Así están siendo los primeros días de Sergiño Dest en Barcelona

EXCLUSIVA SPORT

El lateral alucina con el nivel de sus compañeros: "El balón siempre vuelve", expresa a su círculo más íntimo

Curioso por descubrir la ciudad, ya ha podido hacer turismo y disfrutar una comida mediterránea que le fascina

Así vivió Sergiño Dest su día más especial como profesional | Sergiño Dest

Aunque Sergiño Dest tiene muchas ganas de empezar a acumular minutos con la camiseta del Barça, no puede negar que el parón de selecciones le ha venido bien para intentar poner orden a tantos cambios en muy pocos días en su vida personal. El estadounidense se está adaptando a la ciudad condal con una sensación clara: es el mejor destino que podía haber elegido. Impresionado con el club y enamorado a primera vista de la capital catalana, Dest está viviendo unos primeros días muy intensos.

En lo deportivo, el lateral alucina con el nivel de sus nuevos compañeros en los pocos entrenamientos que ha podido completar. "¡El balón siempre me vuelve!", explica a su círculo más íntimo. Y es que el carrilero ha notado en ese aspecto una cierta diferencia con el Ajax. Dest sabe que no puede relajarse lo más mínimo, pero no le asusta el pensar si estará o no a la altura de las expectativas. De hecho, no le asusta ni la presiónNi siquiera el debut ante el Sevilla le produjo nervios. Más bien todo lo contrario, ya que ante el conjunto andaluz aguardó ansioso en el banquillo que llegara su momento.

La única situación que le ha generado cierto cosquilleo fue el momento de conocer a Messi. Fue en el gimnasio y el argentino le dedicó un agradable saludo. Como Leo, todo el vestuario ha recibido con los brazos abiertos a un Sergiño ambicioso pero a la vez prudente. Cuando en una entrevista a 'beIN Sports' le preguntaron si se veía como titular, el jugador respondió que lo primero es aprender y crecer, unas palabras humildes que ayudan a su buen encaje en el vestuario.

Sergiño está aprovechando la jornada de selecciones para ganar chispa en lo físico. Entre una cosa y otra, en los últimos días no ha podido entrenar tanto como desearía, por lo que durante esta semana está recuperando el tiempo perdido. El carrilero no olvida que su velocidad es una de sus mejores armas, de ahí su obsesión para estar a tope físicamente.

Fútbol al margen, Dest ya ha caído rendido al encanto de Barcelona. Incluso siente la ciudad mucho más 'suya' que Ámsterdam. Quizá esta sensación la explique el hecho de que su padre tiene orígenes en Surinam. El 'ADN' caribeño acompaña al jugador, fascinado con el clima y el 'mood' del mediterráneo.

El zaguero ha destinado estos días a buscar casa y otras cuestiones logísticas, pero también ha tenido tiempo para hacer turismo por la ciudad. La Barceloneta y el centro son algunas de las zonas por las que ha dado un paseo. Además, ya ha dado buena cuenta de la comida española en un par de restaurantes muy conocidos.

Si nada cambia, la idea es que Dest sea vecino de Frenkie de Jong en Pedralbes. Tanto el centrocampista como Konrad de la Fuente están haciendo de 'cicerone' para facilitar el proceso de adaptación del estadounidense. Ubicado entre Pedri y De Jong en el vestuario, Sergiño agradece el hecho de poder hablar holandés con Frenkie, a quien le pregunta curiosidades acerca del Barça y la vida en Barcelona. Naturalmente, Koeman también le da las instrucciones en holandés.

Mientras no se mude, Dest seguirá en el hotel en el que se aloja desde su llegada a Barcelona, donde le están acompañando sus padres, su hermana y su agente. El jugador lleva una vida muy tranquila y aprovecha los ratos libres para descansar y jugar al FIFA en la videoconsola. Mientras lo hace se anima con música latina, a poder ser de Juan Luis Guerra, uno de sus cantantes favoritos. Es a través de la música que el ex del Ajax ha aprendido muchas palabras en castellano, pero en los próximos días lo hará también con clases particulares. Su intención es aprender también el catalán.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil