Sport.es Menú

Bartomeu será el árbitro del Caso Griezmann

El presidente quiere convencer a la plantilla de la necesidad de fichar al francés

Valverde duda y la dirección deportiva está convencida de que sería un buen refuerzo

 El principito no vio portería ni destacó en su última vez vistiendo la zamarra colchonera | LALIGA

Josep Maria Bartomeu se encuentra en la encrucijada con el fichaje de Griezmann. El martes pasado estaba convencido de que la operación estaba cerrada. Pero la reacción del vestuario -y la respuesta de los aficionados en algunas encuestas- han hecho que haya abierto un periodo de reflexión. 

D.Peyret

El presidente no es ajeno a la información adelantada por este diario sobre la incomodidad que provoca su fichaje entre algunos pesos pesados del equipo. De ahí que se encuentre en una posición incómoda y navegando entre dos aguas.

Por una parte, el sentir de algunos jugadores importantes de la plantilla, que desaconsejan su contratación. Y por la otra, la firme convicción de la dirección deportiva, que considera que no hay una opción mejor en el mercado que el francés a día de hoy.  

A este puzzle hay que añadirle un tercer elemento: el punto de vista de Ernesto Valverde. El técnico siempre ha visto con buenos ojos el fichaje de Griezmann, pero no es partidario de la llegada de fichajes que puedan suponer un problema  importante en la gestión del vestuario. Por eso la llegada del francés le genera algunas dudas.

En este escenario, Bartomeu trabaja para cambiar la opinión generalizada en el vestuario y que los jugadores entiendan que es la mejor opción para el ataque del Barça la próxima temporada. 

El presidente cree que hay varios factores que hacen recomendable la contratación del delantero francés. Por una parte, están las razones futbolísticas. Griezmann es un jugador de primer nivel que conoce la Liga y que además puede ocupar varias posiciones en el sistema de Valverde

Su llegada, asimismo, habría que vincularla al adiós de Coutinho, un jugador al que se le busca una salida tras una temporada muy decepcionante. El brasileño no ha cumplido con las expectativas, a pesar de  que Valverde ha mantenido su confianza en el futbolista en los peores momentos. 

Ni seguir apostando por él en el once ni buscar su mejor encaje en el equipo (ya sea como falso extremo o como interior) han logrado revitalizar al brasileño, que ha parecido superado por el reto e incluso desconectado del equipo. 

La dirección deportiva entiende que Griezmann ofrece cosas muy valiosas al equipo. En primer lugar su relación con el gol. Pero también aspectos que el Barça ha ido perdiendo en los últimos años como la movilidad sin balón o la presión a los defensas rivales. 
En cinco temporadas en el Atlético, el francés ha logrado 133 goles y 50 asistencias en 253 partidos.

EL ENCAJE DE GRIEZMANN

Los técnicos están convencidos de que su  polivalencia le permitiría compartir ataque con Suárez Messi. El francés puede ocupar la banda izquierda junto a los dos grandes cracks del equipo.

En este caso el gran perjudicado sería Ousmane Dembélé. Pero Griezmann también encaja en una delantera sin Suárez (jugando en la banda derecha) con Messi de falso nueve. O incluso como delantero centro con Leo en la banda derecha.

Así lo ve la dirección deportiva, aunque en  el Atlético cuando ha dado su mejor rendimiento ha sido por detrás de un delantero como Diego Costa y jugando con total libertad por detrás del ariete. Un espacio que es justamente la zona de influencia habitual de Messi.  

También con Francia ofreció un gran nivel jugando por detrás de Giroud, un nueve referencia. En el Barça el 4-2-3-1 podría ser una opción para mejorar su encaje, pero esta temporada solo ha sido un recurso puntual para Valverde.

“Es un gran jugador. Si al final viene al Barcelona, ya se verá. Estamos hablando de supuestos, de un jugador que puede venir o no puede venir. Ya me han preguntado por supuestos de otros tipos y tampoco he hablado”, señaló ayer el Txingurri

Pero más allá de cuestiones deportivas, Bartomeu sostiene que no hay otro delantero de este nivel en mejores condiciones de mercado. El francés tiene una cláusula de 120 millones a partir del 1 de julio. O lo que es lo mismo, un precio cerrado que imposibilita una subasta. El Barça además ya tiene un acuerdo con el futbolista. 

Las palabras de Guardiola y Tuchel, entrenadores de City y PSG respectivamente, desmarcándose del fichaje, parecen facilitar las cosas al club azulgrana.

Más aún tras las palabras del francés, que no dio opción a seguir en el Atlético en un vídeo que publicó en las redes. “Han sido cinco años increíbles; muchas gracias por todo, os llevo en el corazón”, dijo.

PERIODO DE REFLEXIÓN

El presidente azulgrana ha dejado de momento en ‘stand by’ el fichaje de Griezmann a la espera de ver qué ocurre también la final de Copa ante el Valencia el sábado que viene.

Un encuentro cuyo resultado tendrá su peso en las decisiones finales. Bartomeu ha insistido en los últimos días que la continuidad de Valverde está asegurada. Y también el técnico ha dejado claro que no tiene ninguna intención de dimitir. Los dos son partidarios de la llegada de Griezmann

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil