Todibo no puede desaprovechar otro tren

HISTORIA SPORT

El galo debe centrarse y comenzar a acumular partidos para reconducir su carrera, ahora mismo estancada

Ha perdido buena parte de la humildad con la que llegó al Barça ahora hace dos años y Jorge Jesus lo 'crucificó'

Todibo, en la firma del contrato
Todibo, en la firma del contrato | NICE

Jean-Clair Todibo ha vivido los dos años más movidos de su vida. En enero de 2019 se confirmaba lo que era un secreto a voces y el Barça se aseguraba su llegada a partir del 1 de julio. Después de haber disputado apenas un puñado de partidos con el primer equipo del Toulouse, el galo, apartado de los entrenamientos con la primera plantilla tras negarse a renovar, cumplía un sueño. No solo eso, sino que el club azulgrana, consciente del riesgo severo de que el central se pasara varios meses en blanco, decidió negociar y pagar dos millones a los franceses para que pudiera incorporarse ese mismo mes.

El central de origen guyanés pasaba en un santiamén de entrenarse al lado de los juveniles del Toulouse a hacerlo con Leo Messi y Luis Suárez. Apenas jugó un par de ratitos con el 'Txingurri' Valverde en el banco. Suficiente para dejar una impresión de que estábamos ante un defensa con magníficas condiciones y que había que tener paciencia. Pero eso no existe en el Barça y tras media campaña en blanco casi con el técnico extremeño, se decidió que lo mejor era buscar una cesión. Hacía unos meses que Jean-Clair había decidido poner punto y final a su relación con su agente (Bruno Satin).

Acusado de haber perdido la humildad

El central simplemente no quiso seguir su vinculación. Recientemente el propio Satin aseguró que "“estamos contentos por el trabajo que hicimos para llevarle a Barcelona, pero ahora ya no me ocupo de sus intereses. Tiene un carácter difícil, nunca escuchó los consejos que le dio Abidal, el director deportivo de los catalanes. El club creía en él, pero Todibo ya se creía que era un fenómeno. Por eso su aventura en LaLiga no fue bien. Tiene grandes cualidades, pero lo que le falta es humildad”. El caso es que Todibo gozó por fin de continuidad en el Schalke, pero entre la pandemia y una inoportuna lesión no pudo prosperar. A principios del actual curso el Barça quiso desprenderse de él en forma de traspaso a toda costa, pero al final y gracias a Jorge Mendes lo único que se consiguió fue una cesión al Benfica.

Un préstamos que ha sido un esperpento. En casi cuatro meses apenas ha jugado un ratito en Copa. Jorge Jesus, el técnico del conjunto lisboeta, aseguró que "no tiene condiciones físicas ni tácticas”. Ahora, en Niza, le llega un tren en la élite que no se puede permitir dejar escapar. Lleva demasiado tiempo sin tener una continuidad ni demostrar el central que un día apuntó a ser. Se le agota el tiempo.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil