a los clubes que, para poder retransmitir partidos, necesita de su autorización expresa. Así queda expuesto en la primera parte del texto: "Aprovechamos para recordaros que el artículo 198 del Reglamento General de la RFEF debidamente aprobado por el CSD establece la necesidad que los partidos que deban ser televisados deben ser previamente autorizados por la RFEF. Dicho requisito de autorización está plenamente avalado por las Resoluciones de la CNMC, entre otras por la S/DC/0606/17 de fecha 19 de julio de 2018”. 

Es en el siguiente texto donde concreta en qué consiste esta autorización: “Previo a la celebración de cada encuentro de fútbol que vaya a ser retransmitido, el club anfitrión participante debe contar con la autorización de RFEF o de la federación territorial correspondiente, para llevar a cabo la retransmisión del encuentro de fútbol. A estos efectos, os rogamos que antes de poder emitir cualquier latidos mediante una televisión Tercera ajena al club y a cambio de un precio debéis solicitar la correspondiente autorización de la RFEF”.

Pero es a partir de ese momento donde comienza la parte más compleja del escrito relativa a las condiciones que debe tener esta empresa tercera encargada de la retransmisión: “Ha sido práctica habitual y continuada de esta RFEF la concesión de autorizaciones solicitadas por los clientes a cuando se cumple con los requisitos de la Junta Directiva y por los principios básicos de cumplimiento de los estándares mínimos de la ética deportiva y corporativa, así como por los más elementales criterios de solidaridad propios del sistema deportivo y reconocidos por todas las instancias judiciales a nivel de los Tribunales europeos y españoles”. 

Cuatro son los requisitos que deben cumplir para que la RFEF pueda autorizar a los clubes cuando de forma individual cedan los derechos de imagen a cambio de un precio a una tercera empresa. Éstos pasan por solicitarlo a través de la Federación Autonómica correspondiente; aportar copia del contrato para verificar los principios de fair play; el club deberá contribuir de manera solidaria con las categorías inferiores y aportar la parte correspondiente al valor de los derechos de imagen del estamento arbitral. 

Pero además la RFEF pone unas condiciones a la hora de las empresas encargadas de la retransmisión que pueden contratar los clubes y que estas, tanto la matriz como filiales, no han podido ser sancionadas “penalmente o haya reconocido su responsabilidad penal o de sus directivos, en cualquier país del mundo, en los últimos tres (3) años por los delitos de representación falsa; delitos contra la propiedad y el orden socioeconómico; soborno; malversación; tráfico de influencias; uso de información privilegiada; delitos relacionados con la corrupción de autoridades o funcionarios españoles o extranjeros o de corrupción entre particulares, en cualquier ámbito territorial nacional o internacional; delitos contra la seguridad social; delitos contra los derechos de los trabajadores, delitos contra la Hacienda Pública estatal o de la Unión Europea". 

No ha gustado a los clubes

Los clubes, según ha confirmado SPORT, entienden esta carta como una prohibición a que la empresa que pueda retransmitir la competición sea MEDIAPRO. Precisamente con quien tienen firmado el acuerdo los clubes femeninos para las próximas tres temporadas por un montante de 9 millones. La RFEF se acoge a un supuesto soborno a miembros de la FIFA para el Mundial de Qatar denunciado por Luis Rubiales, presidente de la RFEF. Algo a lo que respondió ya en su momento la propia empresa audiovisual exigiendo una rectificación inmediata del máximo responsable de la RFEF. 

Lo cierto es que, llegados a este punto, está pendiente de saber que respuesta adoptan los clubes. Lo primero y más inminente es reunirse con carácter de urgencia para decidir el camino a seguir dado que entienden que la resolución de la justicia dejó claro que son los propietarios de los derechos y con el compromiso de la RFEF de no exigir la cesión de los mismos. 

Además este nuevo foco de conflicto se enmarca dentro del enfrentamiento abierto de la RFEF contra la empresa audiovisual MEDIAPRO. Veremos porque estamos a poco más de una semana del inicio de la nueva Liga femenina tanto en Primera como Segunda división.   

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil