Barçagate: Masferrer, apartado de sus funciones a falta de la junta definitiva

La junta directiva del FC Barcelona ha vivido una reunión de mucha tensión durante seis horas

En ningún momento se pidió la dimisión de Bartomeu en la reunión de Sant Just Desvern

La empresa I3 Ventures no quiere hacer declaraciones sobre los ataques a los jugadores | SPORT.es

Josep Maria Bartomeu está viviendo sus horas más difíciles como presidente del FC Barcelona desde enero de 2015 cuando, después del partido Real Sociedad-Barça, debido al enfrentamiento entre Leo Messi y Luis Enrique, se vio obligado a prescindir de Andoni Zubizarreta como director deportivo y a convocar elecciones anticipadas. Un golpe de efecto que le salió redondo porque el equipo, después ganó el triplete y Bartomeu arrasó en las urnas.

En la actualidad, la crisis no está el terreno de juego y sí en el área institucional. El motín, si es que así puede considerarse, le ha llegado desde su propia junta directiva. Esta tarde, en la reunión ‘secreta’ que se ha celebrado en un lugar de Sant Just Desvern, Bartomeu ha conocido de primera mano lo que piensan todos sus directivos, principalmente sus vicepresidentesY no es nada bueno. Durante más de cinco horas, todos los integrantes han tenido la oportunidad de decir lo que piensan abiertamente de todos los temas y, según hemos podido saber, los reproches han sido muchos, principalmente porque molesta que Bartomeu haya hecho tantas cosas sin haber consultado a nadie de su junta. En definitiva, de ser excesivamente presidencialista. En las primeras horas de la reunión la tensión ha sido enorme, pero en ningún momento se pidió la dimisión del presidente. Poco a poco la tensión fue aminorando y se terminó, digamos, "de buen rollo".

Cabe destacar que ha sido el vicepresidente quinto del FC Barcelona, Emili Rousaud, con toda probabilidad el directivo que asumirá el rol de continuista,quien ha liderado desde el primer momento pedir explicaciones a Bartomeu junto a otros directivos como Maria Teixidor, Enrique Tombas, Xavi Vilajoana, Oriol Tomàs. 

En esta reunión no han estado los dos altos ejecutivos del club, el responsable del Área de Presidencia Jaume Masferrer por un lado, y el CEO Òscar Grau por otro. Recordemos que tanto Masferrer como Grau sí estuvieron en la Junta Delegada del pasado jueves. Precisamente una de las principales quejas que ha tenido que escuchar Bartomeu ha sido sobre la figura de su mano derecha, Masferrer, a quienes muchos directivos le consideran el culpable del ‘Barçagate’, en referencia a la crisis provocada por la aparición de cuentas faltas en redes sociales en las que se menospreciaba a diferentes personajes del barcelonismo, jugadores incluidos. Pero no solamente por ese caso en concreto, también por la forma que tiene de relacionarse con directivos y ejecutivos del club.

En esta reunión informal, que no oficial, se ha tratado en profundidad la contratación del servicio de monitorización de las redes sociales que llevó a cabo la empresa I3Ventures. Y mientras este análisis se lleva a cabo (se investiga a fondo de dónde han salido los) se ha decidido que Jaume Masferrer, jefe del Área de Presidencia, quede suspendido de empleo y sueldo mientras se investiga a fondo lo sucedido.

La junta directiva ha acordado darse un tiempo prudencial de estudio de todo lo acaecido y convocar una nueva junta directiva, en este caso extraordinaria, para valorar todas las conclusiones. Seguramente será el próximo jueves y en la misma empezará a analizarse la conveniencia de convocar una Asamblea Extraordinaria para presentar el plan financiero del Espai Barça.

.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil