Pep Guardiola piensa en Cuenca como un segundo Pedro

El camino de Isaac Cuenca en el Barça puede seguir una dirección parecida a la de Pedro Rodríguez. Sus características no son idénticas, pero Pep Guardiola considera que el reusense ya tiene un punto de madurez parecido al del tinerfeño cuando explotó en el primer equipo en la temporada 2009-10.

Jordi Gil

Las bajas en la delantera, con Pedro, Alexis y Afellay en el dique seco, han dejado un hueco para Isaac, a quien Guardiola piensa dar oportunidades, como mínimo, en los próximos cuatro encuentros: Mallorca, Viktoria, Atheltic y L¿Hospitalet. Después vendrá el parón internacional y el de Santpedor espera recuperar al canario y al chileno, aunque el rendimiento de Cuenca en estos encuentros podría permitirle seguir bajo las órdenes de Pep.

A diferencia de otros jóvenes valores, el entrenador del Barça valora cómo el delantero se ha tenido que curtir lejos del amparo del fútbol base barcelonista ni ha sido señalado anteriormente como uno de los hipotéticos cracks del futuro. Un caso parecido al de Pedro. Isaac llegó a los 18 años al Barça, en su segunda etapa, después de haber actuado en el juvenil del Reus y la Damm. Tras una gran temporada con el División de Honor barcelonista, Luis Enrique no contó con él y se ganó el regreso en los duros campos de Segunda División B con el Sabadell de Lluís Carreras. Pese a jugar en la Nova Creu Alta, Guardiola no le perdió la pista y estaba muy pendiente de su evolución. En las conversaciones entre Tito Vilanova y Carreras el nombre de Cuenca y su progresión salió en varias ocasiones.

Isaac fue determinante en el ascenso del Sabadell. Su contribución en el engranaje colectivo fue más decisiva que sus goles. En 32 partidos marcó cinco tantos. El año anterior, en el Juvenil A, había anotado doce en un equipo que tenía en Rubén Rochina a su gran goleador. Pedro también se ganó el sitio en el primer equipo desde la Segunda División B con Luis Enrique. Anotó diez goles, su récord en las categorías inferiores del Barça. Por tanto, su capacidad goleadora se destapó una vez subió al primer equipo. El tinerfeño, igual que Isaac, llegó al club de juvenil, con 17 años, y se curtió durante cuatro temporadas entre la propia Segunda B y la Tercera División.

Cuenca se ha confesado en admirador de Pedro, a quien considera un ejemplo a seguir. Los dos saben cómo cuesta llegar y que el trabajo disciplinado es básico para alcanzar la cima.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil