Historia SPORT

Historia SPORT

La zurda de oro que enamora en Girona

Viktor Tsygankov es, junto con Savinho, la nota más desequilibrante en la partitura del equipo de Míchel

Está completamente adaptado a la ciudad de Girona, a la que llegó un mes antes de fichar, hace mucha vida junto a su compatriota Dovbyk y tiene su residencia en La Vinya, donde se entrena el equipo

El Girona anuncia nuevo fichaje: Viktor Tsygankov

@GironaFC

Albert Gracia

Albert Gracia

Cuando Míchel habló por primera vez de Viktor Tsygankov, allá por el mes de enero de 2023, no pudo evitar que sus ojos se iluminaran. Se confirmaba su fichaje por apenas cinco millones de euros. Una auténtica 'ganga' viendo el potencial que había mostrado en Ucrania, en el Dinamo de Kiev. "Es un paso adelante, su nivel es top. Muchos equipos lo querían. Es un jugador con mucha calidad que ayudará a mejorar el equipo y aportará muchos recursos en ataque", decía el técnico por aquel entonces.

Hoy, casi un año después, aquella ganga que salía por vez primera de su país buscando huir de una guerra se ha confirmado como un enorme fichaje: clave en los esquemas de Míchel, polivalente para jugar por dentro y por fuera y totalmente adaptado a la vida en Catalunya. Pere Guardiola, hombre fuerte tanto en el Girona como en su agencia de representación, le convenció de que el proyecto era el adecuado para probar su valía lejos de casa. Y, de momento, la historia entre Tsygankov, el club y la ciudad, no ha podido salir mejor.

Pudo llegar antes

Los caminos, eso sí, podrían haberse cruzado antes. El Girona ya estuvo interesado en su fichaje en verano de 2022, pero finalmente su llegada no se pudo dar hasta enero de 2023, una vez el club logró hacerle espacio en su plantilla. Fue llegar y besar el santo. Apenas necesitó proceso de adaptación dentro del terreno de juego puesto que casaba con la propuesta de Míchel. Y fuera, tuvo la inestimable ayuda de Julius, el utillero del equipo con raíces también en Ucrania. Clave su figura.

Tsygankov, clave para Michel

Tsygankov, clave para Michel / EFE

Con la adaptación a buen ritmo, Tsygankov tardó muy poco en convertirse en el jugador más diferencial del equipo en la zona de tres cuartos, finalizando la campaña pasada con tres goles y seis asistencias en apenas diecinueve partidos. Ese último pase empezaba a ser el "nivel top" del que hablaba Michel.

Sin embargo, lo mejor para él y para el equipo estaba por llegar. Pese a que la temporada se inició con algún que otro inconveniente en forma de lesión, el tremendo arranque de los 'gironins' no se entiende sin la figura de Tsygankov, que no ha hecho más que revalorizarse. De los 5 'kilos' que pagó el Girona por él a los 22 que vale actualmente según 'Transfermarkt'.

Su relación con Dovbyk va más allá del campo

Junto a Savinho ha formado una dupla de las mejores duplas de extremos de la Liga. Totalmente compatibles. Uno más por fuera como el brasileño y el otro tirándose hacia dentro y tocando la mediapunta como el ucraniano. Aunque si se habla de duplas, mención aparte merece la que ha formado junto a su compatriota Dovbyk, el potentísimo ariete que ha aterrizado esta temporada procedente del Dnipro-1.

Rayo Vallecano - Girona | El gol de Dovbyk

Vitkor asiste y Artem ajusticia de cara a portería. Aunque su 'feeling' va más allá de lo futbolístico. Afincados en La Vinya, donde el equipo realiza sus entrenamientos, los dos futbolistas y sus respectivas familias mantienen una excelente relación y hacen mucha vida juntos. Artem ha tenido en Viktor al aliado ideal para sentirse como en casa. Ambos están más que adaptados y el Girona está siendo el gran beneficiado.

Veremos qué sucede de cara a la próxima temporada. Los 'grandes' europeos picarán a la puerta de Tsygankov si el rendimiento sigue 'in crescendo'. De momento, eso sí, el club espera que el ucraniano se quede para seguir su progresión, sobre todo si el equipo logra ese ansiado billete a Europa. Luego, el fútbol y su juego dirá. Está para cosas grandes, aunque tanto él como el Girona solo piensan en seguir disfrutando del momento.