La estabilidad de Simeone

Simeone ha conseguido colocar al Atlético entre los grandes equipos de Europa

Con él en el banquillo, el club ha firmado con un crecimiento del presupuesto del 297 por ciento

Simeone define la esencia del Atlético de Madrid | EFE.

Por octava temporada consecutiva, el Atlético de Madrid se clasificó para disputar la Liga de Campeones en la era Diego Simeone; la estabilidad que sustenta la ambición y las aspiraciones deportivas del equipo rojiblanco cada curso, con un crecimiento del presupuesto del 297 por ciento desde la llegada del técnico argentino y como uno de los únicos ocho conjuntos presentes en cada una de las últimas siete ediciones del máximo torneo europeo, además de la próxima.

EFE (Iñaki Dufour)

Nada más él -además protagonista de dos finales en ese periodo-, el Real Madrid, el Barcelona, el Bayern Múnich, el Manchester City, el Juventus, el París Saint Germain y quizá el Benfica, que deberá encarar previsiblemente una ronda previa para la campaña que viene, han accedido sin interrupción desde 2013-14 a la fase de grupos de la Champions y lo harán, con la excepción pendiente del club portugués, en el ejercicio siguiente, en 2020-21. Ya lo han asegurado.

Nadie más lo ha logrado. Ninguno de los otros 65 participantes en el torneo en este tramo de ocho años. Ni gigantes como el Liverpool (4 de las últimas 7 ediciones, incluida esta campaña, y jugará la siguiente como ganador de la 'Premier'), el actual campeón de Europa al que eliminó el Atlético en los octavos del final, el pasado marzo; el Manchester United (4 de 7 también y ahora compite por llegar a la siguiente); o el Chelsea (con 5 de las 7 anteriores y probablemente la próxima temporada).

Ni el Arsenal (4) ni el Tottenham (las 4 más recientes) en Inglaterra. Ni el Roma (4) ni los históricos Nápoles (5), Inter (2) y Milan (1) en Italia. Ni el Borussia Dortmund (6) ni el Bayer Leverkusen (5) en Alemania. Ni el Mónaco (4) ni el Lyon (4) en Francia. Ni el Oporto (6) en Portugal. Ni el Shakthar Donetsk (6) en Ucrania. Ni el Ajax (4) en Holanda. Ni el Zenit (4) en Rusia.

Ninguno de ellos lo ha logrado con la constancia que sí tiene el Atlético de Diego Simeone, al que la Liga de Campeones le ha dotado de un potencial económico inimaginable hace una década, cuando sus apariciones por la máxima competición europea eran esporádicas. Hace nueve años, una decena de meses antes de la llegada del técnico argentino, Miguel Ángel Gil Marín fijaba como objetivo enlazar tres cursos seguidos en la Champions para consolidar el crecimiento.

DE 129,8 A 515 MILLONES DE PRESUPUESTO CON SIMEONE

Y ahora ya acumula ocho cursos sin faltar a su cita con el pase a la Champions. Ahí llegó como campeón de Liga en 2013-14, como segundo en 2017-18 y 2018-19 y como tercero en 2012-13, 2014-15, 2015-16 y 2016-17, a la espera de la posición con la que terminará el actual campeonato, en el pulso que sostiene con el Sevilla por la tercera plaza de la tabla.

"No me detengo a analizar lo que se va haciendo, sino que siempre buscamos mejorar y crecer. Y la única manera de crecer es dar la posibilidad al club, con una gran gestión que tiene, a partir de nuestro trabajo en el campo que ellos puedan gestionar el crecimiento que ha tenido el club en estos ocho años. El equipo ha respondido un año más a esta necesidad que tenemos en el club para seguir creciendo, siendo mejores y avanzando en el inimaginable destino que siempre soñamos", valoró Simeone tras el 1-0 al Betis.

Y con la incidencia que tiene en todos los sectores económicos, porque genera más posibilidades -y por tanto más dinero- en patrocinios, entradas, abonos o mercadotecnia, y con su influencia de forma determinante en la multiplicación del presupuesto del club año tras año: por ejemplo de los 129,8 millones de euros de 2011-12 -Simeone llegaría luego mediada esa campaña en sustitución de Gregorio Manzano- a los 515 de ingresos que planificó el club al inicio de la actual campaña, según cifró Miguel Ángel Gil Marín, su consejero delegado, el pasado septiembre. Es un crecimiento del 297 por ciento en nueve temporadas.

 El entrenador del Atlético de Madrid habló tras el partido ante el Alavés | Perform

El salto, en cualquier caso, surgió realmente a medida que certificó la consolidación en la Liga de Campeones, aparte de la conquista de los títulos y de los formidables méritos deportivos que le dirigieron a una de las épocas más exitosas de la historia y a dos finales de la máxima competición continental, en 2014 y en 2016, cuando una prórroga, primero en Lisboa, y una tanda de penaltis, dos años después en Milán, le apartaron del único trofeo que le falta.

Porque ni siquiera después de ganar la Liga, alcanzar la primera de esas finales y volver a la Liga de Campeones en 2013-14 había elevado aún tanto el presupuesto de ingresos. En 2014-15 era de 171,7 millones de euros; en 2015-16, de 241,1 millones; en 2016-17 pasó a 266,1... Y ahí ya la línea subió con más velocidad: 347 en 2017-18; 407,8 en 2018-19 y 515, según dijo Gil Marín a principios de la campaña, en 2019-20, aunque esa cifra aún no incluía la imprevista influencia negativa que ha supuesto el parón y la readaptación de la competición por el covid-19.

Antes de la reanudación de la Liga, fuentes del club cifraron el impacto negativo de esta situación en cuanto a los ingresos en unos 100 millones que influirán en las cuentas actuales y en el próximo presupuesto. Unos 15 de esos millones que ya no percibirá el club como preveía corresponden a entradas y abonos por los cinco duelos de Liga en casa que se han disputado a puerta cerrada dentro de la 'nueva' normalidad.

LA 'CHAMPIONS' O UNOS INGRESOS DE 419,8 MILLONES DE EUROS

En estos últimos ocho años, en términos económicos, competir en la Liga de Campeones ha aportado 419,8 millones de euros de ingresos al Atlético durante la era Simeone: 50 en 2013-14; 43,7 en 2014-15; 69,7 en 2015-16; 60,6 en 2016-17; 31,7 en 2017-18; 85,6 en 2018-19; y 78,5 hasta ahora en esta temporada, a falta de la final a ocho de Lisboa, según las cifras de la UEFA.

A la vez, estas ocho clasificaciones para la Champions, contando la próxima edición, igualan todas las participaciones anteriores del club a lo largo de la historia del torneo, aunque ese dato admite muchos matices, sobre todo porque en cinco de las ocho anteriores accedió como campeón de la Liga española, que era la única forma de jugar la Copa de Europa hasta el cambio de formato hasta finales de los años 90, con la excepción de 1958-59, en su debut, cuando lo hizo como segundo de la Liga, porque el Real Madrid había sido campeón de esa competición y de Europa en 1957-58.

Simeone: La eliminatoria con el Leipzig está al 50 por ciento | PERFORM.

Si en todas las ediciones desde su estreno se hubieran clasificado los cuatro primeros de la tabla, como ocurre ahora, o al menos los tres primeros -la posición de la que no ha bajado el Atlético al final de cada Liga en las siete temporadas completas hasta ahora con Simeone-, el equipo rojiblanco habría competido en la Copa de Europa 22 veces antes del siglo XXI.

Cierto es que después, ya con cuatro clasificados para el torneo desde 1999-2000, el Atlético sólo había logrado clasificarse dos veces (2007-08 y 2008-09), ambas como cuarto, antes de la llegada de Simeone, que no ha bajado del podio de la Liga en sus siete cursos completos precedentes con el conjunto madrileño y que tampoco quiere hacerlo en la actual campaña.

"NECESITAMOS SALIR TERCEROS"

A falta de dos jornadas, el Atlético mantiene el tercer puesto, por el que compite con el Sevilla, el único que puede apartarle del último escalón del podio en esta Liga. El equipo rojiblanco visita al Getafe y recibe a la Real Sociedad.

"Tenemos que trabajar, nos quedan dos partidos de Liga y tenemos que ser terceros. Es nuestro objetivo estar en lo más alto de la tabla en la medida de lo posible que nos queda", advierte Koke Resurrección, el capitán de un grupo invicto no sólo desde la reanudación del torneo, sino desde más allá.

¡El escudo del Atleti no se pisa! La lección de Koke, Lodi y Felipe a un jugador del Betis | Movistar Fútbol

Desde la vuelta del parón, el Atlético ha ganado seis de sus nueve duelos. Los otros tres terminaron en empate. Pero su racha invicta se remonta a mucho antes, al pasado 1 de febrero, cuando sufrió su última derrota hasta la fecha: 1-0 en el derbi frente al Real Madrid en el Santiago Bernabéu. No ha vuelto a perder desde entonces, con una secuencia de 16 partidos en la que ha sido invencible para sus oponentes, incluidos Liverpool o Barcelona.

"Necesitamos salir terceros, lo más arriba que se pueda en esta Liga, y luego habrá tiempo para, con tranquilidad, trabajar y buscar llegar de la mejor manera a un momento inigualable como nos tiene acostumbrados la 'Champions'", enfoca Simeone, cuyo equipo, además, ha vencido diez de sus últimos doce compromisos en el Wanda Metropolitano, donde, sin público, ha ganado consecutivamente sus cuatro choques más recientes.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil