El Espanyol se desmorona con tres derrotas seguidas

El Espanyol se desmorona con tres derrotas seguidas

El Espanyol se desmorona con tres derrotas seguidas
El Espanyol se desmorona con tres derrotas seguidas | sport
EFE

El conjunto catalán firma una racha muy negativa de resultados que le impide sellar la permanencia matemática

Los de Vicente Moreno cierran un mes de abril nefasto sumando tan solo tres puntos de quince posibles

El Espanyol, con la contundente derrota de este sábado contra el Real Madrid en el Santiago Bernabéu (4-0), firma una racha muy negativa de resultados con tres tropiezos consecutivos que le han impedido sellar la permanencia matemática en Primera División.

El cuadro catalán ha caído frente al Atlético de Madrid (2-1), el Rayo Vallecano (0-1) y el Real Madrid (4-0) para continuar con los 39 puntos en su casillero. De hecho, los blanquiazules han cerrado un mes de abril nefasto con tres puntos de 15 posibles.

La única victoria en este mes ha sido ante el Celta de Vigo (1-0), ya que también perdieron en el feudo de la Real Sociedad (1-0). En cualquier caso, más allá de los resultados, las sensaciones que desprende el bloque no son para nada positivas.

El nerviosismo parece obvio y ha dejado algunas imágenes sorprendentes, como el técnico, Vicente Moreno, agarrando de la pechera a Raúl de Tomás cuando el delantero fue sustituido en el Bernabéu. El preparador restó importancia al gesto.

A nivel puramente matemático, las alarmas no tienen por qué encenderse. El Espanyol está a nueve puntos de la zona de descenso, que actualmente marca el Granada con 30, a falta de cuatro jornadas para finalizar LaLiga. Pero nadie se relaja.

El portero Diego López, tras la derrota en el Bernabéu y en declaraciones al club, apostó por pasar página cuanto antes: "Toca cambiar la cara y pensar en el partido del domingo contra Osasuna, que es trascendental para nosotros. Así vamos a vivir la semana".

El calendario enfrenta a los catalanes contra Osasuna y Valencia en el RCDE Stadium y, a domicilio, Alavés y Granada. Todos los rivales tienen urgencias y no hay escenario ni equipo asequible. El vestuario periquito confía en, por fin, salvarse y cerrar una temporada que se está haciendo larga.

Por otra parte, pese a que desde el club se centran, de puertas hacia fuera, en estos cuatro partidos que restan de curso, algunos focos apuntan a la continuidad del entrenador y del responsable de la parcela deportiva.

Temas