Rotos en defensa y sin ideas en ataque

R.L.

El dato, y las malas sensaciones dadas por el equipo en los dos partidos ante el Bayern, obligan a reflexionar sobre qué está pasando. Es evidente que el Barça no ataca como antes -su dependencia de Messi es cada vez más alarmante-, y defender, todavía menos. Una de las claves de su éxito hasta ahora se basaba en su ímpetu en recuperar el balón cada vez que lo perdía. Algo que, con el paso del tiempo, se ha ido perdiendo. Se dejan demasiados espacios atrás, la tensión no es la misma. Y los síntomas de agotamiento físico y mental son más que evidentes.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil