Poli Díaz: "Si el Covid se pudiese ver, lo noqueaba"

El mítico exboxeador concedió una entrevista a SPORT y habló de sus ambiciosos planes

"Siempre dijeron que yo era el boxeador del pueblo y así me siento", recalca el vallecano

Poli Díaz, con títulos de boxeadores de K1 de su promotora
Poli Díaz, con títulos de boxeadores de K1 de su promotora | UNLIMITED GLOBAL CHALLENGERS

A sus 53 años, Policarpo Díaz Arévalo vuelve a sonreír a una vida que le hizo vivir momentos épicos y que lo golpeó con dureza en años muy duros por unas adicciones que ya quedan en el olvido.

Gracias a Antonio ‘Toni’ Ricobaldi y a su promotora ‘Unlimited Global Challengers’, el ‘Potro de Vallecas’ ha vuelto a los entrenamientos y prepara un ‘pelotazo’ como dicen ambos: al menos una pelea de exhibición al estilo de la que protagonizaron el pasado noviembre los estadounidense Mike Tyson y Roy Jones Jr.

Ocho veces campeón europeo del peso ligero cuando no existían títulos intermedios como ahora, el vallecano se convirtió en uno de los personajes más famosos del deporte y de la actualidad española... y no ha perdido ni un ápice de ese ‘gancho’

Lo primero... ¿cómo se encuentra?

Pues muy bien. ‘Dabuti’, como se dice por Vallecas. Viviendo una segunda juventud a los 53 años, que son los nuevos 27.

¿Le costó dar el sí a Toni y embarcarte en este regreso?

¡Para nada! Cuando Antonio Ricobaldi con su promotora Unlimited Global Challengers me propuso embarcarnos en esta película y me explicó el proyecto pensé, ‘este tío está loco perdido, pero menudos cojones tiene’ ¡No me jodas, Potro! ¿Van a poder Tyson con 55 y Chávez a los 57 y tú no?”, me dijo. Y nada, aquí me tienes, a piñón con la prensa.

¿Le ha costado mucho volver a los entrenamientos?

La gente no sabe que nunca he dejé de entrenar. Incluso en mi peor época salía a correr e iba al gimnasio, porque esa ha sido mi gran adicción. Las manoplas, el saco y los ‘sparrings’ son como ir en bici. No se olvidan, pero hay que ser constante. Pasadas las agujetas de la primera semana, que son una ‘putada’, el resto es coser y cantar.

¿Qué pensó el primer día que volvió a subirse a un cuadrilátero?

Pues que los rings son más grandes o yo soy más pequeño. Fuera de coña, noté una voz que me decía... ‘Bienvenido a casa, Potro'.

¿Qué tiene Poli Díaz para seguir siendo un icono dos décadas después de su retirada?

No sé, deberías preguntar a toda la gente. Cada vez que piso la calle es una locura, son mil fotos y no puedo andar cinco minutos sin que me saluden. Noto el cariño de la gente, los ánimos y creo que soy más popular ahora que cuando era campeón de Europa. En los restaurantes no me dejan ni pagar... un 'flipe'. Yo quiero al público de verdad, no hay más secreto. Siempre me dijeron que era el boxeador del pueblo y la verdad es que así lo siento.

Poli Díaz, junto a su mánager Antonio Ricobaldi

| UNLIMITED GLOBAL CHALLENGERS

¿Cuál es su objetivo ahora?

Seguir avanzando, día a día. Como decía Stallone en ‘Acorralado’, estamos centrados en proyectos importantes que está cerrando Antonio. Además del combate de exhibición contra otra leyenda del boxeo, hay más cosas que iremos anunciando. Solo puedo asegurar que 2021 estar plagado de sorpresas y que habrá ‘Potro de Vallecas’ hasta en la sopa. 

¿Es capaz Poli a sus 53 años de aguantar ocho asaltos?

A ver, por supuesto que ocho asaltos de tres minutos se los aguanto a cualquiera, pero no a un ‘Canelo’ o a un Pacquiao, sino a alguien de mi edad. Hay mucho 'flipado' de la vida que me está criticando por lo del combate. Es un duelo de exhibición a ocho asaltos de dos minutos, con guantes de 12 onzas y controles de seguridad muy elevados. Un ‘sparring’ fuerte entre dos veteranos que sabemos de qué va el show. No será una pelea a tumba abierta ni a matarse por un título.

¿Qué es lo que más le está costando?

Como a todos los españoles, pagar a Hacienda, que eso sí que cuesta, jaja. En serio, lo estoy pasando fenomenal, en los entrenamientos y con mi promotor con la prensa para arriba y para abajo. Lo que me hace pasarlo mal es ver este país hundido por el Covid, porque España es muy grande y los españoles, más. 

El 'Potro de Vallecas', en 2005 durante una visita a SPORT 

| VALENTÍ ENRICH

¿Hacer un combate profesional sería una locura?

Es posible, pero es que va a ser una pelea de exhibición como la de Tyson contra Jones Jr. ¡Será un show entre dos carrozas!

Explíqueme algo sobre ese regreso que paralizará España...

Que mi rival me encanta y es un tío cojonudo. La afición lo va a pasar en grande, sobre todo las semanas previas. No peleamos solo nosotros en el evento, habrá gente de primer nivel y te aseguro que el estadio va a ‘petar’. La promotora lo hará en cuanto pase esto de Covid para llenar hasta el gallinero.

Su capacidad de sufrimiento me recuerda a la de Rafa Nadal. ¿Le gusta?

Pues sí, pero sigo poco el tenis. Me parece un chico centrado y muy humilde, un fenómeno, pero la capacidad de sufrimiento del tenis nada tiene que ver con la del boxeo. En el ring te pueden dar un palizón de hospital o hasta matarte. No se pueden comparar. 

¿Por qué se acabó Poli Díaz?

La pregunta debería ser, ¿por qué se acabó el ‘Potro de Vallecas’? Y es porque Poli Díaz lo dejó KO.

Usted era una estrella que levantaba pasiones. ¿Le falló mucha gente cuando los necesitó?

A la hora de la verdad te falla gente en la que confías, pero otros por los que no dabas un duro aparecen y están ahí. Siempre lo he dicho que me fallé yo a mí mismo y no echo la culpa a nadie. 

Poli está muy preocupado por la situación con el Covid-19

| UNLIMITED GLOBAL CHALLENGERS

¿De qué se arrepiente?

De poco, la verdad. De no haber hecho las cosas bien y de hacer daño a quien te quiere.

¿Pensó alguna vez que no sería capaz de salir del túnel?

Estoy aquí y el túnel quedó muchos kilómetros atrás. 

¿Está orgulloso de haber vuelto y de estar limpio?

Estoy orgulloso de España y del gran país en el que vivo. Te repito que los malos hábitos quedaron atrás hace mucho tiempo. 

¿Qué diría a los jóvenes que tontean con las drogas?

No voy a ir de listo dando consejos de sabio a nadie, porque para no m e van a hacer ni caso y van a pasar de mí. Son las personas que rodean a la gente joven con adicciones y sus seres queridos los que tienen que ayudarlos.

¿Cuáles son sus ‘vicios’ ahora? 

Pues comer bien, mi pareja Lola y dormir la siesta una horita.

Y para acabar. Si le concediesen un deseo... ¿qué pediría?

Cada día pido que esta situación que vivimos cambie. Me da mucha pena que haya fallecido tanta gente por el coronavirus. A este cabrón no se le puede ver… si no, lo noqueaba. Quiero mandar mi apoyo a España entera. Juntos vamos a ganar este combate. Ya tenemos al Covid-19 contra las cuerdas y en la esquina. Está ‘tocado’ y solo nos queda derribarlo.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil