El doble reto de Ter Stegen

HISTORIA SPORT

El doble reto de Ter Stegen

Ter Stegen, decisivo para mantener al Barça en el partido: sus paradas ante el Athletic | RFEF

El meta alemán ha podido desconectar después de tres temporadas seguidas sin descanso y ha regresado más enchufado que nunca

Es autocrítico y consciente de que la pasada no fue su mejor campaña; su objetivo es recuperar sensaciones con el Barça y disputar el Mundial

Marc-André Ter Stegen tuvo que decir basta. Por diversas circunstancias, se había pasado los anteriores tres veranos sin poder desconectar, sin hacer vacaciones, y tras meditarlo mucho, el pasado mes de mayo tomó una difícil decisión. No iba a jugar con Alemania la UEFA Nations League, consciente de que no podía forzar más su rodilla derecha sin darle descanso, porque iba en detrimento suyo y también de su equipo, el Barça.

Hansi Flick, receptivo

Ter Stegen respiró aliviado tras encontrar la total comprensión del seleccionador alemán, Hansi Flick, que entendió su postura y le animó a llegar a tope para el Mundial de Catar. Solo se han jugado cinco partidos de pretemporada, pero ya se ha medido a rivales de la entidad del Real Madrid o de la Juventus con paradas de mérito y solo batido por Moise Kean. La primera sensación es que bajo palos está un Ter Stegen rejuvenecido, descansado y que afronta la que puede ser la campaña más decisiva de su trayectoria deportiva.

Porque el alemán quiere jugar el Mundial y desbancar de una vez por todas a Manuel Neuer. Sabe que no le será fácil, que no todos en su país entendieron que 'se apeara' de la Nations, pero si algo tiene muy claro el de Mönchengladbach es que para tener opciones en Catar debe brillar en el Barça, volver a ser aquel portero que se agigantaba y lo paraba todo. La rodilla, por suerte, está respondiendo. El descanso le ha venido bien.

Retroceder para dar un salto hacia adelante

Y es que, sin ir más lejos, la pasada temporada jugó 49 partidos con el Barça y acumuló 4.470 minutos de juego. Solo dejó de jugar tres partisos, uno por un resfriado y los dos primeros compromisos de Liga después de pasar en el verano de 2021 por el quirófano y tomar otra complicada decisión en clave de selección: perderse la Eurocopa.

A veces, para dar un salto hacia adelante hay que retroceder y así lo consideró el teutón, un guardameta autocrítico y perfeccionista al que no le importa arriesgar si es de manera calculada. Como en el terreno de juego. No hizo falta que nadie le dijera que no pasaba por su mejor momento, fue el primero en notarlo. Lo pasó mal y la situación del Barça no acompañó. Encajó 57 goles y solo se mantuvo imbatido en 15 partidos. Necesita volver a ser el que era y ha puesto los cimientos para conseguirlo. Está recuperando sensaciones.