El 'Baby Barça' se doctora ante el BATE Borisov

Alfonso Callejas

En un encuentro destinado a dar minutos a los menos habituales, los más jóvenes asumieron el reto y no tardaron en demostrar a Guardiola que en un futuro muy próximo puede contar con ellos. El Barça se hizo con el dominio del balón rápidamente y poco más de un minuto de juego bastó para que Rafinha diera el primer aviso sin que el BATE Borisov hubiese tocado aún el balón.

FICHA TÉCNICA

Champions League

FC Barcelona

4-0

BATE Borisov

FC Barcelona

Pinto; Montoya, Bartra, Fontàs, Maxwell, Dos Santos (Muniesa, min.58), Thiago, Sergi Roberto (Riverola, min.79), Cuenca, Pedro y Rafinha (Deulofeu, min.70).

BATE Borisov

Gutor; Yurevich, Filipenko, Simic, Bordachev, Baga, Volodko, Pavlov (Gordeichuk, min.64), Likhtarovich (Olekhnovich, mi.67), Kontsevoi y Renan Bressan (Kezman, min.77).

Árbitro

William Collum (SCO). Mostró tarjeta amarilla a Yurevich (min.44).

Goles

1-0: min.35: Sergi Roberto. 2-0: min.60: Montoya. 3-0: min. 68: Pedro. 4-0: min.88: Pedro (p).

Incidencias

Partido de la sexta jornada de la primera fase de la Liga de Campeones disputado en el Camp Nou ante 37.374 espectadores.

Tras unos primeros compases en los que los de Pep se asentaron sobre el césped, empezaron a llegar las primeras ocasiones. La 'conexión Reus' entre Cuenca y Sergi Roberto empezó a dar sus frutos rápidamente, mientras Thiago probaba fortuna desde lejana distancia.

El propio Cuenca y el canario Pedro fueron una auténtica pesadilla para sus respectivos marcadores, partiendo desde su posición natural e intercambiándolas. El extremo de Reus fue el más descarado de los dos y en varias ocasiones sorprendió al internarse en el área caracoleando y eludiendo la presión de un par de rivales.

Alternativas por el centro y por banda

El Barça, con los más jóvenes sobre el césped, estaba demostrando tener alternativas a uno de sus problemas de la presente temporada, cuando el equipo acusa el exceso de internadas por el centro del ataque.

Uno de los futbolistas más cómodo dentro de la constante movilidad del equipo fue Rafinha, que dio problemas a la defensa rival tanto al actuar de falso '9' como al caer a banda y al integrarse en el centro del campo junto a su hermano Thiago y Sergi Roberto. El menor de los Alcántara intentó varias acciones personales e incluso se permitió el lujo de lanzarle una vaselina a Gutor, que murió tímidamente en sus manos.

Criterio delante y detrás

Los lujos no fueron exclusivos del ataque. El Barça quiso hacer gala en todas sus líneas de un exquisito trato del balón, el que se cultiva en las categorías inferiores. Una buena muestra de ello se produjo a la media hora de juego, cuando en pleno susto defensivo, Bartra resolvió las dudas con criterio al realizar un sombrero por encima de un punta rival.

Los de Guardiola dominaban plenamente el juego y solo faltaba el gol, que tardó poco en resistirse. Tras una brillante acción colectiva en la que Sergi Roberto a punto estuvo de firmar el primer tanto, el propio centrocampista se encargó de estrenar el marcador al aprovechar un rechace defensivo tras un intento de pase interior de Thiago. El de Reus impactó el balón de primeras y lo envió raso al fondo de las mallas.

Hambre de gol

El 1-0 no calmó los ánimos de los azulgrana, que salieron a por todas en la segunda mitad. Pedro dispuso de una gran ocasión tras el descanso al aprovechar una excelsa asistencia de Sergi Roberto, con caño incluido, y dos minutos después fue el de Reus el que erró en un mano a mano con Gutor tras aprovechar una asistencia de tacón de Rafinha.

Minutos después fue Fontàs el protagonista. El central de Banyotes anotó un buen gol incorporándose de segunda línea pero el colegiado anuló la acción por fuera de juego. Segundos después, Pedro estuvo a punto de firmar el segundo gol con una preciosa vaselina que desbarató el meta visitante.

El 'show' de Cuenca

El gol se olía en el Camp Nou y la irrupción de Cuenca cogiendo protagonismo en muchas acciones acabó siendo una losa muy pesada para la defensa bielorrusa. En el minuto 59 el de Reus apareció por el interior actuando de mediapunta y abrió al extremo derecho donde sorprendió Montoya, incorporándose como una exhalación, recibiendo y definiendo muy bien al primer palo.

Sin tiempo para recuperarse del mazazo del segundo gol, el BATE encajó otro severo revés de las botas de Pedro. Montoya cedió el balón en banda para Cuenca que realizó un buen centro raso al primer palo, donde apareció Pedro que, a boca de gol, impactó el balón con la espuela y batió a Gutor por debajo de las piernas.

Minutos para Deulofeu y debut de Riverola

La última media hora de juego sirvió para ver en acción a otras perlas de la cantera. Fue el caso de Deulofeu y Riverola. El extremo de Riudarenes se mostró excesivamente impulsivo en diversas acciones que requerían de mayor pausa. Sin embargo, volvió a hacer gala de su descaro y su habilidad para encarar a numerosos marcadores y demostrar su capacidad de regate.

Por su parte, Isaac Cuenca siguió generando peligro en sus internadas ofensivas y, a diez minutos para el final, envió un balón al poste tras otra buena acción personal en la que dejó atrás a su marcador.

Penalti a Cuenca y doblete de Pedro

Cuenca traía de cabeza a la defensa del BATE, que vio como a menos de cinco minutos para el final el extremo de Reus provocaba un claro penalti tras fintar a su marca con un gran gesto técnico y ser barrido por el mismo.

El encargado de ejecutar la pena máxima fue Pedro, que superó a Gutor sin problemas y culminó así su doblete particular en la noche de este martes, acumulando minutos y una gran dosis de moral en vistas al clásico del sábado ante el Real Madrid.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil