Nueva decepción del Barça en Colonia

El cuadro azulgrana solo estuvo por delante en el 2-3 y no impuso nunca su ritmo

La 'Décima' se sigue resistiendo desde que cayó la 'novena' hace ya cinco años

Sander Sagosen fue una pesadilla
Sander Sagosen fue una pesadilla | EFE

Otra decepción azulgrana en Colonia. El FC Barcelona no logró conquistar su décima Champions al caer por 33-28 ante un excelente THW Kiel que fue superior en todos los aspectos, tanto en las 'pizarras' como en la pista.

KIEL

33-28

FCB

THW KIEL, 33

(19+14): Niklas Landin (p.), Sander Sagosen (7), Patrick Wiencek (2), Steffen Weinhold (5), Hendrick Pekeler (4), Niclas Ekberg (8, 5p.), Rune Dahmke (5) -siete inicial-, Dario Quenstedt (p.s.), Miha Zarabec (1), Harald Reinkind (1) y Domagoj Duvnjak.

FC BARCELONA, 28

(16+12): Kevin Möller (p.), Luka Cindric (3), Aron Palmarsson (1), Dika Mem (4), Ludovic Fabregas (3), Aleix Gómez (10, 5p.), Aitor Ariño (4) -siete inicial-, Pérez de Vargas (p.), Thiagus Petrus (1), Jure Dolenec, Cédric Sorhaindo, Blaz Janc, Timothey N'Guessan (1), Raúl Entrerríos (1) y Luís Frade.

ÁRBITROS

Matija Gubica y Boris Milosevic (Croacia). Excluyeron dos minutos a Sander Sagosen (3:08 y 10:23), Steffen Weinhold (29:53 y 43:52) y Patrick Wiencek (53:39), del THW Kiel; y a Dika Mem (4:59) y Thiagus Petrus (9:13 y 57:23), del FC Barcelona.

MARCADOR CADA CINCO MINUTOS

2-3, 7-5, 10-8, 13-10, 15-14, 19-16 (descanso), 21-17, 21-19, 25-21, 26-22. 29-25 y 33-28 (final).

INCIDENCIAS

Final de la Champions League masculina de balonmano en su edición 2019/20 disputada a puerta cerrada en el Lanxess Arena (Colonia, Alemania).

De esta manera, el actual líder destacado del Grupo B en la Champions 2020-21 vivió su tercera derrota traumática en las últimas cuatro campañas a orillas del Rin. Si en 2017 y en 2019 cayó en semifinales, al menos esta vez ha alcanzado la final.

El primer tercio de partido se jugó al ritmo que quiso un Kiel muy atento que movía bien la pelota en ataque y encontraba posiciones muy ventajosas, sobre todo para un inspiradísimo Niclas Ekberg (cinco tantos, tres de ellos sin fallo de penalti).

Se escapa el Kiel

El Barça se adelantó por primera vez en el 5' (2-3) ante un rival que atacaba sin portero y que tomó dos goles de ventaja (6-4 en el 8') atacando sin portero mientras se mostraba firma atrás.

Ello motivó que Sander Sagosen se plantase con dos exclusiones a los 11 minutos, pero ello solo motivó un cambio defensivo por parte de Filip Jicha que no fue óbice para que los germanos se situasen con un peligroso 13-9 en el 18'.

Ahí el Kiel tuvo una contra para marcharse por cinco goles, pero dos sensacionales paradas del recién incorporado Pérez de Vargas y los goles contra el mundo de N'Guessan, Cindric y Janc apretaron el partido pese a la inferioridad por la exclusión del esloveno (13-12 en el 21').

Remontada incompleta

Otra parada de Gonzalo permitió al Barça atacar para empatar, pero Landin atrapó casi sin querer el lanzamiento de N'Guessan. No obstante, el toledano repitió a lanzamiento de Sagosen y por fin Dika Mem restableció las tablas en el 27' (15-15).

Aunque el Barça estaba interpretando mejor el ataque con siete del Kiel, en las remontadas no hay peor cosa que no completarlas y los de Xavi Pascual se marcharon abajo a los vestuarios (19-16) con un 'paradón' final de Landin a Palmarsson.

Thiagus Petrus y N'Guessan tratan de frenar a Pekeler

| EFE

Tocaba cambiar muchas cosas en la segunda parte. Una de ellas estaba en defensa, ya que el equipo de Jicha había anotado a la contra nueve de sus 19 goles. Lo dicho, tocaba reaccionar de inmediato.

Momentos clave

El conjunto germano estaba muy cómodo atrás en el 6-0 y en ataque un sensacional bloqueo de Pekeler permitió al genial Sagosen hurgar en la herida (21-17 en el 37'). Empezaba a hacer falta la heroica.

Xavi Pascual situó a Aitor Ariño como avanzado en un 5-1 y un par de intervenciones del Gonzalo de las grandes ocasiones espolearon al Barça en el momento más delicado para que entre Ariño y Cindric apretasen la final (21-19 en el 40').

El Barça no estuvo cómodo en ningún momento

| EFE

Ahí Landin volvió a demostrar que sigue siendo uno de los mejores porteros del mundo y que ni el Covid-19 lo ha frenado con dos intervenciones estelares que volvieron a disparar a los suyos (23-19 en el 41').

A favor de obra

Con 25-20 a falta de 16 minutos la final estaba casi imposible. Y más aún con un colosal Landin que había recibido solo cinco goles tras el descanso y había realizado cinco paradas, al menos dos de ellas de un nivel difícil de describir.

El Barça lo intentó todo hasta el final, incluso el ataque sin portero durante los últimos nueve minutos, pero cada vez que se acercaba a tres goles recibía un 'mazazo' de manos de Weinhold o de Sagosen.

Con 29-26, Aleix Gómez envió a la cruceta un penalti que ahogó las ilusiones de un cuadro azulgrana que terminó perdiendo por 33-28 en una de las derrotas más dolorosas de los últimos tiempos.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil