Sport.es Menú

El Barça Lassa de Pesic necesita madurar rápido en Europa

El conjunto azulgrana volvió a ser un equipo irregular y lo pagó muy caro ante un CSKA que compitió con una marcha más

Algunos jugadores mostraron destellos de lo que pueden llegar a ofrecer al equipo, que no puede empezar al ralentí en la Euroliga

El Barça demostró en su estreno continental que aún está un paso por detrás de los grandes
El Barça demostró en su estreno continental que aún está un paso por detrás de los grandes | EFE

El Barça Lassa cayó de manera contundente en la pista del CSKA de Moscú en su estreno en la Euroliga (95-75) , aunque el entrenador del conjunto azulgrana, Svetislav Pesic, no quiso hacer demasiada ‘sangre’ de la derrota.

Pesic, que ha cogido el mando del equipo desde el primer día esta temporada, es consciente que al grupo todavía le faltan muchos automatismos, y más sin tenemos en cuenta que han llegado muchos jugadores nuevos que aún deben ajustarse.

Ha tenido el tiempo justo de preparar al equipo en las semanas previas al inicio de la temporada, y ha dado muestras de que este grupo puede llegar a formar un equipo compacto, y de cierta fiabilidad. Aunque las mejoras deberán llegar sobre la marcha y rápido, especialmente en Europa.

Un test severo en Europa

Si en la Liga Endesa han contado por victorias los tres primeros encuentros del campeonato, el primer test en la Euroliga era demasiado severo ante el campeón moscovita, para intentar demostrar, a las primeras de cambio, que es un equipo totalmente diferente. Y no lo logró.

Si que el equipo mostró solidez en los primeros minutos, pero en el segundo cuarto, los de Pesic no pudieron mantener el ritmo de juego del CSKA, con transiciones rápidas, a las que no pudo responder de la misma manera los azulgrana, con muy malos porcentajes de tiro.

Un segundo parcial de 30-12 que hizo mucho daño, y prácticamente al descanso dejaba el duelo decidido (51-29) ante un CSKA muy superior y con las ideas muy claras con dos lideres como Sergio Rodríguez y Nando De Colo.

Pesic nunca se rinde

En otras circunstancias, este Barça ya hubiera tirado por la borda el duelo, pero con Pesic en el banquillo, eso no va a ocurrir nunca. Y el quipo salió con otro aire, apostando el técnico por jugadores que se han incorporado este año como Roland Smits y Pustovyi.

Y el equipo ofreció un cambio radical, liderados por el acierto de otro de los nuevos, Kyle Kuric (15 puntos). Un Barça con buena defensa, y mayor rédito ofensivo, supo contener a los rusos e incluso acercarse a solo nueve puntos (69-60).

Un parcial de 18-29 en el tercer cuarto, no tuvo continuidad en el último porque el CSKA volvió a meter una marcha más, y el Barça, quizá un poco cansado y condicionado por las faltas personales, tuvo que claudicar por esos 20 puntos finales.

Pero Pesic, a pesar de que como dijo, “a nadie le gusta perder”, tampoco lo catalogó de un “fracaso”. Era una pista muy complicada para arrancar y su mirada ya está puesta en los próximos compromisos, donde este Barça debe rearmarse y seguir creciendo.

calendario trepidante

Y es que el calendario no va a dar respiro a este Barça, inmerso ya en la Liga Endesa y Euroliga, a todo ritmo. Los azulgrana, apenas tuvieron tiempo de realizar esta misma tarde una sesión de entrenamiento, a la espera de un peligroso Tecnyconta Zaragoza, que querrá explotar el cansacio azulgrana por el largo desplazamiento.

Pero es que superado el duelo ante el cuadro maño, poco tiempo para el reposo, porque llega la segunda jornada de la Euroliga, esta vez en la pista del debutante, el Herbalife Gran Canaria, una pista donde nunca ha sido fácil llevarse el triunfo.

Ahí será el primer momento donde el Barça debe demostrar su superioridad, buscando su primera victoria en la Euroliga, y  empezar a sumar si quiere estar entre los ocho mejores, como objetivo mínimo que se ha marcado.

Mejorar jugando

La vorágine de partidos ya ha empezado, y las mejoras y progresos tendrán que llegar partido a partido. La Euroliga no admite demasiados fallos tempraneros porque después te condena.

Ese es el reto del equipo, ganar partidos, aunque no sea de manera brillante, pero ganar. Tiempo habrá para hacer un juego brillante y divertido. Y el reto es lograrlo en un primer tramo de partidos a domicilio de la Euroliga donde se puede decidir el futuro del equipo en la máxima competición europea.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil