Plan anti Bayern del Barça para pasar a semifinales

Setién medita reforzar el centro del campo para combatir la fortaleza de los alemanes

Griezmann sería el gran damnificado en el once titular

Setién: No somos tan buenos como para controlar los 90 minutos el partido | Perform

El entrenador del Barça, Quique Setién, ya se sinceró al terminar el encuentro ante el Nápoles al asegurar que el equipo no es tan bueno como para aguantar siempre la presión y mantener la posesión del balón. Su reflexión no iba hacia la indiscutible calidad técnica y táctica de sus jugadores sino al componente físico. El Barça llega muy tocado físicamente al duelo con un Bayern que ha demostrado ser el equipo más en forma de Europa. Los números no engañan y los futbolistas del equipo alemán vuelan en velocidad y resistencia sobre el terreno de juego. Con esa premisa, Setién medita arropar más al equipo en un 4-4-2 para mantener más el balón, evitar goles y aprovechar la calidad ofensiva de Messi.

El entrenador blaugrana tiene fe en su equipo y está convencido de que el Barça tendrá opciones de batir al Bayern, pero todo pasa por aguantar el tono físico y la intensidad al máximo. De nada serviría jugar con tres puntas si el balón no puede llegar arriba. Es por ello, que hoy por hoy, Setién se plantea alinear un centrocampista más y quitar un punta para jugar con Messi y Luis Suárez solos arriba. Incluso, con el uruguayo solo de referencia y con Messi en libertad de movimientos. Un 4-4-2 defensivo muy marcado que podría convertirse en un 4-3-1-2 ofensivo, aprovechando las llegadas de Arturo Vidal.  

La alineación final está prácticamente decidida y solo se darían algunos retoques con respecto al partido del Nápoles. La zona defensiva se mantendría, pero en el centro del campo entrarían Busquets y Arturo Vidal para acompañar a los interiores De Jong y Sergi Roberto. Arriba no hay discusión y jugarían Suárez y Messi siendo Griezmann el gran damnificado. El francés sale de una lesión y ante el Nápoles no estuvo demasiado participativo sobre el terreno de juego, a pesar de que se desgastó presionando.

La idea de Setién no es nueva y ya la puso en práctica ante Real Madrid y Atlético de Madrid, aunque en estas dos ocasiones apostó por meter a un pelotero más en el centro del campo (en Madrid jugó Arthur y ante los colchoneros salió Riqui Puig de entrada). Los dos puntas funcionaron y en el Bernabéu se plasmó una gran primera mitad, pero no se ganó en ninguno de los dos encuentros.

Setién y su cuerpo técnico creen que será básico tener la pelota, dominar el juego y replegar bien ante un Bayern que juega mucho por sus potentes bandas -tanto laterales como extremos-. La fórmula es ser protagonista y facilitar que los de arriba tengan sus opciones.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil